Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer, ha saltado de nuevo a la escena mediática a raíz de un polémico tuit en el que compara el pozo donde El Chicle depositó el cádaver de la joven tras asesinarla y violarla con la piscina del chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero. El motivo de esta publicación es criticar tanto al vicepresidente del Gobierno como a la ministra de Igualdad por rechazar la prisión permanente revisable.

Noticias relacionadas

El desacertado tuit dice literalmente: "La última piscina donde Diana Quer fue depositada por su violador y salvaje asesino. Piscina de la mansión de Pablo Iglesias". Además, el mensaje está acompañado de sendas imágenes de José Enrique Abuín, El Chicle, junto al pozo y un fotomontaje de Iglesias y Montero con la piscina de su casa. Precisamente, Juan Carlos Quer ha realizado esta publicación el mismo día en el que vuelve a los juzgados el caso Diana Quer a instancias de su asesino, que recurrió su condena de prisión permanente revisable por el crimen.

Pese a todo, ése no ha sido el único tuit desafortunado escrito por Juan Carlos Quer. En otra publicación, el padre de la joven asesinada en 2016 ha dicho que "la última mansión de Diana, antes de ser violada y asesinada por un salvaje" es la "mansión actual de Pablo Iglesias, flamante vicepresidente del Gobierno de España". El tuit también está acompañado con imágenes del hogar de los Iglesias-Montero. Y, claro, estas publicaciones han encendido las redes por los excesos compartidos por Quer.

De hecho, desde este lunes Juan Carlos Quer ha estado desatado en Twitter criticando que tanto el PSOE como Unidas Podemos se hayan mostrado en contra de la prisión permanente revisable. "Sánchez e Iglesias dicen que esta pena es inhumana, pero fingen proteger a la mujer. Asistiré sólo [a la nueva vista oral], las feministas estarán para otras cosas", ha escrito en la citada red social, cuyos usuarios han censurado las últimas publicaciones destacando el "flaco favor" que le hace Juan Carlos Quer a "la memoria de su hija" con esas comparaciones.

La nueva vista oral

En declaraciones a la prensa este martes en A CoruñaJuan Carlos Quer ha opinado y ha calificado como "limpio" el juicio que condenó a El Chicle. Y ha mostrado su confianza en que "se confirme la sentencia" de diez años de prisión permanente revisable y diez años de libertad vigilada por cometer un delito de asesinato con alevosía subsiguiente a otro contra la libertad sexual, impuesta por el juez Ángel Pantín.

Pese a ello, Juan Carlos Quer no sólo ha estado mordaz en las redes sociales, sino que también ha aprovechado los micrófonos para cargar contra las personas contrarias a la prisión permanente revisable. "Llama poderosamente la atención que curiosamente los partidos progresistas, aquellos que dicen luchar por los derechos de la mujer, por la libertad sexual de la mujer, y proteger y amparar sus derechos, hoy no estén aquí", se ha quejado.

Así, en esta vista de apelación, que se había pospuesto por la crisis del Covid-19, se expondrá al recurso presentado por María Fernández Álvarez, abogada de oficio de José Enrique Abuín, quien ha recurrido la pena de prisión permanente revisable que se le impuso por sus crímenes.

Juan Carlos Quer, ante la prensa, el pasado noviembre. EP

En el escrito, la letrada Álvarez ha solicitado que se declare la nulidad de la vista oral y que se devuelva la causa a la Audiencia Provincial de A Coruña para que se celebre un nuevo juicio porque, según argumenta, se "vulneraron" las garantías y derechos básicos de su cliente.

A este respecto, Quer ha opinado que el escrito "alude a una falta de transparencia en un procedimiento judicial que, con todo el dolor, fue retransmitido a todos los ciudadanos españoles hasta en los detalles más escabrosos", por lo que "del tribunal espero justicia, nada más que justicia" con la desestimación del recurso de apelación. Pero, mientras el padre de Diana Quer explicaba estas cuestiones, Twitter seguía y sigue encendido por las duras y desafortunadas comparaciones en las que ataca a Pablo Iglesias e Irene Montero.