Jedet Sánchez en una captura del vídeo en el que mostraba su frustración

Jedet Sánchez en una captura del vídeo en el que mostraba su frustración

La Jungla

"¿Por qué tengo que sentir miedo por salir a la calle maquillado y vestido con ropa de mujer?"

En la Jungla. Un vídeo en el que el joven Jedet Sánchez hace un alegato a la tolerancia y respeto hacia los distintos géneros supera el millón y medio de reproducciones en Facebook.  

María S. Sánchez

Jedet Sánchez es un joven de 24 años al que sus seguidores en las redes sociales conocen como King Jedet. Con ellos, a través de su canal de YouTube -45.000 suscriptores- o su cuenta en Instagram -48.00 followers- va compartiendo las reflexiones y experiencias vitales de un chico al que le gusta maquillarse y vestirse con ropa femenina.

El pasado 17 de septiembre, después de ser intimidado e increpado por un extraño cuando iba de camino a casa por la noche, volcó su frustración e indignación en un vídeo que publicó en su cuenta de Facebook y Twitter.

En él se preguntaba, entre otras cosas, por qué tenía que sentir miedo en su ciudad "por ser como es" o por qué "no se educaba a las personas en el respeto y la tolerancia hacia los demás". Desde entonces su mensaje ha superado el millón y medio de reproducciones y lo han compartido más de 26.900 personas en Facebook y otras 12.000 en Twitter.  

"Realmente creo que este mensaje en concreto ha tenido tanto éxito porque la gente ha empatizado con él", explica Jedet a EL ESPAÑOL en una conversación telefónica. "Y no solo las personas que son discriminadas por homofobia o por su aspecto, también se han sentido identificadas muchas mujeres que, lamentablemente, saben lo que es sentir miedo al volver a casa solas". 

Jedet, que también trabaja como DJ y ha publicado un libro -Mi último regalo: Diario de un corazón abierto en canal- se define como una persona de género fluido. "A raíz del vídeo se ha dicho de mí que soy transexual y no es cierto", explica. "Lo correcto sería decir que fluyo entre los dos géneros. Físicamente soy un hombre y estoy a gusto con ello. Pero utilizo elementos atribuidos tradicionalmente a la mujer: me maquillo, me pinto las uñas y me visto con ropa femenina". 

Ante de exponerse de esta forma en las redes sociales e inspirar a otras personas que sufren por expresarse tal y como son, Jedet también tuvo que pasar por un proceso. "Me animé a abrir el canal de YouTube y a subir vídeos precisamente porque no encontraba un referente", recuerda el joven. "Yo no quiero ser un influencer, ni subo vídeos solo para contar cómo me maquillo. Lo que busco es que la gente entienda que no importa como eres, ni qué aspecto tienes. Debes y puede ser tú, y yo no te voy a juzgar por ello". 

Su punto de inflexión se produjo durante un evento publicitario en el que coincidió con la actriz estadounidense Lindsay Lohan, que le felicitó por el maquillaje y el look que había elegido: "Ella era uno de mis ídolos de la infancia. Por entonces no me atrevía a salir a la calle vestido como lo hago ahora, pero el hecho de que se acercarse a mí para decirme que le gustaba cómo iba me animó mucho y me hizo pensar que por qué tenía que importarme lo que pensasen cuatro garrulos que me atacan porque no son capaces de entenderme".

Jezet, sin embargo, ha seguido sufriendo ataques verbales y físicos -"tengo una denuncia interpuesta por un ataque violento"- y es consciente que la homofobia y la transfobia siguen estando muy presentes en la sociedad. "El vídeo cuenta una realidad que he vivido", señala el youtuber y DJ, "pero luego ocurren cosas horribles como la campaña del autobús Hazte oír y casi que se vuelve en su contra. Es terrible el mensaje lleno de odio que transmiten, pero lo hemos denunciado y nos ha unido aún más si cabe. En el fondo lo que ha demostrado es que la gente no quiere eso".

A pesar de los obstáculos su presencia en las redes sociales, dice, también le ha reportado alegrías. "Me encanta cuando me escribe alguien de 45 años y me dice que ojalá hubiera tenido un referente como yo cuando era joven", explica, "o se me acerca alguien por la calle y me dice que su hermano de 13 años ha salido del armario gracias a mi".