La Dirección General de Tráfico ha utilizado sus redes sociales para alertar sobre el consumo de medicamentos al volante y sus consecuencias. Con la llegada de las bajas temperaturas, las gripes y los catarros se extienden por todo el país. Por ello, para poner remedio, muchas personas se decantan por acudir a su médico de cabecera y comenzar un tratamiento específico para paliar las consecuencias. 

Noticias relacionadas

Ahora la DGT ha arrancado una campaña para concienciar a los conductores sobre la ingesta de medicamentos antes de ponerse al volante. No solo pueden afectar a nuestras capacidades de conducción, si no también puede provocar un falso positivo. La multa podrá ascender hasta los mil euros y una penalización de seis puntos. 

Pero, ¿cómo nos pueden afectar los medicamentos al volante? Todo depende de lo que tomemos, ya que podremos sufrir unos síntomas u otros. Los más frecuentes suelen ser: somnolencia, dificultad de concentración o para permanecer alerta, visión doble o borrosa, sensación de vértigo, disminución de reflejos, falta de coordinación y sensación de inestabilidad y desvanecimientos y mareos. 

La DGT, en alianza con el Ministerio de Sanidad, han alertado de los medicamentos que pueden disminuir las capacidades para conducir correctamente. Recordando que aquellos que no precisan receta médica también pueden llegar a afectarnos.

Entre los más comunes se encuentran aquellos para trastornos del sueño, ansiedad, psicosis, depresión, epilepsia, párkinson, dolor, migrañas, demencia, alergias, afecciones oculares, gripe y catarro. Además, desde la Dirección General de Tráfico recomiendan que cada vez que se empiece a tomar un nuevo medicamento, se pregunte al médico por los riesgos de conducir durante el tratamiento.

Lista de medicamentos

En España, desde el 2007, se exige que los medicamentos incluyan el pictograma de conducción, cuando afectan a esta. Es decir, si se observa un símbolo de advertencia con forma de triángulo rojo que contiene un coche en su interior, estaremos ante una medicina que interviene en las capacidades de conducción. Además, se tendrá que buscar en el prospecto el apartado 'Conducción y uso de máquinas'. Dentro de él, se indicarán las preocupaciones que se han de tomar con respecto a los efectos adversos. 

También, hay que tener en cuenta que si se han ingerido medicamentos y te paran en un control antidrogas se puede dar un falso positivo. Un medicamente tan frecuente como el Ibuprofeno puede arrojar ese tipo de resultados. No en vano, según la DGT, del 17% de los conductores que han sido sometidos a este tipo de pruebas, el 2% dio positivo debido al consumo de medicinas. Pero, ¿cuáles son los medicamentos que pueden dar falso positivo?

- Benzodiazepina (Lorazepam, Orfidal, Alprazolam, Valium, Lormetazepam, Diazepam)

- Bromfeniramina (Ilvico)

- Bupropion (Zyntabac, Elontril)

- Clorpromazina (Largactil)

- Clomipramina (Anafranil)

- Dextrometorfano (Romilar)

- Difenhidramina (Bisolvon antitusivo compositum y otros)

- Doxilamina (Cariban, Dormidina y otros)

- Ibuprofeno

- Naproxeno

- Prometazina (Actithiol antihistamínico, Fenergan expectorante)

- Quetiapina (Seroquel)

- Ofloxacino (Surnox)

- Ranitidina

- Sertralina

- Tioridazina

- Trazodona (Deprax)

- Venlafaxina

- Verapamil

Las novedades de la DGT

Con la llegada del nuevo año, la Dirección General de Tráfico ha hecho pública todas las medidas que implementarán en los próximos días. Entre ellas, la revisión de los carnés de conducir por parte de la Guardia Civil, limitar a 30 kilómetros/hora la máxima velocidad en la calles de un carril para cada sentido de la circulación dentro de las ciudades. Además, varios tramos de autopistas pasarán a ser gratuitos debido a la liberalización -y al fin de las concesiones- de varias de nuestras carreteras

Otra de las novedades más importantes es la restricción por alta contaminación en grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Allí, los vehículos que no porten la etiqueta medioambiental de la DGT no podrán aparcar en la zona SER; es decir, en las zonas verde y azul. También, habrá cambios al renovar el carné de conducir. Sobre todo para aquellos ciudadanos británicos, que con el Brexit tendrán nueve meses para pedir la homologación de su carné. 

También, los agentes pondrán especial atención en diversos detalles de los automóviles. Lo primero en lo que se fijará la Guardia Civil será en las escobillas. Los limpiaparabrisas deberán ser sustituidos al final del verano siempre que funcionen "a saltos" o dejen restos en el cristal. También, habrá que echar un ojo a las luces; las bombillas tendrán que ser sustituidas por parejas y se debe vigilar su estado, por lo menos, una vez al mes.

Además, se tendrá que comprobar con frecuencia el nivel de los lubricantes y, también, utilizar el aceite adecuado a cada tipo de vehículo. Los neumáticos, a partir del cuarto año, habrá que revisarlos anualmente y periódicamente, así como su presión y desgaste. Las pastillas de los frenos tendrán que ser sustituidas entre los 20.000 y los 40.000 kilómetros. Y la batería habrá que revisarla una vez al año; tienen una duración de 4 a 5 años. El escape y los catalizadores son necesarios revisarlos cada 60.000 kilómetros y siempre que se encienda el testigo de gestión de motor.