Felipe Froilán de Marichalar y Borbón (21 años) está viviendo su propio confinamiento deluxe. A la altura de un hombre único, como cuarto en la línea de sucesión al trono de España, el sobrino del rey Felipe VI (52) se encuentra tranquilo, feliz y respirando aire puro. A pesar de que algunas informaciones lo situaban con buen tino en Londres, a donde viajó durante unas semanas para realizar las prácticas empresariales de la carrera que cursa en Madrid, la realidad es que el nieto del rey Juan Carlos (82) está ahora mismo en un lugar mucho más cercano. 

Noticias relacionadas

Apenas un día antes de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (48), decretase el estado de alarma sanitaria en España, Felipe tomó un vuelo desde la capital británica hasta su país para pasar la cuarentena en un lugar secreto que ahora ha sido descubierto. El hijo de la infanta Elena (55) pasa esta eterna cuarentena en la finca familiar de su íntimo amigo Andrés Parladé Tassara, según ha desvelado Vanitatis.

Un espectacular espacio de más de 20 hectáreas que era propiedad del decorador Jaime Parladé, tío de Andrés Parladé, y que está ubicado en la exclusiva localidad malagueña de Benahavís. El espacio cuenta con vistas al mar Mediterráneo al Sur y a la serranía de Ronda, por el Norte. Desde hace algo más de tres años, esta impresionante mansión se explota como un hotel boutique abierto al público -no en estos días dada la extraordinaria situación que atraviesa el país- y su nombre es Alcuzcuz.

El Alcuzcuz Hotel Boutique, un hotel autodenominado adults only (es decir, que para colmo de la tranquilidad y la paz no aceptan niños) es cortijo malagueño construido en el año 1850, revocado en color almagra y con un romántico jardín que se extiende a su alrededor, lleno de aromas y color y que parece crecer solo, ayudado por la bonanza de un clima cálido y amable.

El hotel en el que en estos días Felipe Froilán pasa su confinamiento obligatorio en la lucha contra el coronavirus consta de seis habitaciones dobles con baño dentro de la casa principal y dos pequeñas casas con una habitación, salón y pequeña cocina fuera de la misma. Los precios de las habitaciones dependen de las estancias y oscilan entre 195 euros y 300 euros por noche

En estos días en los que la responsabilidad es quedarse en casa o en algún lugar donde no tener contacto con gente del exterior; donde lavarse las manos es fundamental y donde la distancia de seguridad es vital, Felipe Froilán goza de un paraje de ensueño y un escenario inmejorable.

Junto a su gran amigo Andrés Parladé disfruta de eternas partidas de cartas, dedica también tiempo para entrenar en el espacio destinado para el deporte que trae el propio hotel boutique y según han desvelado algunos testigos, el hijo de Jaime de Marichalar (57) se ha sumado a la moda de raparse el pelo.

En las redes sociales, muchos son los rostros conocidos que, teniendo en cuenta la ausencia de servicio de peluquería en este mes y medio de cuarentena, han optado exhibir sus cortes de pelo a raso para dejarlo crecer libremente hasta que nuevamente se pueda salir a la calle a hacer vida con total normalidad.

[Más información: La vida de Jaime y Elena 25 años después de su gran boda: lujo, deporte y dos hijos díscolos]