Algunos de los pasajeros que se embarcaron en 1939 en el Saint Louise huyendo del nazismo.

Algunos de los pasajeros que se embarcaron en 1939 en el Saint Louise huyendo del nazismo. @Stl_Manifest

La Jungla

Esto es lo que ocurrió la última vez que Estados Unidos cerró sus fronteras a los refugiados

En la Jungla. Una cuenta de Twitter rememora en primera persona el trágico final de cientos de pasajeros del trasatlántico alemán que salió de Hamburgo en 1939 con 930 refugiados judíos en su interior.

Noticias relacionadas

El Saint Louis fue un trasatlántico alemán que el 13 de mayo de 1939 zarpó del puerto de Hamburgo con 930 refugiados judíos en su interior. Capitaneado por Gustav Schröeder, sus pasajeros subieron a él con la única intención de huir del horror nazi. Muchos de ellos habían solicitado su entrada en Estados Unidos. Tras una breve parada en Cuba, tenían la esperanza de llegar al país norteamericano y encontrar asilo gracias al sistema de cuotas de emigrantes vigente en la época.

Sin embargo, el 23 de mayo, a escasas millas de La Habana, el Saint Louis recibió un telegrama informándole de que las autoridades cubanas se negaban a darle asilo. Tras pasar un mes atracados en el país, el sueño americano acabó frustrándose para los refugiados después de que el gobierno estadounidense también rechazase su entrada. Así, la mayoría de ellos fueron obligados a volver a Europa y más de 250 fueron asesinados por los nazis.

Coincidiendo con el Día en Memoria de las Víctimas del Holocausto y con el acuerdo firmado por Trump para cerrar las puertas a los inmigrantes de siete países musulmanes, un usuario ha creado una cuenta de Twitter para recordar al mundo qué fue lo que ocurrió la última vez que Estados Unidos negó la entrada a cientos de personas que se embarcaron en un viaje para huir de las atrocidades del nazismo.

Así, St. Louis Manifest, que acumula más de 70.000 seguidores en apenas cuatro días, ha decidido poner nombre y apellidos (y a veces foto) a los 252 pasajeros que murieron en los campos de concentración. Todo ello narrado en primera persona.

“Mi nombre es Joachim Hirsch. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinado en Auschwitz”.

“Mi nombre es Regina Blumenstein. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinada en Auschwitz”.

“Mi nombre es Werner Stein. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinado en Auschwitz”.

“Mi nombre es Herbert Manasse. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinado en Auschwitz”.

“Mi nombre es Lore Dublon. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinada en Golleschau”.

“Mi nombre es Martha Karliner. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinada en Auschwitz”.

“Mi nombre es Max Hirsch. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinado en Mauthausen”.

“Mi nombre es Walter Greve. Estados Unidos me rechazó en 1939. Fui asesinado en Italia”.