David López Frías Andros Lozano

La violencia machista ha vuelto a golpear a una mujer en España. Esta vez, la víctima, que ha perdido la vida, se llamaba Judith Sánchez. Tenía 29 años. Residía en Terrassa, una población de la periferia de Barcelona. Su expareja, Carlos Portero, 13 años mayor que ella, le quitó la vida la noche de este pasado sábado. Le descerrajó varios tiros a bocajarro en el interior del garaje del edificio en el que reside la madre de la joven.

Noticias relacionadas

Luego, el agresor, un agente de los Mossos d’Esquadra, se suicidó a unos metros de donde había cometido el crimen, en el número 45 de la Avenida Madrid de la citada localidad catalana. 

Carlos Portero tenía un hijo menor de edad de una relación anterior. Fuentes de los Mossos confirman que usó su arma reglamentaria para matar a Judith. Actualmente, la joven realizaba prácticas de auxiliar de enfermería en el hospital Parc Taulí de Sabadell. 

A la víctima, a la que califican de soñadora e idealista, le encantaba viajar, salir con sus amigas y pasar los días soleados en la playa, según se desprende de sus redes sociales. 

Una amiga de la víctima, Desy Pérez Molina, ha publicado en su perfil de Facebook  una foto de Judith mirando al mar. Junto a ella, estas palabras: "Hoy has sido tú la que partes hacia esa luz que mirabas en ese momento sin pensarlo. Hoy te lloramos (...) Te quiero, princesa. DEP".

Tras un par de años de relación, Judith rompió con su agresor este pasado verano. Durante un tiempo incluso estuvieron conviviendo juntos. Según fuentes cercanas a la víctima, en diciembre volvieron a verse en algunas ocasiones. Pese a ese acercamiento, ella había dejado claro que no quería volver con él.

Carlos Portero, su asesino, era de Rubí, aunque estaba destinado en la Unidad de Seguridad Ciudadana de los Mossos en Terrassa. Según el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCat) y el Ayuntamiento de la ciudad, no constan antecedentes de violencia entre ellos.

Judith Sánchez, la joven muerta a manos de su expareja. Cedida

Los hechos tuvieron lugar sobre las nueve de la noche del sábado en un parking comunitario de la finca en la que vive la madre de la víctima. Uno de los vecinos entró y, al encontrarse los cuerpos, dio el aviso a los servicios de emergencia. Según los primeros indicios, todo indica que el mosso Carlos Portero mató a Judith y, luego, se quitó la vida. 

Varias personas del entorno más cercano de la víctima explican a EL ESPAÑOL que Judith había accedido a verse con Carlos en varias ocasiones por la insistencia de él. En las pasadas navidades la llamó repetidas veces para quedar con ella. Al menos en una ocasión la esperó con el coche en la puerta del hospital en el que Judith hacía prácticas. Carlos lo hizo sin que ella se lo pidiera.

Conociendo a otro chico

Según apuntan estas personas que conocían a la joven, hacía unos días que Judith le había contado a Carlos que estaba conociendo a otro chico y le insistió en que la relación entre ambos era imposible de retomar.

Juan, un tío de la víctima al que cita Nius, se preguntaba "cómo una persona, que es un policía, que pasa unos test psicotécnicos, que se debe al ciudadano, le den un arma y luego tenga que hacer esto (...) Hoy es mi sobrina, mañana puede ser mi hija". 

Juan José, otro tío de Judith Sánchez, explica que Carlos la perseguía y le pedía que volviera con él, a lo que ella se negaba. "Ella no quería estar con él y se la ha cargado. Ya está, no hay más vuelta de hoja".

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha expresado su “rabia y dolor por un nuevo feminicidio”. El regidor ha participado en el minuto de silencio convocado por el Ayuntamiento este domingo a las 13 horas. Al acto han asistido alrededor de 300 personas. 'No soy propiedad tuya. Basta de feminicidios. Nos queremos libres', rezaba la pancarta morada que los participantes han mostrado en la concentración.

Tres de las cuatro víctimas mortales por la violencia machista en España en lo que va de año se han registrado en Cataluña.

El presunto asesino, Carlos Portero, se quitó la vida tras matar a tiros a la joven. EE

Judith Sánchez, de 29 años, es la cuarta mujer asesinada por un hombre desde que ha comenzado el año. En España, en 2020, también han sido asesinadas Olga, de 61 años, Mónica, de 28, y su hija Ciara, de tres. La serie 'La vida de las víctimas' contabilizó 53 mujeres asesinadas en 2017, 47 en 2018 y 55 en 2019.