La 'caza del pijo', el supuesto nuevo reto viral que recorre las calles de Sevilla, ha llevado a un grupo de padres a lanzar una llamada de ayuda. "Nos hemos reunido unos cuantos padres que queremos movilizarnos para exigir más seguridad en nuestro barrio, sobre todo con nuestros menores, que están siendo diariamente objeto del acoso, robo y violencia por parte de pandillas y delincuentes que vienen de otros barrios".

Noticias relacionadas

Son las palabras del padre de un joven que la noche del pasado viernes recibió una brutal paliza en la capital hispalense. La víctima, menor de edad, acabó en las Urgencias de un hospital de la capital andaluza durante cinco horas.

"Vamos a presentar un escrito en varios registros de organismos y autoridades competentes reivindicando medidas y soluciones para obtener más seguridad", continúa el hombre, cuyo mensaje, difundido a través de Whatsapp, también se ha viralizado.

"Más peleas"

El reto de la 'caza al pijo' consistiría en que grupos de jóvenes procedentes de barrios periféricos de Sevilla se desplazan hasta otros de rentas más altas, como Nervión, Los Remedios o El Porvenir, e insultan, agreden y roban sus móviles y bicicletas a otros menores de edad.

El objetivo "es conseguir el mayor número posible de peleas", dicen los padres de los chavales afectados, y así pretenden trasladarlo en los próximos días a autoridades policiales y políticas de la ciudad. 

En su escrito, un grupo de padres del barrio de Nervión explican que desde hace dos años sus hijos sufren continuas agresiones y robos que ocasionan “múltiples situaciones de pánico e inseguridad”.

Aseguran que desde hace un mes aproximadamente, coincidiendo con la relajación de las limitaciones horarias derivadas de la pandemia, se han reanudado los hechos violentos.

Según explican estos padres, durante la semana se suelen producir robos de móviles y bicicletas, mientras que los viernes por la noche y los fines de semana se da lo que ellos llaman “la caza del pijo”. 

Los presuntos agresores, procedentes de otros barrios, se acercan a las pandillas de jóvenes que están en la calle y les agreden. Este grupo de progenitores se queja de que la Policía Nacional es consciente de estos hechos pero que no actúa en prevención y vigilancia. Por el momento están recogiendo firmas de apoyo a su reivindicación.