Daniel y Silvia, una fotografía de uno de sus viajes.

Daniel y Silvia, una fotografía de uno de sus viajes.

Reportajes

Silvia sacó a pasear a su perro, dio a luz y mató a su hijo: "¿Hay algo más maravilloso que un bebé?"

La mujer se jactaba a través de las redes sociales de su pasión por los bebés. Ahora, ha sido detenida por asesinar a su recién nacido. 

Noticias relacionadas

La tarde del 2 de agosto, Silvia paseó a su perra Bimba, dio a luz, asesinó a su bebé recién nacido y lo arrojó a un contenedor frente a su casa. La joven, de 27 años, fue detenida el pasado fin de semana junto a su pareja Daniel. Él ya está en libertad, pero ella se podrá enfrentar a prisión permanente revisable. El magistrado de guardia de Menores ha acordado este miércoles prisión provisional. Y la Fiscalía considera, provisionalmente, que Silvia asesinó a su bebé.

La noticia ha revolucionado al tranquilo vecindario de Nuevo Roces (Gijón), quienes no se habían percatado del avanzado estado de gestación de la joven. La pareja, que llevaba viviendo en la calle Jenaro Suárez Prendes dos años, era "tímida" y no se relacionaba con los vecinos. 

Ahora, y gracias a sus publicaciones en las redes sociales, los gustos y aficiones de Silvia han quedado al descubierto. "¿Puede haber algo mas maravilloso que un bebé?", compartía con sus seguidores a través de Facebook hace más de ocho años. Unos meses más tarde, comenzaría su relación Daniel y con quien sería madre de su primer hijo. Al parecer, la joven dio a luz en casa, hirió con arma blanca al bebé y lo arrojó su cadáver al contenedor que se situaba frente a su casa. 

[Silvia ocultó su embarazo: nadie se enteró, apuñaló a su bebé y lo tiró a un contenedor de Gijón]

"No sabíamos que estaba embarazada"

Daniel y Silvia tenían una vida tranquila. Ella no trabajaba y él salía todas las mañanas con su furgoneta de un moderno edificio de vecinos en Nuevo Roces (Gijón). En el barrio, de nueva construcción, disfrutaba la pareja de largos paseos junto a su pequeña perra Bimba. Allí habían comenzado una nueva vida y estaban empezando a formar su hogar en el último piso del edificio. Varias veces por semana solían ir a tomar el aperitivo y despejarse en el bar El Quince, quienes han confesado que no sabían que la mujer estaba embarazada. "No teníamos ni idea", ha comentado una de sus camareras a EL ESPAÑOL. 

Daniel y Silvia comenzaron su relación hace siete años.

Daniel y Silvia comenzaron su relación hace siete años.

Los jóvenes eran muy activos en redes sociales, donde compartían sus viajes y donde se dedicaban románticos mensajes. Las fotografías reflejan a una pareja feliz, enamorada y que disfrutaba junto a su perra Bimba. Entre los mensajes que comparte con sus amigos, destaca uno de ellos, donde expresa su debilidad con los bebés. "¿Puede haber algo mas maravilloso que un bebé?", escribió Silvia en el 2012. 

Silvia está acusada de asesinato 

La madrugada del 2 de agosto, un hombre que buscaba en el contenedor situado frente al edificio donde residían Daniel y Silvia encontró una mochila. Dentro había el cadáver de un recién nacido.

Presentaba varias heridas de arma blanca y restos de placenta. Lo que hacía indicar que había sido arrojado después de nacer. Así, los investigadores comenzaron la ardua y complicada investigación que ha llevado a la detención de Silvia como presunta autora de los hechos. 

Los investigadores creen que ese mismo día, Silvia dio a luz a su hijo en casa, paseó a su perra Bimba y tras esto se deshizo del cuerpo. Ahora, ha sido acusada de un delito de de asesinato, "sin perjuicio de que a lo largo de la instrucción esta calificación pudiese modificarse", lo que hace pensar que fue la autora material del crimen. Esa noche la pasó en la cárcel, donde todavía se encuentra. Por ahora, no ha trascendido si ya se solicitó un examen psiquiátrico de la joven para evaluar su estado mental.

El contenedor donde fue encontrado el bebé.

El contenedor donde fue encontrado el bebé.

Por su parte, Daniel corrió mejor suerte. El joven ha quedado en libertad tras declarar ante la juez, aunque “sigue vinculado a la causa" y tiene "la obligación de comparecer todos los días en el juzgado".

Por delante, los agentes se enfrentan a una ardua instrucción para conocer con detalle todo lo ocurrido y a sus responsables. Ahora la madre está acusada de un delito de asesinato y, en base al Código Penal, podría ser condenada a prisión permanente revisable. En el caso de que efectivamente pueda ser imputable, concurren las condiciones necesarias para que se solicitase esta condena por el crimen. Por un lado, la alevosía y por otro el ensañamiento.