La Princesa de Asturias, Leonor de Borbón.

La Princesa de Asturias, Leonor de Borbón.

Reportajes

‘Operación blindar a Leonor': en territorio comanche ante su primer discurso en catalán

Los nervios y la preocupación son un hecho en la Zarzuela. Por este motivo, se ha reforzado la seguridad para que no se produzca ningún altercado. 

La princesa de Asturias comienza el mes de noviembre de manera muy distinta al anterior. Si octubre fue inolvidable para Leonor de Borbón (14), pues tuvo su primer viaje a Oviedo, y con ello su primer y triunfal discurso en los premios que llevan de nombre su título; en los que estuvo arropada por los Reyes de España, su hermana, su familia paterna y materna, y todos los asturianos. Ahora, los nervios y la preocupación inundan la Zarzuela. A la futura reina le toca enfrentarse a una gran prueba y, además, en territorio hostil: su primera visita oficial a Cataluña el próximo lunes. Pero todo no está perdido, en Palacio se ha puesto en marcha todo un plan para proteger ante cualquier peligro a la princesa: operación Blindar a Leonor.

"Ha estado a punto de anularse en dos ocasiones. No la entrega de los premios, sino la presencia de las dos niñas en Barcelona el lunes por la tarde. Al final se ha decidido que vayan, pero los nervios y la preocupación son un hecho", confiesa a EL ESPAÑOL un trabajador de Zarzuela.

Hace solo dos semanas el país conocía a la Leonor pública en su primer viaje a Oviedo (Asturias). Una niña a punto de convertirse en toda una adolescente, segura de sí misma, bien arropada por su familia, que recibió el cariño de miles de asturianos que la esperaban con los brazos abiertos. Y que, con ese buen sabor de boca, cumplió como Princesa de Asturias.

Si bien, ahora todos tienen la vista puesta en la semana que viene, cuando la futura reina tenga que dar su primer discurso en los Premios Princesa de Girona en la capital catalana, que en las últimas semanas se ha visto envuelta en numerosos episodios de violencia por la sentencia del procés

El temor de la Reina 

"Cuando en agosto se decidió que era el momento de que Leonor empezara a asumir su papel como Princesa, acudiendo a la entrega de los Premios en Oviedo y en Girona, pensaron que la situación en Cataluña iba a ser complicada pero no como está ahora. De hecho, la Reina, como es natural, está preocupada por la seguridad, por lo que se van a encontrar allí cuando lleguen", asegura una persona cercana a la familia.

Por este motivo, Zarzuela ha estado a punto de anular la presencia de Leonor y Sofía en dos ocasiones, aunque finalmente se ha decidido que acudan a Barcelona tras un duro trabajo de los servicios de seguridad de La Corona en conjunto con el Ministerio del Interior.

La princesa de Asturias, Leonor de Borbón.

La princesa de Asturias, Leonor de Borbón.

La Familia Real llegará a Barcelona el lunes y se quedará hasta el día siguiente por la tarde. El motivo es la entrega de los Premios Princesa de Girona que se celebran en la Ciudad Condal porque la ciudad que les da nombre no quiere ni recibir al Rey ni a su familia.

El caso es que llegan a Cataluña en un contexto de inseguridad, motivo por el que se ha configurado un dispositivo especial para la visita real a la capital catalana. "Seguridad ha preparado todo, el Palacio de Congresos va a estar blindado y todo va a ir bien. Así se le ha transmitido a la Reina y ella se ha quedado más tranquila", asegura un trabajador de la Casa Real.

Desde la fundación que concede los galardones se decidió trasladar la ceremonia a Barcelona, según ellos, para darle más relevancia al décimo aniversario. Pero la realidad es que el rechazo del nacionalismo radical hacia la Familia Real parece difuminarse más en la Ciudad Condal que en Girona, donde el año pasado ya tuvieron que celebrarse en el restaurante Celler del Can Roca porque la alcaldesa de la ciudad, Marta Madrenas, de Junts per Cat, denegó el Palacio de Congresos justificando que estaba en obras.

Con todo, el Rey fue declarado persona non grata por la ciudad y cuando Carles Puigdemont era todavía alcalde aprobó una moción (ilegal) para despojar a Leonor del título de Princesa de Girona.

Discurso en catalán 

Una ceremonia en unas fechas calientes. Cataluña está sumida en una grave crisis de seguridad, que en las últimas semanas se ha saldado con alrededor de 300 policías heridos y graves disturbios en Barcelona. El Ministerio del Interior mantiene activa la operación Ícaro, con el refuerzo de 2.000 policías nacionales y guardias civiles ante los disturbios.

Para esta peliaguda cita la Princesa se sigue preparando con "enorme afán y sentido de la responsabilidad" como aseguró el Rey hace unos días al hablar sobre este tema en una visita a Murcia, donde presidió un congreso de empresas familiares. De este modo, Leonor de Borbón, continúa preparando el que será su tercer discurso en público. Como ya ocurrió con el de Oviedo, su madre le ha ayudado a prepararlo.

En esta ocasión, habrá una gran parte en catalán. Tanto Leonor como Sofía se manejan en esta lengua, ya que la estudian desde pequeñas por expreso deseo de sus padres. Las palabras de la hija mayor de los Reyes serán previas a las de Felipe VI, siguiendo la misma fórmula que tan bien funcionó en el Teatro Campoamor.

Leonor esta llamada a ser la cuarta reina de España tras Isabel la Católica y con catorce años recién cumplidos va a enfrentarse a una Cataluña hostil. Pero para la Princesa la situación catalana no es desconocida. Sus padres le han mantenido al tanto de todo y hasta Don Felipe quiso que presenciara la grabación de su discurso tras el referéndum ilegal del uno de octubre de 2017, como hizo su padre con él con el 23F.

La visita a Barcelona, no obstante, también puede servir para subsanar algunos errores; Leonor tiene una nueva oportunidad: nombrar a su abuelo, Don Juan Carlos, en su discurso, y su padre, el Rey Felipe puede, cosa que no hizo en Oviedo, hablar de la situación catalana en el mismo epicentro del problema.