Marta del Castillo, en el medio; junto a Miguel Carcaño, a la derecha de la imagen, y 'El Cuco', situado en el lado izquierdo.

Marta del Castillo, en el medio; junto a Miguel Carcaño, a la derecha de la imagen, y 'El Cuco', situado en el lado izquierdo.

Reportajes

Giro total en el caso Marta del Castillo: la estafa de 100.000 euros para una hipoteca tras el crimen

Carcaño y su hermano obtuvieron la hipoteca del piso de León XIII, donde fue asesinada la joven, con datos falsificados.

Una nueva investigación de la familia de Marta del Castillo, la joven asesinada en Sevilla en enero de 2009, concluye que Miguel Carcaño y su hermano adquirieron el piso de León XIII, el lugar donde se perpetró el crimen, gracias a un préstamo obtenido con datos falsificados.  Esto supondría un giro total en el caso del asesinato y desaparición de Marta del Castilloya que la familia cree que este sería el verdadero móvil del asesinato. 

Los padres de la joven asesinada hace ahora 11 años, el 24 de enero de 2009, piden al juez de Instrucción número 4 de Sevilla la reapertura de las investigaciones contra Francisco Javier Delgado, el hermano de Miguel Carcaño, condenado por el asesinato de la joven sevillana cuyo cuerpo nunca se llegó a encontrar. La declaración de Carcaño en el año 2013 apuntaba directamente a su hermano como autor del crimen, incriminándole de forma directa como la persona que acabó con la vida de Marta a golpes con la culata de una pistola. Tras aquella declaración se abrió una nueva investigación que el propio magistrado terminó por archivar, ante la falta de pruebas.

Pero ahora una investigación aportada por la familia de la chica incluiría nuevos indicios que sostendrían la veracidad de esta versión, la séptima que ofreció Carcaño sobre los hechos. Estos nuevos datos descubrirían que el verdadero motivo de la discusión que acabó aquel día con la muerte de Marta no fue por un "simple impago de la hipoteca, sino el encubrimiento de un delito de falsedad documental y estafa en la que estarían implicados no sólo los dos hermanos, sino terceras personas que facilitaron o participaron en la contratación de la hipoteca" del piso de León XIII, donde se produjo el asesinato de Marta.

Una estafa que ascendería a más de 100.000 euros debido a un préstamo hipotecario que obtuvieron de forma ilícita presentando documentación falsificada. Aquel préstamo obtenido por ambos hermanos fue el que les permitió adquirir el piso en el que tiempo después Marta sería asesinada. 

Según revela Diario de Sevilla, los datos los presentó la abogada de la familia, Inmaculada Torres, ante los juzgados de la ciudad. Esta línea de investigación la pudo abrir la familia después de la reunión que el padre de la joven, Antonio del Castillo, mantuvo con Miguel Carcaño en la prisión de Herrera de La Mancha el 24 de febrero de 2017. 

Datos falsificados

Carcaño le había escrito una carta al padre de la joven diciendo que se ofrecía a colaborar. Entonces le contó la historia del préstamo hipotecario para el piso de León XIII, donde tuvieron lugar los hechos. También le autorizaba a ir al BBVA a solicitar la documentación necesaria de aquellos años. Luego envió carta a la abogada ofreciéndose a firmar un poder notarial.

En octubre de 2008, meses antes del asesinato de Marta, una sucursal del BBVA en la localidad de Dos Hermanas concedió al joven Carcaño y a su hermano un préstamo hipotecario por valor de 108.622,44 euros para la adquisición de la vivienda de León XIII. Para obtenerlo, Carcaño aportó la documentación pertinente: un contrato indefinido como ayudante de camarero en el bar "El Menos dos Grados" (ubicado en La Rinconada), nóminas de junio a agosto de 2008 que oscilaban entre los 1.200 y 1.400 euros al mes, un informe de vida laboral en el que aparecía cómo se le había dado de alta en la empresa y un certificado del dueño del negocio en el que figuraba que Miguel cobraba los fines de semana un total de 480 euros en horas extra. 

Todos los documentos eran falsos, según ha podido descubrir la familia. Miguel nunca trabajó en aquel establecimiento. El más beneficiado, dice el escrito de la abogada de los padres de Marta, "fue Francisco Javier Delgado, pues no sólo se quedó en posesión del inmueble, sino que percibió 32.420,44 euros" en un cheque nominativo que habría sido ingresado en la cuenta de su socio en el bar Dseda.

El escrito de la letrada se extiende después y concluye con que aquella fue la verdadera razón de la discusión que precedió a la muerte de la joven: "No vino motivada por el simple impago de una hipoteca, sino algo mucho más grave". La acusación considera que estos datos muestran el auténtico "móvil de la muerte de Marta", que va más allá de esa discusión, puesto que tras la muerte de Marta se escondería una estafa y una falsedad documental en la que estarían implicadas más personas.

La noche del crimen

Todas estas nuevas averiguaciones están corroboradas por otras fuentes distintas. Una de ellas es la confesión del tercer implicado en los hechos, Francisco Javier García Marín, alias 'El Cuco'. El joven, que era menor cuando participó en el crimen, recordó que a su llegada al piso de León XIII la noche del 23 de enero de 2009 el hermano de Carcaño le amenazó. Dijo que o les ayudaba o lo quitaba de en medio. 

Aquella tarde, Marta llegó con Carcaño al piso de León XIII y se encontraron a Francisco Javier, su hermano, que se preparaba para trabajar. En ese momento se inicia una discusión entre ambos por motivos económicos. Las discrepancias entre ambos y los reproches fueron subiendo de tono hasta que Miguel se marchó a su cuarto. Marta intervino en la pelea de ambos. Entonces, dice Carcaño en su séptima y última versión, su hermano sacó una pistola que solía llevar encima a su trabajo como vigilante de seguridad. Dos golpes de culata bastaron para acabar con la vida de Marta. 

La séptima versión del crimen de Marta ofrecida por Miguel Carcaño fue desestimada por el entonces juez de Instrucción número 4, Francisco de Asís Molina, el 3 de mayo de 2013. En aquella se le imputaba el delito de homicidio al herrmano de Carcaño. En aquel momento archivó el caso por falta de pruebas. Es ese mismo documento al que se acoge ahora la familia para reabrir la investigación contra Francisco Javier. Podría ser, digamos, la última oportunidad de encontrar a Marta.