La seguridad vial es un tema crucial para la Dirección General de Tráfico (DGT). Y, desde hace años, ha estado pensado qué dispositivo será de uso obligatorio para avisar a los conductores en el caso de que nuestro coche se averíe. Y es que los triángulos de emergencia V-16, que han acompañado a los conductores españoles durante más de dos décadas, tienen un problema: son inseguros, ya que la persona debe bajarse del coche en plena carretera para ponerlos, provocando que arriesgue su vida. Por ello, a partir de marzo de 2021, ya se podrán usar las luces de emergencia V-16, un tipo de baliza de luz amarilla que indicará la avería de un coche. Estas, de hecho, en 2024 serán totalmente obligatorias.

Noticias relacionadas

Y la batalla de las empresas en el mercado por vender las luces V-16 de mejor calidad está asegurada, tal y como ocurrió en 1999, cuando la DGT estableció la obligatoriedad de portar en el coche los triángulos de emergencia. Más de veinte años después, la guerra comercial se reanuda. Pero, en este caso, Atressa, una empresa familiar de origen vasco, ya cuenta con cierta ventaja: su luz ha sido "la primera en ser homologada y certificada por la DGT en enero de 2019", según explica a EL ESPAÑOL César Basterrechea (Guernica, 1967), director de innovación y director comercial de la empresa fundada por familia Marzana.

Esta familia, de hecho, creó esta empresa "especializada en iluminación para vehículos" en 1952 bajo el nombre de Marzana y Cia, S.A. En aquella España sumida bajo el franquismo, estos empresarios vascos comenzaron con la fabricación de las dinamos de bicicletas. "Fue la primera dinamo con luz incorporada", explica Basterrechea. Pero los años pasaron y la denominación de la entidad fue variando: Rinder Industrial S.A., desde 1991; y Atressa, desde hace tres años.

La Baliza LED V-16, fabricada por Atressa bajo la marca SOSTraffic, que cuesta entre 29 y 31 euros. CEDIDA

Pero lo que no ha cambiado es el espíritu de innovación en el mundo de la iluminación para vehículos de toda clase. "Las luces ambar giratorias que usan los camiones que ves por la carretera, por ejemplo, son de fabricación nuestra", cuenta Basterrechea. Pero lo que se prevé que vaya a pegar un boom, desde marzo de 2021, es su luz "recomendada por la DGT", la Baliza LED V-16, fabricada por Atressa bajo la marca SOSTraffic. Su precio: de 29 a 32 euros.

De 1 a 2 km de distancia

"Nuestra baliza, según las condiciones climatológicas, se ve a 1 ó 2 kilómetros por la noche. De día, algo menos, pero los destellos que emite se perciben muy bien a gran distancia. Desde luego, a más distancia que los triángulos, que también fabricamos desde hace años", describe Basterrechea. "Además, el conductor sólo tiene que alargar su brazo y colocar la baliza en el techo de su coche y quedará fijada gracias a su sistema de imanes", continúa.

Y, de hecho, por eso mismo la DGT va a hacer recomendable —desde marzo de 2021— y obligatorio —desde 2024— el uso de estas luces de emergencia V-16. Porque, en la actualidad, el conductor cuyo coche se ha averiado tiene que bajarse y andar por el arcén 150 metros, según la normativa, para colocar los triángulos, generando situaciones de peligro.

Las luces de emergencia V-16 que la DGT obligará a llevar en el coche se ven a más de 1 kilómetro de distancia. CEDIDA

De hecho, sólo en 2019, según los propios datos de Tráfico, un total de 117 personas murieron atropelladas en las carreteras españolas. La causa de la muerte de muchos de estos conductores fue que, al sufrir una avería en su vehículo, se bajaron para colocar los triángulos —a veces sin chaleco— ocasionando que fueran arrollados por otro usuario de la vía.

Pero, ¿qué pasaría en una curva cerrada en la que el conductor debe poner el triángulo al otro lado de la curva para avisar al resto de usuarios que ha averiado? "La baliza, de por sí, emite la luz que se refleja en los reflectantes de las señales o del guardarrail. Pero, también, en el caso de la curva, el conductor puede bajarse y fijarla en el propio guardarrail, ya que tiene imanes incorporados. O, simplemente, la puede dejar en el suelo", arguye Basterrechea.

En todo caso, en la mayoría de los casos, el conductor, como se ha apuntado, sólo tiene que coger la baliza, que cabe en la palma de una mano, para colocarla en su coche. Además, Basterrechea desvela otra ventaja del nuevo dispositivo: "Para las personas minusválidas, esta luz de emergencia V-16, también les facilita la vida, ya que si averían, tendrían mayores dificultades para salir para colocar el triángulo. Este colectivo está muy agradecido de que la baliza vaya a sustituir a los triángulos".

Sin pilas y recargable

La empresa española, en la que actualmente trabajan unos 50 empleados, pronostica que su baliza se venderá aún más a partir de marzo de 2021. "De hecho, ya notamos que ha aumentado el aumento en la demanda", según Basterrechea. Y es que Atressa no ha escatimado en introducir calidad en su luz SOSTraffic, diseñada en Parque Tecnológico de Zamudio y Derio (Vizcaya) y fabricada en Guernica.

Por ejemplo, la baliza no necesita pilas como fuente de energía para emitir su luz, sino que usa baterías de litio. "Estas se recargan mediante un sistema de USB, lo cual hace que se puedan cargar en el coche y duran encendidas más de dos horas, ya que las luces son de tipo LED y tienen bajo consumo", describe Basterrechea.

El caso es que estas características son demostrables, ya que el Ministerio de Industria cada año audita a la empresa. Así, todos los productos de Atressa, la empresa de los Marzana, "están muy controlados". "Otras de la competencia, de origen asiático, no pasan tantos controles. O el prototipo que pasa el control, no es el mismo que se acaba vendiendo", denuncia el especialista en el sector.

Un triángulo de emergencia, el dispositivo que desaparecerá, previsiblemente, en 2024.

Quizá, por ello y por ser la primera luz de emergencia V-16 homologada por la DGT, es por lo que la empresa española puede contar con una ventaja competitiva en el mercado. Y más desde marzo de este año, mes en el cual el conductor que averíe ya puede usar estos nuevos dispositivos. Este, la Baliza LED V-16, ya está disponible en el mercado por unos 30 euros. La competencia en el sector será dura, como ocurrió con los triángulos, pero en lo que ganarán todos los conductores en España será en seguridad vial.

"Hoy por hoy, el usuario tiene que abandonar el vehículo e ir a colocar el triángulo. Es precisamente en ese momento cuando las personas se convierten en vulnerables, por lo que consideramos que es más apropiado permanecer en el vehículo sustituyendo esa preseñalización por otra", explicaba hace unos meses Ana Blanco, subdirectora adjunta de circulación de la DGT. Por ello, los triángulos de emergencia que llevan desde 1999 en la vida de los españoles desaparecerán próximamente. Y, desde marzo, llegarán las luces de emergencia V-16.

También te puede interesar...