La recogida de firmas en change.org

La recogida de firmas en change.org

La Jungla Cádiz

Recogida de firmas para que Kichi conceda la medalla de Oro de Cádiz al Monstruo de espaguetis volador

En la Jungla. Si consiguen las 6.000 firmas equivalentes a la propuesta de condecorar a la Virgen del Rocío, exigirán que el regidor acuda al acto con un colador de pasta en la cabeza. Y van por buen camino. 

Noticias relacionadas

A José María González 'Kichi', alcalde de Cádiz, la decisión de apoyar la concesión de la medalla de oro de la ciudad a la Virgen del Rocío le está abriendo frentes por todos lados. Por Cádiz Sí se Puede, la formación del primer edil, apoyó con sus votos junto al PSOE y Ciudadanos la propuesta del PP, algo que ha casado mal con la vocación laicista de su socio a nivel nacional, Podemos, y en especial de su militancia. Ganar Cádiz, que gobierna en coalición con Kichi, votó en contra "en coherencia con su principio de laicidad".

El argumento del consistorio para justificar la medida, recuperado por textos como los de Juan Carlos Monedero en su blog, es que se trata de una petición popular refrendada por 6.000 firmas y no una imposición arbitraria como las condecoraciones policiales a la Virgen que tanto se criticaron desde la órbita de Podemos. Pero el esgrimir la voluntad popular es un arma de doble filo. Con más de 1.000 firmas en 15 horas, una petición online lanzada por un simpatizante de Podemos amenaza con poner a Kichi en un aprieto.

La petición se enmarca en el pastafarismo, la religión que ridiculiza a las religiones y a la que los activistas por la separación entre la Iglesia y el Estado recurren para dejar en evidencia lo que consideran intrusiones y privilegios clericales. La táctica consiste en exigir para su religión intencionalmente absurda (y que batallan para que la Audiencia Nacional reconozca como oficial) el mismo trato que cualquier otra, de modo a desacreditar las prerrogativas morales de los credos establecidos.

La petición lanzada así por Félix García el pasado domingo ha logrado 1.000 firmas a medida que la idea ganaba popularidad. En la página de Change.org abierta argumentan a favor del homenaje al Monstruo de espaguetis volador, la delirante deidad de esta religión paródica que creó el mundo con su "apéndice tallarinesco" y al que se honra vistiendo de pirata los viernes y consumiendo abundante cerveza. 

El evangelio del monstruo volador de espaguetis en forma de meme.

El evangelio del monstruo volador de espaguetis en forma de meme. Amio Cajander Flickr

"Entendemos que si desde unas instituciones públicas se favorece con honores a los símbolos o representaciones sagradas de una religión como la católica se produciría un agravio comparativo y acto discriminatorio hacia cualesquiera de las otras miles que existen incluida la nuestra si elevando a la alcaldía una solicitud en idénticos términos que la de los católicos esta fuera rechazada" -argumenta la petición. "Es por ello que atendiendo con respeto a nuestra fervorosa fe y buen hervor tallarinesco, con su sazonado condimento, honre Kichi a Monesvol lustrando sus dos albóndigas con la medalla de oro de Cádiz" - concluye, pronunciando la palabra sagrada del pastafarismo: 'Ramen'.

La buena marcha de la colecta a animado a los promotores a fantasear con que el regidor entregue la condecoración con un colador de pasta en la cabeza. Este es otro de los "símbolos sagrados" del pastafarismo, promovido para oponerse a medidas como las de permitir lucir prendas religiosas (el hiyab musulmán o el turbante sikh) en fotografías de documentos oficiales como el carné de conducir. Aduciendo igualdad de derechos, un concejal de Nueva York llegó a oficiar una boda de tal guisa.

Sin embargo, en sus redes, el promotor deja claro que su intención no es meramente humorística, sino de reprochar a Kichi su incumplimiento del documento ético de Podemos. "Si no está de acuerdo con los documentos de base de Podemos lo único que puede hacer es cuestionarlos, pero NO puede ni debe contravenirlos. (...) Podemos ha presumido tanto en sus documentos de base como en sus programas de ese laicismo. Para personas como yo que anhelábamos que ciertas cosas viejas cambien por lo nuevo este tipo de gestos suponen una decepción".