Taffy, el Tinder que no te deja ver la foto de tu match

Taffy, el Tinder que no te deja ver la foto de tu match

La Jungla

Taffy, el Tinder que te obliga a chatear con tu match para ver su foto

En la Jungla. Tinder ha revolucionado el mundo de las apps de citas con un modelo basado en la fotografía. Taffy quiere dale la vuelta al concepto del match.

Posiblemente sea una de las creaciones más trash y superficiales que ha creado el ser humano ¿Guapo o guapa? A la derecha. ¿Feo o fea? A la izquierda. Tinder ha puesto patas arriba el mundo de las citas online, todo a golpe de fotografías y con poco espacio a una descripción de la persona -que, total, nadie lee-.

Taffy es una nueva aplicación lanzada hoy en EEUU para iPhone (la versión para Android se lanzará en breve) que quiere darle la vuelta al concepto. En esta ocasión deberemos decidir si somos un match o no con la otra persona sin ver la foto, únicamente guiándonos por una frase y su descripción. La aplicación ofrece varias categorías según lo que estés buscando -rollos de una noche, amor, amistad, consejo o simplemente chatear- y te permite tener distintas descripciones en distintas categorías.

Fotografías borrosas: si las quieres descubrir, deberás hablar

La imagen de nuestro contacto aparecerá borrosa y si queremos descubrir quién se oculta tras el perfil que nos ha interesado solo hay una forma: hablar con él. A medida que avance la conversación se irá aclarando cada vez más. Actualmente hace falta cruzar diez mensajes para poder verla en toda su gloria. Eso sí, el creador de la app, John Schenk explicó a Mashable que la idea es que el algoritmo de la app tenga en cuenta la calidad de la conversación, de forma que cuanto más química detecte más rápido se muestre la foto, o al revés.

El nombre de la aplicación significa caramelo, un nombre adecuado para una aplicación que busca, en principio, que los usuarios saboreen lentamente la relación, en vez de saltar directamente a por lo que el ojo les dicta.

Parece complicado que Taffy pueda llegar a hacer sombra a Tinder. Aceptémoslo, guiarnos por la vista es mucho más rápido, fácil y seductor que tener que hablar con alguien. Además, obliga a invertir algo de tiempo antes de descubrir si la otra persona te resulta atractiva. Aunque bien pensado, con el método de las fotos pasa lo mismo... ¿o no?