La abuela fan de Juego de Tronos

La abuela fan de Juego de Tronos

La Jungla

Esta abuela fan de Juego de tronos merece sentarse en el Trono de Hierro

En la Jungla. A las abuelas siempre les han gustado los culebrones, así que no es tan sorprendente que sean fans de Juego de Tronos. Esta abuela puede convertirse en el equivalente a la abuela del Betis para la serie de la HBO.

Juego de Tronos tiene un montón de personajes, casas, lugares y leyendas tremendo. Para quienes no han leído los libros puede hacerse complicado acordarse de todos los nombres. "Ah, sí, ese es el bastardo, y ese el enano". "Ese es el calvo de los espías, y ese el que tiene nombre de dedo... ¿pulgar? Ese no sé quién es... ese... ese sí, ese el Sir Friendzone". Así es más o menos, ver la serie con alguien que no ha leído los libros

Pero las abuelas tienen años de experiencia viendo los culebrones venezolanos que TVE emitía después de comer, y Juego de Tronos para ellas es pan comido. Esta abuela lo demuestra, no solo es capaz de explicar a la perfección -muy a su manera, eso sí- las tramas sino que encima ¡se dedica a adivinar lo que va a pasar a continuación! ¡Cuidado con los spoilers, yaya! 

(No, ahora en serio, no veáis el vídeo si no habéis visto el último episodio de la séptima temporada)

Pero lo mejor del vídeo sin duda es su reacción al enterarse de que es el último capítulo de la temporada y que la próxima tal vez no llegue hasta 2019. "¡En dos años me he muerto yo! Y ahora me muero yo con el intríngulis...  ¡y yo allí pensando! ¡Yo pongo aquí una demanda pero ya! ¡Porque esto es jugar con mis sentimientos!", exclama. Claro que sí, señora, y ponga otra a GRR Martin que lleva desde 2012 haciendo malabares con los sentimientos de miles de lectores.

Nos queda la pena de no haber podido ver cómo vivió esta señora la Boda Roja, seguro que hubiera sido un gran añadido a las reacciones de todas estas personas que quedaron inmortalizados en YouTube:

Y no podemos olvidar el video de Martin viendo videos de gente viendo la Boda Roja. Ya sabéis, el asesino siempre vuelve a la escena del crimen