Sophia y su muñeca en la foto que compartió su madre en Facebook

Sophia y su muñeca en la foto que compartió su madre en Facebook

La Jungla

La niña que no renunció a su muñeca negra: "Sí que se parece a mí. Es doctora y guapa como yo"

En la Jungla. La madre de Sophia, una niña estadounidense de dos años, compartió la historia en su perfil en redes sociales como ejemplo "de que no nacemos con la idea de que el color importa". 

Noticias relacionadas

Como premio por haber aprendido a ir al baño sola los padres de Sophia, una niña de dos año de Carolina del Sur (EEUU), la llevaron a una tienda para que eligiese el juguete que más le gustase. La niña, tal y como ha contado su madre en las redes sociales, sueña con ser médico así que eligió una muñeca negra caracterizada de doctora.

"¿Estás segura de que quieres esta muñeca, cariño?", le preguntó la cajera a Sophia cuando fueron a pagarla asegurándose de que no se trataba de un regalo de cumpleaños para otra niña. Y añadió: "No se parece a ti. Tenemos muchas otras muñecas que se parecen más a ti". A lo que la niña, que es blanca y rubia, contestó: "Sí nos parecemos. Ella es una doctora y yo soy una doctora. Yo soy una niña guapa y ella es guapa. ¿Ves su bonito pelo? ¿Y su estetoscopio?".

Nick and I told Sophia that after 1 whole month of going poop on the potty, she could pick out a special prize at Target. She, of course, picked a new doll. The obsession is real. While we were checking out, the cashier asked Sophia if she was going to a birthday party. We both gave her a blank stare. She then pointed to the doll and asked Sophia if she picked her out for a friend. Sophia continued to stare blankly and I let the cashier know that she was a prize for Sophia being fully potty trained. The woman gave me a puzzled look and turned to Sophia and asked, "Are you sure this is the doll you want, honey?" Sophia finally found her voice and said, "Yes, please!" The cashier replied, "But she doesn't look like you. We have lots of other dolls that look more like you." I immediately became angry, but before I could say anything, Sophia responded with, "Yes, she does. She's a doctor like I'm a doctor. And I'm a pretty girl and she's a pretty girl. See her pretty hair? And see her stethoscope?" Thankfully the cashier decided to drop the issue and just answer, "Oh, that's nice." This experience just confirmed my belief that we aren't born with the idea that color matters. Skin comes in different colors just like hair and eyes and every shade is beautiful. #itswhatsontheinsidethatcounts #allskinisbeautiful #teachlove #teachdiversity #thenextgenerationiswatching

A post shared by Brandi Benner (@leilani324) on Mar 31, 2017 at 1:39pm PDT

Brandi Benner, la madre de Shopia compartió la anécdota en su perfil de Facebook e Instagram con una foto la niña con la muñeca en brazos explicando que esta experiencia había servido para confirmar su creencia "de que no nacemos con la idea de que el color importa. La piel tiene diferentes colores al igual que los ojos o el pelo y todos los tonos son bonitos". El post, que Benner acompañó de hasthags como #LoQueCuentaEsElInterior o #EnseñaDiverdad,  ha superado desde entonces los 185.000 compartidos y ha recibido más de 485.000 Me gusta en Facebook y otros 2.600 en Instagram.

Sin embargo, no todos los comentarios que ha recibido la historia han sido positivos. De entre las 27.000 respuestas registradas en Facebook había quienes arremetían contra la cajera o cuestionaban la posibilidad de que la niña fuera capaz de expresarse en esos términos. En un post posterior la madre de Shopia ha señalado que "la cajera era una mujer mayor" y que posiblemente su única intención al decir eso era ser útil y entablar conversación con la niña: "No digo que su ignorancia esté bien, simplemente que prueba su privilegio como blanca". 

Respecto al vocabulario de la niña, su madre ha explicado en declaraciones a CNN, que conocía la palabra estetoscopio porque le encanta la serie de dibujos animados Doctora Juguetes, en la que la protagonista es una doctora y se habla de éste y otros términos médicos.

Benner dice sentirse abrumada por la repercusión que ha tenido una publicación que en principio solo había concebido para compartir en privado con su familia y amigos - "¡No tiene ningún sentido que me invente un historia para ellos!"- pero prefiere quedarse con lo positivo: "Lo único que quiero es educar a mis hijos en el amor y eso lleva incluido mis propios comportamientos".