Agentes de la Policía Nacional y de la Unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía han intervenido en una pelea de gallos que se estaba celebrando en El Puerto de Santa María (Cádiz) con alrededor de 200 participantes. Los agentes han localizado los cuerpos sin vida de cuatro gallos y otros ocho con graves heridas y lesiones. Los organizadores de estas riñas clandestinas, en las que se suelen apostar elevadas cantidades de dinero, podrían incurrir en un delito de maltrato animal. Los asistentes procedían de varias partes de Andalucía y de las Islas Baleares. 

Noticias relacionadas

Los hechos sucedieron en un campeonato que se iba a celebrar el pasado fin de semana del 8 y 9 de febrero, aunque la noticia ha trascendido este domingo. La operación comenzó después de que la Policía Nacional tuvo conocimiento del campeonato. Esta información se trasladó a la Unidad Adscrita, para coordinar una acción conjunta en la que también participaron inspectores de la Consejería de Agricultura y agentes de otras unidades de seguridad ciudadana. 

En el momento de entrada en las instalaciones, los agentes localizaron a 197 personas. Entre los asistentes, desplazados desde varios puntos de Andalucía e incluso de Islas Baleares, se encontraban los dueños de los gallos, apostantes, aficionados y vendedores de productos relacionados con los animales, tales como: medicamentos, boliches, galleras o fundas para su transporte. Los organizadores de esta riña podrían incurrir en un delito de maltrato animal. 

Entre los asistentes se identificó, además, a una persona que ofrecía medicamentos para su uso veterinario bajo prescripción facultativa a pesar de carecer de los permisos correspondientes. Entre los medicamentos intervenidos se encontraban lociones para afecciones cutáneas, complejos multivitamínicos, vigorizantes inyectables para reforzar la recuperación y retardantes de la fatiga para los animales. Todos ellos sin ningún control y con la finalidad de dopar a los animales en los duelos.

Dinero falso y drogas

Según la Policía Nacional, el recinto contaba con un ring de forma circular y con asientos para 57 espectadores, triplicando los asistentes el aforo autorizado. El lugar disponía de una mesa con un temporizador para los combates, una báscula romana para pesaje de los gallos combatientes y diversa documentación referente a datos de los animales participantes.

En el registro se localizaron los cuerpos sin vida de cuatro gallos, además de ocho animales que presentaban heridas y lesiones que fueron atendidas in situ por veterinarios. En base a lo cual, se investiga a los responsables de la organización de estas peleas como presuntos autores de delitos relativos a la protección de la flora, la fauna y los animales domésticos.

La inspección finalizó con la detención de un hombre de 33 años como presunto autor de un delito de falsificación de moneda, ya que entre sus pertenencias, se localizó una elevada cantidad de dinero, en concreto 2.950 euros, de los cuales resultaron ser falsos dos billetes, uno de ellos con valor facial de 500 euros.

Se localizaron 2.950 euros, parte de ellos falsos. Policía Nacional

Además fueron incoadas 34 actas por infracción administrativa a la normativa de seguridad ciudadana por consumo o tenencia de drogas en establecimiento público, portar armas prohibidas o desobediencia. El propietario del establecimiento también fue sancionado por tolerar el consumo de sustancias estupefacientes en el interior del local. 

Estas actuaciones se enmarcan dentro de la colaboración entre administraciones en la lucha contra el juego ilegal y la detección de infracciones en materia de protección del medio ambiente, así como el control de la aplicación de la normativa de riesgos laborales y la prevención de la comisión de delitos.