Daniel muestra su décimo de Lotería a las puertas de su bar.

Daniel muestra su décimo de Lotería a las puertas de su bar. Jaime Susanna

Reportajes

A Daniel, el dueño del bar 'La Montaña' le tocó la Lotería al grabar allí el anuncio y al final no sale

Este hombre guardaba un secreto solo compartido con sus vecinos: su bar iba a ser uno de los escenarios del anuncio de la Lotería de Navidad.

Hacía más de un mes que Daniel Nijares (52) guardaba un secreto solo compartido con sus vecinos: su bar iba a ser uno de los escenarios del anuncio de la Lotería de Navidad. Hace menos de un mes, un equipo de realización grabó varias tomas desde el interior de su establecimiento. Este jueves, finalmente, ha visto que esas tomas no han sido incluidas en el esperado anuncio. “Bueno, al menos está el barrio”, afirma el dueño del bar La Montaña.  

En la calle Sevilla todavía se pueden ver restos de nieve artificial. El pasado 21 de octubre esta localidad del sur de Madrid se convirtió en un plató para rodar una de las cuatro historias que componen el anuncio de la Lotería. Entre los lugares por los que pasó la cámara está el bar de Daniel, en el número 6 de la mencionada calle. 

Antes del rodaje, este hostelero ya se olía algo. “Vi un día a unos tíos que andaban haciendo fotos. Me acerqué y les pregunté qué hacían. Me dijeron que iban a grabar aquí un anuncio para Navidad. Dije: ya está, el anuncio de la Lotería”, relata Daniel. 

Efectivamente, al poco tiempo se confirmaron sus sospechas y empezó el rodaje. Durante todo el día el equipo de la agencia Contrapunto estuvo grabando en la calle Sevilla, para sorpresa de los vecinos. “Había más de 100 personas aquí, ¡y toda la calle cubierta de nieve artificial!”, recuerda una vecina del número 3, el portal al que llama el protagonista del anuncio. Este jueves en el barrio no se hablaba de otra cosa. 

En el vídeo se puede ver a Félix, un hombre de avanzada edad recorriendo un vecindario nevado en busca de su ex nuera, Pilar, a la que (alerta de spoiler) termina regalando un décimo de Lotería. "Para mí sigues siendo de la familia", afirma el personaje interpretado por Ramón Barea. Ese barrio que recorre Félix es el centro de Fuenlabrada. 

El portal número 3 de la calle Sevilla aparece en el anuncio.

El portal número 3 de la calle Sevilla aparece en el anuncio.

Lamentablemente, el bar La Montaña se ha quedado sin su momento de gloria en la versión final del cortometraje. Pese a esto, Daniel considera “un privilegio” que se inmortalice su barrio en este anuncio. Es la primera vez que les ocurre algo parecido en este vecindario que, asegura, “es muy tranquilo y familiar”. Se le nota cierto orgullo de pertenencia al mismo. 

42 años de historia 

Daniel llegó a Fuenlabrada hace 42 años con su familia (tiene tres hermanos), todos naturales de Novales (Santander). De ahí proviene el nombre de su bar: La Montaña es como tradicionalmente se ha llamado al territorio que hoy abarca la comunidad de Cantabria. Sus padres montaron este bar al llegar a Fuenlabrada. Actualmente, Daniel y María José, su mujer, regentan este y otro local cercano llamado como su tierra: Cantabria. Este bar es conocido en el vecindario por cómo preparan la oreja a la plancha. 

Como todos los bares que se precien, La Montaña vende Lotería de Navidad, pero este año ya se les ha acabado, incluso antes de que saliera el anuncio. Nunca ha repartido premios de este sorteo, pero en 1997 toco aquí un premio de La Primitiva, justo coinciendo —ya es mala suerte— con una época que lo tenían alquilado. “Se repartieron 12 o 13 millones de pesetas. En aquel entonces eso te daba para un piso”, recuerda Daniel, que no estuvo entre los afortunados. 

Un calvo y muchos memes 

La Lotería de Navidad se empezó a anunciar en televisión en 1998. Ese año apareció alguien que muchos recordarán, el famoso “calvo de la Lotería”. Este entrañable y cercano (aunque callado) personaje iba repartiendo ilusión al ritmo de la banda sonora de la película Doctor Zhivago. Su aparición hizo que la venta de décimos se disparara. Durante siete años seguidos, Clive Arrindell (así se llama el actor) se colaba en nuestro televisor cada Navidad. Su última aparición fue en 2005.  

Después del calvo llegaron nuevas historias diferentes, hasta el punto de que cada año se crea una expectativa alrededor de este anuncio, como pasa también con las marcas Freixenet o Campofrío. Entre los años 2006 y 2009 hubo poca innovación. Se mantuvo la voz en off junto con escenas cotidianas propias de estas fechas. En 2010 se dio un giro al presentar un anuncio que aunaba a personajes de cuento (Alicia, Cenicienta, el gato con botas…) con la aparición de la diosa Fortuna.

Aunque probablemente el año más recordado es el 2013. Raphael, Montserrat Caballé, Marta Sánchez, David Bustamante y Niña Pastori cantaron una versión de Always on my mind de Elvis Presley que no tardó en llenar internet de memes y parodias.  

El año pasado, se le dio un punto de humor. El anuncio del 2018 se basaba en El día de la marmota: mostraba a un hombre reviviendo el día del sorteo una y otra vez. Sabiendo que ese día se iba a repetir, compra todos los décimos del número premiado y se convertía en un hombre millonario, aunque solo por un día. Finalmente, harto de vivir siempre el 22 de diciembre, decide compartir el premio con una vecina.

Este 2019 hay cuatro historias diferentes bajo un mismo eslogan: Unidos por un décimo. Los protagonistas son Emilio y Gloria (padre e hija), Carmen y Vïctor (paciente y enfermero), Ramón y José (suegro y yerno) y los susodichos Félix y Pilar, que han llevado la Navidad al centro de Fuenlabrada con dos meses de antelación. En el bar La Montaña, como en toda la calle Sevilla, el mismo deseo de siempre: “¡A ver si toca!”. 

El interior del bar La montaña, este jueves.

El interior del bar La montaña, este jueves. Jaime Susanna