dra. Sandra Lee

dra. Sandra Lee

La Jungla

Está ocurriendo: millones de personas están viendo vídeos de granos y espinillas reventando

En La Jungla. La dra. Sandra Lee triunfa en Youtube con sus vídeos de espinillas, granos y quistes, y ya cuenta con más de dos millones y medio de suscriptores

Marc Sala

Las siguientes cifras son bastante interesantes, aunque cobrarán una nueva dimensión cuando sepas a quien pertenecen. 2,6 millones de suscriptores en Youtube, 2,4 millones más en Instagram y casi 1,7 en Facebook. ¿A quién pertenecen todos estos fans? A la dra. Sandra Lee. O lo que es lo mismo, la dra. Pimple-Popper. No está nada mal para "petar granos".

Bromas a parte, lo de esta dermatóloga asentada en California es digno de estudio. A principios de 2016 apenas tenía medio millón de seguidores en Youtube y ahora, 18 meses después, ha quintuplicado esa cifra. A la gente le encanta mirar sus vídeos, o eso parece a tenor de sus 1.346.944.679 visualizaciones.

Ella misma confiesa que se sorprendió al principio al comprobar que sus vídeos eran tan populares pero luego se dio cuenta de que podía haber negocio. Es por eso que empezó haciendo estas pequeñas operaciones gratuitamente a cambio de que los pacientes le permitiesen colgar los vídeos en Internet. Es así como se labró su fama. A día de hoy ya sólo cuelga vídeos de espinillas, granos y puntos negros y ha dejado de lado sus anteriores operaciones que tenían que ver, en su mayoría, con el cáncer de piel.

El imperio de las espinillas

La dra. Peta-granos (dr. Pimple-Popper en inglés) ha creado un imperio de la nada. Ha tenido reportajes en el New York Magazine o en la Cosmopolitan y ahora anda inmersa en la promoción de su propia línea de productos cosméticos, además de haber aumentado su equipo clínico en varias personas y su equipo profesional en varias más para que la ayuden con sus vídeos y contenidos. 

Hay una extraña mezcla de satisfacción y grima en estos vídeos que nos impide apartar la mirada. Eso para quienes nos gusta ver sus vídeos, para otros es totalmente repulsivo y no pueden ver ni medio segundo. Y ese es uno de los pilares de su éxito.

Lo cierto es que cuesta creer que algo así pueda ser verdad pero hay que rendirse ante la evidencia. La dra. Lee ha sabido sacar provecho de algo que a muchísima gente le repele.