La genial obra creada por Emanuel Santos para rebautizar el aeropuerto de Funchal (Madeira.

La genial obra creada por Emanuel Santos para rebautizar el aeropuerto de Funchal (Madeira. Efe

La Jungla

El escultor del busto de Ronaldo se compara con Jesucristo: "Él tampoco agradaba a todos"

En la Jungla. Emanuel Santos asegura estar feliz con su obra y dice que es "imposible complacer a griegos y troyanos".

Noticias relacionadas

Ríos de memes han corrido desde que el busto de Cristiano Ronaldo se instalase en el aeropuerto de Funchal (Madeira) -rebautizado como Aeropuerto Cristiano Ronaldo- y se haya convertido en el ‘Ecce Homo’ portugués. Los usuarios de Twitter no han dejado de sacar parecidos razonables a una obra de arte que se ha convertido en un chiste internacional.

Su creador, Emanuel Santos, de 40 años, ha querido salir a la palestra para defender su obra en una entrevista concedida a The Guardian. Santos, antiguo limpiador del aeropuerto que aseguró que le bastaron 15 días para dar lustre al busto de bronce, se ha comparado directamente con Jesucristo. Como lo leen. "Es imposible complacer a griegos y troyanos, incluso Jesús no agradaba a todos. Es una cuestión de gustos y no es tan fácil como parece. Lo importante es el impacto que genera este trabajo", ha asegurado Santos en referencia a la reacciones que ha suscitado su obra de arte.

El artista autodidacta ha explicado que se inspiró en distintas fotos que encontró en internet del futbolista del Real Madrid ya que, debido a la intensa actividad profesional del astro portugués, no pudieron quedar en persona. "Utilicé imágenes de Cristiano Ronaldo que busqué en Internet como base. Las puse a mi lado y empecé a trabajar".

La cosa es que, pese a que la obra se ha convertido en un hazmerreír a nivel mundial, al propio Cristiano parece haberle agradado. O eso dice Santos: "Cristiano fue una de las últimas personas en llegar, pero hablé con él en la sala VIP. Le pregunté qué pensaba del resultado y me dijo que le gustaba". 

Así, el astro luso sólo pidió que se realizasen algunos retoques en la obra. "Lo único que pidió fue cambiar algunas arruga que le dan cierta expresión a su rostro cuando se ríe así como suavizar su imagen para parecer más joven. Pero le dieron el visto bueno, les gustó lo que vieron".

Santos ha asegurado que no ha tenido tiempo de sentarse y ver todo lo que se ha dicho de su creación, pero reconoce que "en cualquier trabajo siempre hay críticas: "Una escultura es una escultura y una copia es una fotocopia".