A Marcos Gutiérrez le encantaba sentir el viento en la cara mientras conducía su moto. Era la gran pasión de este padre canario. Hace unos días, sin embargo, Marcos tuvo un fatal accidente cerca del municipio de Candelaria (Tenerife) en el que perdía la vida con tan sólo 36 años de edad. Pero era tan querido en su localidad natal, Guía de Isora, que sus familiares, amigos y vecinos salieron en multitud para homenajearle en su funeral. Unas imágenes que se han hecho virales porque pudieron más las ganas de honrar la memoria del motorista que la responsabilidad de mantener la distancia de seguridad entre las decenas de personas allí presentes.

Noticias relacionadas

El acto se ha producido este lunes y en la escena se ve cómo las personas no cumplen las indicaciones de las autoridades sanitarias como llevar puesta la mascarilla o mantenerse a dos metros unos de otros. En el vídeo, que ha circulado a través de las redes sociales, se observa a una muchedumbre de vecinos de la localidad acercándose al ataúd, bailando y cantando una canción de rap que compuso el propio motorista fallecido.

Y es que Marcos era una persona muy querida y conocida en Guía de Isora. "Siempre tenía pequeños detalles con todo el mundo. Era de las mejores personas que he conocido. Le echaremos mucho de menos", explica un amigo suyo, con un hilo de voz, en conversación telefónica con EL ESPAÑOL. Por ello, decenas de personas estuvieron acompañando al coche fúnebre para conmemorar a Marco, que ha dejado sin consuelo a su madre Carmen, su hermana Selene y a su hija, una niña de 7 años.

Es más, no es la primera vez que el motociclismo azota a la familia de Marco, pues su padre también falleció hace unos años a causa de otro accidente con su moto. Pero eso nunca frenó la pasión de Marcos por este vehículo de dos ruedas. La familia de Marcos, de hecho, no estuvo sola en esta nueva tragedia, pues decenas de motoristas de todo Tenerife también se acercaron a la pequeña localidad de 21.000 habitantes para hacer rugir el motor de sus vehículos para homenajear a Marcos. Una persona que tenía estrechos lazos con este gremio, de hecho, tenía profundos vínculos con Moteros Unión Sur Tenerife, un grupo que une a los más apasionados a las dos ruedas en la isla canaria.

El fatídico accidente

La pasión de Marcos por las motos, no obstante, le jugó una mala pasada, ya que perdió la vida tras sufrir una caída en la salida número 16 de la TF-1, dentro del municipio de Candelaria (Tenerife), según informó el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Ceoces) 112.

Marcos Gutiérrez en su moto, junto a su hija. E.E.

Allí se personó el Servicio de Urgencias Canario (SUC) con una ambulancia medicalizada y otra sanitarizada, cuyos sanitarios intentaron reanimar a Marcos. Pero fue inútil. El golpe había sido tremendo y no pudieron hacer nada por salvar su vida. También se trasladó al lugar una patrulla de la Guardia Civil, que reguló el tráfico en la zona e instruyó las diligencias correspondientes y se hizo cargo del cuerpo hasta la llegada de la Autoridad Judicial.

Pero Marcos no sólo era un apasionado de las motos. También tenía como hobby la música rap. Según afirman fuentes cercanas a este motorista "en las fiestas siempre se animaba a cantar y rapear algo". De ahí que sus familiares, amigos y conocidos hayan querido conmemorarlo con sus propios temas durante el funeral. Cantaban y aplaudían al son de la música de Marcos. Querían honrar su memoria.

Un funeral multitudinario

Después del trágico suceso, todos querían estar con los allegados de Marcos pese a que la isla -como toda España- se encuentra aún en estado de alarma y sigue prohibida la acumulación excesiva de personas en un mismo lugar. "Tras el fallecimiento de un vecino, muy conocido en el municipio y aficionado al motor, se recibió una solicitud por parte de una asociación de motoristas para rendirle un homenaje", explicaba el Ayuntamiento de Guía de Isora, que permitió el acompañamiento del féretro cumpliendo la normativa.

Una imagen de Marcos Gutiérrez. Moteros Unión Sur Tenerife

Pero en el Consistorio no imaginaban la repercusión que iba a tener el funeral del querido Marcos. Según reconocen, fue "una situación que se desbordó de forma imprevista y que en todo momento se ha intentado actuar desde el respeto a los familiares del fallecido, sin dejar de velar al mismo tiempo por el cumplimiento estricto de la normativa tal y como han acatado otras personas del municipio desde el inicio del estado de alarma".

Pero realmente, lo que ocurrió es que todos los familiares y amigos de Marcos -con moto o sin ella- estuvieron juntos arriesgándose a posibles nuevos contagios del coronavirus Sars CoV-2. Una circunstancia que ha lamentado el Ayuntamiento. Y es que nadie quiso faltar a la cita de despedir a Marcos Gutiérrez, uno de sus vecinos más queridos.