2021 ya ha llegado. Y ha traído consigo diversos cambios en la normativa del Tráfico en España. Por ejemplo, en el endurecimiento de la multa por sujetar el móvil durante la conducción o, simplemente, por llevar en el coche un detector de radares —sin usarlo—. Pese a ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) no sólo ha endurecido diversas sanciones, sino que también autorizará la utilización de la luz de emergencia V-16, en sustitución de los triángulos, a partir del próximo mes de marzo. Algunas empresas, de hecho, como Atressa, ya los están fabricando. 

Noticias relacionadas

Y es que la DGT, desde hace tiempo, está preparando el punto y final de los triángulos de emergencia V-16 que han acompañado a los conductores en España cada vez que han sufrido una avería. El motivo: son inseguros, ya que el usuario de la vía debe bajarse del coche en plena carretera para ponerlos, provocando que arriesgue su vida. Algo que no ocurriría con la luz V-16, un tipo de baliza de luz amarilla de entre 0,8 y 2,2 Hz.

En otras palabras, Tráfico obligará a que los conductores sustituyan, por su seguridad, los famosos triángulos por una señal luminosa parecida a la que usan los coches camuflados de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuyo valor en el mercado es de entre 20 y 30 euros. Así, cuando un conductor se vea obligado a parar en plena carretera porque su coche se ha averiado, lo único que tiene que hacer es sacar el brazo por la ventanilla para colocar la nueva señal obligatoria en el techo de su vehículo. Gracias a su magnetismo, este elemento quedará fijado.

Un triángulo de emergencia, colocado en una carretera para avisar de la avería de un vehículo.

Pese a ello, este cambio no se va a aplicar de manera inmediata. La nueva señal luminosa será “obligatoria” en España a partir del 2 de enero de 2024. Así ha quedado reflejado en el Proyecto de Real Decreto del Auxilio en Carretera, que aún tiene que aprobarse —previsiblemente— durante los tres primeros meses de 2021. Pero, realmente, los usuarios de la vía ya pueden adquirir la baliza de emergencia V-16 para usarla desde marzo.

De esta manera, Tráfico, por fin, ejecutará su idea de eliminar los triángulos de emergencia con el fin de reducir los atropellos. De hecho, sólo en 2019, según los propios datos de la DGT, un total de 117 personas murieron atropelladas en las carreteras españolas. La causa de la muerte de muchos de estos conductores fue que, al sufrir una avería en su vehículo, se bajaron para colocar los triángulos —a veces sin chaleco— ocasionando que fueran arrollados por otro usuario de la vía.

Un kilómetro de visibilidad

En todo caso, la prioridad de la DGT de acabar con los triángulos de emergencia ya tiene fecha. La nueva luz magnética que se establecerá definitivamente en nuestras vidas en unos años contará con un reflector parabólico. Este hará que sea visible desde, aproximadamente, un kilómetro a pesar de que la visibilidad pudiese ser baja por las inclemencias del tiempo. También, tendrá tecnología Bluetooth que permitirá conectar el dispositivo con el móvil, por ejemplo, para enviar una solicitud de asistencia en carretera cuando se active.

Los nuevos dispositivos luminosos, de la marca Help Flash, obligatorios a partir de 2024 .

“Hoy por hoy, el usuario tiene que abandonar el vehículo e ir a colocar el triángulo. Es precisamente en ese momento cuando las personas se convierten en vulnerables, por lo que consideramos que es más apropiado permanecer en el vehículo sustituyendo esa preseñalización por otra”, explicaba hace unos meses Ana Blanco, subdirectora adjunta de circulación de la DGT. Por ello, los triángulos de emergencia desaparecerán.

Aún así, cuidado. Llevar dos triángulos reflectantes, de momento, sigue siendo una obligación de acuerdo con el Reglamento General de Circulación, así que no se desprenda de ellos. Y es que, como se ha apuntado, la obligatoriedad de las nuevas señales luminosas que emiten una luz de 360 grados no cristalizará hasta 2024.

Obligatorio desde 2021

No obstante, un elemento de seguridad que ya es obligatorio desde el pasado 2 de enero de 2021 son los guantes para los motoristas. Si le cazan sin ellos, ya puede ser multado. Para la DGT, los conductores de estos vehículos de dos ruedas deben usar tanto el casco como los guantes, un accesorio que, sin embargo, ya usaban muchos motoristas de manera voluntaria. Pero desde el pasado viernes es obligación.

Un agente de la Guardia Civil dialoga con dos motoristas.

Montserrat Pérez, subdirectora adjunta de Formación de la DGT, explicaba así la razón de la nueva obligatoriedad: “Cuando un motorista sufre un accidente y se produce una caída, por instinto antepone las manos para evitar el golpe, por lo que son una de las partes del cuerpo que sufren más lesiones”. Por ello, Tráfico quiere reforzar la protección de estas extremidades.

Todo ello, con el objetivo de “proteger a los motoristas” desde este 2021, según indicaba la DGT en sus redes sociales. De hecho, otro cambio que afecta a estos conductores de vehículos de dos ruedas es que podrán circular por el arcén en “vías atascadas” con el fin de reducir los siniestros en los que pueden ser arrollados por coches.

Jorge Ordás, subdirector de movilidad de la DGT, ha confirmado esta circunstancia y ha puntualizado que la velocidad máxima deberá ser de 40km/h: “Con esto pretendemos que las motos no circulen entre los coches, evitando situaciones de riesgo que se puedan crear”. Y es que, este nuevo paquete de medidas pretende reducir la mortalidad de motoristas, que ha crecido un 25% en los últimos años.

Así que ya sabe, 2021 llega con profundas novedades en materia de seguridad vial. En el calendario: desde enero, es obligatorio el uso de guantes para motoristas y desde marzo, se recomienda a los conductores del resto de vehículos empezar a utilizar las luces de emergencia V-16 si sufren una avería. Algo que, desde 2024, pasará a ser una obligación.