Lo último ha sido un maletín de casi 2 millones de euros, pero antes existieron otras acusaciones de trajines de dinero desde países del golfo Pérsico a cuentas en Bancos suizos donde siempre aparecía relacionado el rey Juan Carlos. Aunque se llegó a decir que en 1977 el Sha de Persia había entregado 100 millones de dólares, fue en 1995 con los dineros de Kuwait que Javier de la Rosa decía haber entregado al círculo próximo al Jefe del Estado cuando comenzó la contabilidad de la sospecha. Más tarde se conoció el escándalo de los 100 millones de Arabia Saudí por la construcción del AVE a La Meca: 25 años de mordidas millonarias a costa del hermano árabe.

Noticias relacionadas

Los patrones se repiten. Origen: el golfo Pérsico. Destino: Banca suiza. La diferencia es que ahora existe una investigación abierta por parte de la fiscalía helvética y otra en la Audiencia Nacional en España que pretenden averiguar la verdad. Las comisiones rogatorias están dando resultado y se esperan nuevas revelaciones en las próximas semanas.

El juez Manuel García Castellón no deja de investigar. El pasado viernes 24 de abril, el magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional dictó un Auto donde deja constancia de la existencia de “documentos oficiales del Reino de Arabia Saudí relacionadas con varias cartas de invitación para empresarios españoles” para trabajar en aquel país. Esta documentación habría sido encontrada durante el registro realizado en noviembre de 2017 en el domicilio del ex comisario José Manuel Villarejo en Boadilla del Monte y forman parte de la llamada Operación Tándem.

Pero el juez Garcia Castellón ha dado un paso trascendental porque las piezas del rompecabezas empiezan a encajar. El magistrado anuncia en su escrito que parte de los documentos encontrados incluyen “información confidencial” relacionada con otra pieza separada declarada secreta y que también está siendo investigada en su juzgado: la denominada inicialmente como “Carol” donde se investigan el reparto de comisiones ilegales por la construcción del AVE a La Meca, también en Arabia Saudí.

Y es que desde hace meses un fantasma persigue al rey emérito Juan Carlos: los dineros de los países del golfo Pérsico que presuntamente pasaron por sus manos y terminaron en distintas cuentas opacas controladas desde Suiza. El último escándalo se conoció en el día de ayer y lo confesó en 2018 el gestor de su fortuna real en Suiza, el abogado Arturo Fasana, ante el fiscal suizo, Ives Bertossa que investiga estas actividades ilegales: Juan Carlos le entregó en Ginebra, siendo Rey en 2010, un maletín con 1,7 millones de euros que había recibido como regalo del rey de Bahréin. De hecho, unas semanas antes de esa entrega, el entonces Rey estuvo en el país asiático, donde asistió al campeonato de Fórmula 1. 

A continuación repasamos la lista de los escándalos de corrupción en los últimos 25 años, algunos investigados por la Justicia helvética y española, en donde se ha visto envuelto el Rey emérito Juan Carlos. Empezando por el último conocido, la donación del rey de Bahréin.

1. Los 1,7 millones del sultán

Bahréin es un archipiélago que abarca más de 30 islas en el golfo Pérsico. Su ubicación se encuentra al este de Arabia Saudí, al sur de Kuwait, muy cerca de Qatar y al oeste de Irán. Un enclave privilegiado, sobre todo por los inmensos yacimientos de gas natural y de petróleo que alberga en su territorio. Su monarquía es de tipo medieval, con absoluto poder del sultán, al frente de la cual se encuentra Hamad bin Isa Al Khalifa (70 años) que sería la persona que regaló al padre de Felipe VI la cantidad de 1.895.250 dólares (unos 1,7 millones de euros), según lo declarado por el administrador de la fortuna de Juan Carlos: el abogado suizo Arturo Fasana.

Desde agosto de 2018 el fiscal suizo Yves Bertossa mantiene abierto un procedimiento penal (P14783/2018) donde se investiga a los supuestos testaferros del rey emérito Juan Carlos señalados en las grabaciones que Corinna Larsen realizó ante el ex comisario Villarejo y que fueron publicadas en exclusiva por El Español. Entre ellos estarían los financieros Dante Canónica, Arturo Fasana y Álvaro de Orleans. Todos ellos tienen su residencia fiscal en Mónaco y numerosas cuentas abiertas en el país helvético. Además manejan cientos de sociedades en paraísos fiscales. Hay que recordar que Arturo Fasana fue investigado por la Audiencia Nacional como el broker que manejaba la cuenta “Soleado” en un banco suizo, en alusión al sol español y a los importantes clientes españoles que representaba ante la banca de aquel país.

2. Los 100 millones saudíes

Según publicó el pasado mes de febrero el periódico suizo Tribune de Genève el 8 de agosto de 2008 el entonces rey de Arabia Saudí, Abdallah bin Abdulaziz, habría realizado una transferencia de 100 millones de dólares a través del Ministerio de Finanzas saudí, a una cuenta de la banca privada Mirabaud a nombre de la fundación Lucum, una entidad panameña de la cual, presuntamente Juan Carlos de Borbón sería el único beneficiario. Dicha Fundación habría sido creada como “sociedad offshore panameña” por Arturo Fasana y Dante Conónica. La investigación suiza relaciona el cobro de esta cantidad de dinero con las presuntas comisiones que se podrían haber cobrado por la construcción del AVE a La Meca. Estos fondos habrían permanecido en la cuesta suiza hasta septiembre de 2012, cuando el Rey Juan Carlos transfirió los últimos 65 millones de dólares (unos 41,6 millones de euros) a su ex compañera sentimental Corinna Larsen.

