Mayweather y McGregor durante el combate en Las Vegas.

Mayweather y McGregor durante el combate en Las Vegas. Reuters

La Jungla

Se cuela en las primeras filas de la pelea del siglo por la cara

En La Jungla. Las oportunidades tan sólo se presentan una vez en la vida y en cuanto las ves, hay que cogerlas. Y si no, que se lo digan a Oliver Regis, que consiguió ver el combate del siglo gracias a su morro.

Hay gente que tiene un talento especial para ciertas cosas. Hay gente que trabaja muy duro para llegar a donde están, por ejemplo, Floyd Mayweather y Conor McGregor. Y luego hay gente que le echa mucho morro a todo y se salen con la suya. Como por ejemplo el protagonista de nuestra siguiente historia que, ni corto ni perezoso, decidió cambiar su asiento para poder ver la pelea del siglo desde un mejor ángulo.

El caso es que Oliver Regis, un camarero inglés de 32 años, llegó a Las Vegas el día del combate para verlo en directo. Cuando se dio cuenta de donde estaba su localidad, se llevó un chasco. Era muy arriba y apenas se veía nada. Así que decidió hacer lo que hacemos muchos en un campo de fútbol: buscar un asiento mejor. No tardó en encontrarlos, en la tercera fila.

Ahora tan sólo tenía que llegar allí y sentarse. Pero antes tendría que enfrentarse a la seguridad que permitía el acceso a tan jugosos asientos. Según comenta el protagonista al diario The Sun, se le abrió el cielo cuando vio la manera de colarse. El séquito de Maywather estaba entrando en la zona VIP y él no dudó en seguirlos justo detrás de ellos. El scaner no pudo leer su entrada, pero aún así lo dejaron pasar igualmente y, una vez dentro, Oliver corrió al primer asiento libre que vio. En su fila estaba LeBron James y, justo detrás, Mike Tyson.

No contento con su hazaña, el joven inglés no dudó en pedir selfies a cuanto famoso pasaba por la zona. Así, consiguió fotos con Gerard Butler, Dana White, Jamie Foxx, Demi Lovato o Chris Hemsworth.