Patricia Ramírez y su hijo Gabriel Cruz.

Patricia Ramírez y su hijo Gabriel Cruz.

Reportajes

El enfado de la madre de Gabriel Cruz por el traslado de Ana Julia: "No sé si es premio o castigo"

La asesina, condenada a prisión permanente revisable por matar al niño de ocho años, fue llevada a la prisión de Brieva (Ávila) el pasado martes. 

La madre del niño de ocho años Gabriel Cruz ha reclamado este jueves "explicaciones" sobre el traslado de la asesina de su hijo, Ana Julia Quezada, desde el centro penitenciario provincial de El Acebuche, en Almería, a la prisión de Brieva (Ávila).

"Yo quiero saber si esto se le ha dado como un premio o como un castigo", ha trasladado Patricia Ramírez en una entrevista concedida a la cadena COPE en la que ha asegurado "no entender nada" sobre este asunto. Ramírez ha admitido que "preguntó" cuando conoció que, con anterioridad a la celebración de la vista oral el pasado mes de septiembre, Quezada había solicitado el cambio de prisión.

"Sabía que hasta que no hubiera una sentencia, aunque ahora mismo no sea firme y esté recurrida, era imposible que le concedieran ese traslado pero, ahora mismo, en teoría no hay más pena posible porque está condenada a la máxima, prisión permanente revisable, y esto sí posibilitaba el cambio", ha explicado.

La madre de Gabriel Cruz ha expresado su disgusto por el traslado a la prisión de Brieva y su deseo de "que nos explicarán el porqué". "No entendemos nada y lo que puedo decir es que tampoco se nos ha explicado si esto se le ha dado como un premio o un castigo", ha insistido.

Al hilo de esto, ha reprochado a la Fiscalía que haya recurrido en apelación la condena a Ana Julia Quezada por dos delitos contra la integridad moral, "dos delitos --ha remarcado-- que fueron declarados probados por unanimidad por el jurado".

"Nos humilló, vilipendió y machacó"

"No entendemos cómo ha recurrido para quitarle años porque la integridad moral no tiene nada que ver con las lesiones psíquicas, con cómo me he quedado, con las secuelas que tengo yo y que tiene su padre", ha asegurado para añadir que la asesina de su hijo les "humilló, vilipendió y machacó".

Ramírez ha apelado a su "dignidad, a su intimidad y a sus derechos" que, en los 12 días en los que se prolongó la búsqueda del pequeño, Quezada "puso a los pies de toda la sociedad".

"Fueron 12 días de un dolor incalculable", ha subrayado al tiempo que ha concluido que espera "conseguir" que la autora de la muerte de Gabriel "no vuelva a hacer daño a nadie nunca más". "Sigo siendo madre aunque me lo hayan quitado. Lo que no me van a quitar es el defender la memoria de mi hijo, sobre todo, una vez que se ha descubierto cómo es esta mujer".