Sin embargo la clave estaba en la entidad panameña Locum Foundation, constituida el 31 de mayo de 2008 para controlar esa cuenta del banco suizo Mirabaud y que tan solo unos días después, el 8 de agosto, recibió los 100 millones de dólares del ministerio de Finanzas saudí. Al frente de la Fundación los nombres de siempre: el abogado Dante Canonica y el gestor Arturo Fasana, ambos con oficina en territorio suizo. Sin embargo, la fiscalía suiza descubrió que el verdadero titular del depósito bancario y beneficiario de la mercantil era Juan Carlos de Borbón y Borbón.

Sin embargo, el escándalo no terminaba ahí porque la fortuna de Juan Carlos terminó salpicando a su hijo. El actual rey Felipe VI figuraba como beneficiario de dos cuentas: la primera, la denominada con el nombre Lacum, destinataria de los 100 millones de dólares relacionados con la construcción del AVE a la Meca; la segunda, utilizada presuntamente por el primo del rey emérito, Álvaro de Orleans-Borbón, para pagar viajes del padre del actual monarca.

Una vez publicada esta información, Felipe VI se vio obligado a actuar, haciendo público un Comunicado el pasado 15 de marzo donde renunciaba a su herencia personal y eliminaba la asignación oficial de su padre, pero, de igual manera reconocía que, desde hacía un año, en marzo de 2019, conocía que era beneficiario de esos fondos irregulares por una carta que se le había remitido desde un despacho del Reino Unido. Durante este periodo, padre e hijo compartieron actos e incluso Juan Carlos fue sometido a una grave intervención quirúrgica que, en caso de un fatal desenlace, podría haber activado el testamento de Juan Carlos a favor de su hijo.

Hay que recordar que Juan Carlos de Borbón cobraba una asignación anual de 194.232 euros brutos al año como rey emérito (al margen de gastos de vivienda, seguridad y viajes oficiales) y que los delitos de blanqueo de capitales o de fraude fiscal se cometen por cada movimiento de dinero opaco que se realice.

3. El 'regalo de 65 millones a Corinna

Corinna Larsen ha reconocido que en 2012 recibió una donación por parte del rey don Juan Carlos de 65 millones dólares. Dicho regalo se realizó después del batacazo y rotura de cadera del ahora rey emérito durante una cacería en Botswana donde estaban presentes Corinna y su hijo. Según los abogados de la antigua amiga íntima del rey “Corinna recibió un regalo no solicitado del rey emérito” descrita como “donación para ella y para su hijo” con los cuales se había encariñado, ya que durante varios años habrían cuidado del monarca debido a su mala salud.

Según lo investigado por la Fiscalía suiza también se habría entregado otro millón de euros a otra antigua amante del monarca español, cuya residencia se establece en Ginebra y que las investigaciones han demostrado que se trataría de Marta Gayá.

4. La 'mordida' del Banco Zaragozano

No tiene origen en el golfo Pérsico pero sí destino en Suiza. Y aparece involucrado el rey emérito. Durante el pasado mes de febrero el periódico británico “The Telegraph” reveló que el primo y testaferro del entonces rey Juan Carlos, Álvaro de Orleans, cobró 39 millones de libras –cerca de 50 millones de euros- por ejercer como mediador en la venta del Banco Zaragozano a Barclays en 2003. En declaraciones posteriores al diario El País, Álvaro de Orleans negó ser testaferro del anterior jefe del Estado y haber cobrado ninguna cantidad en su nombre. En conversación con El Español, James Badcock, confirmó que el diario británico tiene constancia documental del ingreso de esa cantidad de dinero “en la cuenta suiza de Álvaro de Orleans” y su relación “con la venta realizada en 2003 del Banco Zaragozano al Barclays”.

5. Javier de la Rosa

Fue otro de los episodios que la prensa española de la época calificó como “chantaje a la Corona”. Concretamente, los periodistas Isabel Durán y José Díaz Herrera publicaron el 9 de noviembre de 1995 en Diario 16, un reportaje titulado “Jaque al Rey”, en donde se detallaba como el empresario catalán, luego condenado por corrupción, Javier de la Rosa, había estado lanzando advertencias a todo aquel que quisiera escucharle sobre los supuestos pagos de hasta 100 millones de dólares “al antiguo embajador (Manuel Prado y Colón de Carvajal) por indicación y petición de una alta institución del Estado”.

6. El préstamo de los 100 millones

Jesús Cacho, en 1999 publicó el libro “El negocio de la libertad” donde daba cuenta de que, poco después de morir Franco, en 1977 Manuel Prado y Colón de Carvajal se dedicó a remitir una serie de misivas reales a otros tantos monarcas reinantes, especialmente del mundo árabe, para pedirles dinero en nombre del Rey de España. Una de esas cartas apareció publicada en Inglaterra en el libro de memorias del que fuera jefe de la Casa del Sha de Persia. Según Cacho, fue la monarquía saudí quien respondió afirmativamente a través de la concesión de un crédito de 100 millones de dólares. Crédito que, según lo publicado, nunca fue devuelto.