Imágenes del sumario tomadas por los agentes cuando Ana Julia intentaba deshacerse del cadáver

Imágenes del sumario tomadas por los agentes cuando Ana Julia intentaba deshacerse del cadáver E.E.

Reportajes

"La tenemos, ha movido algo": así grabaron a Ana Julia cuando trasladaba el cuerpo sin vida de Gabriel

Doce días después de la desaparición, la Guardia Civil tenía la certeza de que el niño iba a aparecer: siguieron todos los pasos de su asesina confesa.

"Ha movido algo. La tenemos", dice un agente de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que se encuentra trabajando en Rodalquilar, una pedanía de Níjar (Almería).

A quien tienen los agentes es a Ana Julia Quezada, autora confesa del crimen del pequeño Gabriel Cruz, quien desde este lunes 9 de septiembre se enfrenta -desde el banquillo de los acusados- a la prisión permanente revisable

Mañana del domingo 11 de marzo de 2018. En mitad del Cabo de Gata. Ahora sí, la Guardia Civil tiene la certeza de que Gabriel Cruz, el niño de ocho años al que se ha perdido el rastro 12 días antes, está a un paso de aparecer.

Volvamos unas horas atrás. Son las 10.42 horas. Ana Julia Quezada, novia del padre del niño, entra a la finca que su pareja tiene en Rodalquilar. [Es la foto que abre este reportaje extraídas de parte del sumario al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL].

Fotografía extraída del sumario en la que se aprecia a Quezada retirando objetos del lugar donde estaba enterrado el niño

Fotografía extraída del sumario en la que se aprecia a Quezada retirando objetos del lugar donde estaba enterrado el niño E.E.

10.44 horas. La dominicana -que durante toda la desaparición ha mantenido la frialdad suficiente para ser parte de la búsqueda del niño- intenta abrir la puerta del inmueble, pero no puede.

10.54 horas. Ana Julia coge el teléfono y llama a su novio, como ha hecho poco antes de llegar allí. Ana Julia le vuelve a insistir a Ángel que desconecte la alarma a través de la aplicación de su móvil. En ese momento él está reunido con unos periodistas que cubren la desaparición de su hijo. Ella misma lo ha dejado con ellos hace un rato. Mientras habla con su novio, Ana Julia camina por la finca y juguetea con su perra tirándole piedras

10.57 horas de esa soleada mañana. Finalmente, y tras colgar, consigue acceder al inmueble. Desde hace una semana, los investigadores de la UCO siguen cada paso que da y escuchan todas sus conversaciones telefónicas. Es la principal sospechosa. Pero les falta el niño. Vivo o muerto. Y han de encontrarlo. Desde la distancia la graban. Incluso usan drones que sobrevuelan su cabeza a gran altura.

Fotografía extraída del sumario en la que se observa a Ana Julia trasportando el cuerpo

Fotografía extraída del sumario en la que se observa a Ana Julia trasportando el cuerpo E.E.

11.07 horas. Ana Julia vuelve al coche y abre el maletero. Del Interior del vehículo coge una tela grande. Un minuto más tarde, la ven retirando tablones, piedras, tierra, cerca de una pequeña piscina.

11.09 horas. A Ana Julia se le ve sosteniendo un bulto con sus brazos. Los investigadores piensan que es el crío. Se trata de un bulto que puede ser compatible con el tamaño de Gabriel, de ocho años, 24 kilos y metro 30 centímetros.

-Ha movido algo, la tenemos.

Sobre una hora más tarde, varios agentes le cortan el paso al coche de Ana Julia, un Nissan Nixo gris, cuando intenta acceder al garaje del edificio en el que vive con Ángel en Vícar, a 70 kilómetros de Rodalquilar.

Durante el trayecto por carretera, la UCO escucha todo lo que dice. Hace días que le han instalado un micro oculto en el vehículo. Entre insultos al niño, piensa si deshacerse del menor en un invernadero. Una vez le frenan el paso, un guardia civil abre el maletero de su pequeño Nissan y certifica que se trata de Gabriel. Ana Julia queda detenida. Fin a la búsqueda de Pescaíto.

Momento de la detención de la novia del padre de Gabriel