Las monjas del porro

Las monjas del porro Melia Robinson Business Insider

La Jungla

Las monjas del porro

En La Jungla. Estas autoproclamadas monjas venden cannabis online y no les va nada mal.

“Las hermanas de la hierba” facturaron 750.000 $ en 2016 vendiendo productos derivados del cannabis. Cuatro veces más de lo que facturaron el año anterior. Y aún así dicen no obtener beneficios. Sin embargo esto sólo es el resultado de una historia mucho más interesante, la de Christine Meeusen.

La Hermana Kate, como así se hace llamar Meeusen, creó las Hermanas del Valle (Sisters of the Valley), una compañía de marihuana médica que funciona desde el Valle Central en California, hace unos años. En este enclave se producen más de la mitad de frutas y hortalizas que se consumen en EE.UU. así que cultivar doce plantas de marihuana (el máximo legal del condado para este tipo de negocios) sería pan comido. La misión de la compañía es muy sencilla: eliminar el estigma sobre el cannabis y crear trabajos a las mujeres que crean en sus poderes curativos. Y esto es algo que vale la pena explicar. 

Las Hermanas del Valle constan de siete mujeres que se dedican a cultivar, procesar, infusionar, embotellar y enviar productos derivados del cannabis: desde jabones hasta aceites, pasando por ungüentos o ramilletes de salvia. Siguen un calendario lunar para elaborar estos productos y los “bendicen” antes de cada paso para potenciar sus cualidades medicinales. Según ellas, sus productos ayudan a calmar el dolor, debilitar enfermedades (sea lo que sea eso) y a aliviar el stress postraumático.

Melia Robinson Business Insider

¿Son estas hermanas una congregación verdadera?  

Para nada. La hermana Kate es una autoproclamada monja que lleva con el hábito puesto, aunque tal vez sería mejor decir disfraz en este caso, desde 2011 cuando se la vio por primera vez en Nueva York en el evento “Occupy Wall Street”. Ahí se ganó el apodo “Sister Occupy” y vio una oportunidad de llamar la atención y exponer su mensaje.

Tal vez todo esto pueda resultar un poco sospechoso pero lo cierto es que un grupo de mujeres ha decidido juntarse y crear un negocio para ofrecer un producto único. Estas Hermanas del Valle son verdaderas dueñas de su destino.

Amén.