Francisco Javier Frontela Picón, nieto del conocido forense Luis Frontela. Imagen que el presunto falso doctor usa en la web de su empresa.

Francisco Javier Frontela Picón, nieto del conocido forense Luis Frontela. Imagen que el presunto falso doctor usa en la web de su empresa. EE

Reportajes Sevilla

El falso doctor Frontela: así usa el prestigio de su abuelo forense para captar clientes y ponerles pelo

Francisco Javier Frontela, nieto del forense Luis Frontela, ha sido denunciado por el Colegio de Médicos de Sevilla por estafa, intrusismo profesional y lesiones.

30 junio, 2020 02:22

Noticias relacionadas

El Colegio de Médicos de Sevilla ha denunciado a Francisco Javier Frontela, nieto del reputado médico forense Luis Frontela, y a otros dos médicos colaboradores suyos. Los acusa de los presuntos delitos de estafa, intrusismo profesional y lesiones, según la documentación a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

La Fiscalía de Sevilla ha ordenado diligencias de investigación al fiscal de Dos Hermanas, una localidad de la periferia de la capital andaluza. Allí tiene Francisco Javier Frontela un centro estético especializado en injertos capilares llamado Clínica Doctor Frontela.

Usa ese nombre pese a que, como según detalla la denuncia, el acusado carece de titulación en Medicina y no está colegiado. Ni la Organización Médica Colegial ni la Subdirección General de Títulos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades tienen a Frontela Picón como licenciado o graduado en Medicina. Tampoco consta que haya concluido sus estudios en la Facultad de Medicina de Sevilla. Entre sus clientes ha contado recientemente con el futbolista español Joaquín, del Real Betis Balompié.

El Colegio de Médicos de Sevilla señala en su denuncia que Francisco Javier Frontela “se atribuye la condición de médico ante los pacientes que acuden" a su clínica "e induce en la publicidad (tanto en la web de la empresa como en las redes sociales) la creencia de que es médico”.

La junta directiva del Colegio de Médicos de Sevilla, en una reunión extraordinaria, decidió, además de presentar una denuncia ante la Fiscalía contra el presunto falso doctor, abrir expediente disciplinario por falta grave contra dos galenos que trabajan en su clínica, José Ángel L.D. y Pablo H.H..

Ambos sí están colegiados. Les acusa de presunta infracción del Código Deontológico “al colaborar con quien, no siéndolo, ejerce actos médicos y no posee la cualificación adecuada”. Estos doctores, dice el expediente del que todavía no se ha llegado a una resolución,“tenían conocimiento de que personal no facultativo venía realizando actos propios de la profesión de médico”.

Este periódico se puso este lunes en contacto con el abuelo del denunciado. Luis Frontela, catedrático de Medicina Legal jubilado, dijo no saber "nada acerca de lo que haga o deje de hacer" su nieto con sus negocios, aunque considerará "groseros" los hechos si acaban confirmándose.

EL ESPAÑOL contactó también con Gustavo Arduán, letrado de Francisco Javier Frontela Picón. El abogado dijo que "no es momento de hacer declaraciones al respecto" ni él ni su defendido. 

En el relato que realiza el Colegio de Médicos de Sevilla en su denuncia explica que Francisco Javier Frontela, quien sí cursó varios cursos de Medicina, acudió al acto de recepción a nuevos miembros del colegio. En él se hizo fotos y las subió a sus redes sociales junto a expresiones como “ahora sí, médico oficial” o “peligro, matasanos suelto”.

Luis Frontela, durante una entrevista con EL ESPAÑOL.

Luis Frontela, durante una entrevista con EL ESPAÑOL. AL

El número de un colegiado en Madrid

La denuncia contra Francisco Javier Frontela parte de una investigación interna realizada por el Colegio de Médicos tras recibir una queja por parte de paciente acerca de presuntas iiregularidades cometidas en la citada clínica.

La mujer explicaba que personal no médico le administró en el cuero cabelludo Plasma Enriquecido o PRP (Plasma Rico en Plaquetas), una técnica de medicina estética consistente en extraer sangre del propio paciente que se centrifuga para separar sus componentes y que debe ser prescrita por un facultativo.

La denunciante aportó una receta de agosto de 2019 firmada por Pablo H.H.. En ella se le prescribía Dutasterida, un medicamento utilizado para tratar la hiperplasia benigna de próstata que está prohibido en mujeres embarazadas o que puedan estarlo.

En la denuncia presentada ante la Fiscalía también se explica que en noviembre del año pasado un miembro del Colegio de Médicos de Madrid se puso en contacto con el de Sevilla porque un colegiado aportó varias recetas falsificadas.

Esta persona aseguró, según se lee en la denuncia: “La auxiliar le asegura que el dueño de la clínica siguió utilizando mi número de colegiado y mi nombre para continuar con las cirugías. Cirugías que la misma auxiliar realizaba en su totalidad”.