Germán y Aroha, durante su primer embarazo.

Germán y Aroha, durante su primer embarazo.

Reportajes

Germán y Aroha, los padres de Albacete detenidos por la muerte de sus dos bebés de 4 meses

Uno de ellos murió debido a un traumatismo, mientras que el otro bebé tenía fracturadas varias costillas. 

Unos padres han sido detenidos tras la muerte de sus dos hijos. Aroha y Germán dieron la bienvenido al pequeño Omar a finales de 2017. Tan solo cuatro meses después, el bebé ingresaba en la UVI del Hospital de Albacete. Estaba grave; tenía un traumatismo craneoencefálico, lo que le provocó una hemorragia y, posteriormente, su fallecimiento.

La Guardia Civil comenzó a investigar el caso, dada la situación en la que se había producido el fallecimiento del menor. Pero los padres no proporcionaron una versión clara de los hechos. Afirmaron que no sabían cómo Omar se había fracturado el cráneo: "Solo nos lo encontramos llorando". Tras esto, se les abrió una investigación como sospechosos de homicidio imprudente.

Cuatro meses después de la muerte de Omar, ambos se quedaron embarazos de otro varón; Dylan. El niño murió exactamente a los cuatro meses -igual que su hermano-, concretamente 131 días después de nacer. Tenía fracturadas varias costillas. Ahora, tal y como adelantaba El Mundo y ha podido confirmar EL ESPAÑOL, Aroha y Germán han sido detenidos por la muerte de sus hijos. Ellos siguen negándolo y han explicado que quieren saber cómo sucedió todo. Cómo pudieron perder a dos hijos en menos de dos años.

Sus familiares y amigos están convencidos que ni Aroha ni Germán están involucrados en la muerte de sus retoños. "El día que murió la segunda criatura al padre casi le da un infarto; era para verlo cómo estaba. A la muchacha la tuvieron que llevar al centro de salud a que le dieran un valium y a Germán también tuvieron que darle una pastilla porque le daba un infarto", explica uno de sus compañeros de Protección Civil al citado medio. La madre de Aroha, Rosa, ya ha visitado a la joven varias veces en prisión de La Torrecica y cree en su inocencia: "Yo por ella metía la mano en el fuego, porque ha criado a dos sobrinas mías sola siendo una niña. Se levantaba cada tres horas, las cambiaba, las duchaba, les daba sus tomas".