La joven, natural de Oviedo, ha pasado por distintos centros de menores.

La joven, natural de Oviedo, ha pasado por distintos centros de menores.

Reportajes

La cuarta huida de la menor asturiana Citlalli: la madre denuncia la fuga con su novio marroquí

La joven, de 16 años, podría estar en Amberes. Hace poco menos de un mes dejó de tener contacto con sus padres, que luchan para que vuelva a Oviedo.

Citlalli, de 16 años, no ha tenido una adolescencia fácil. Debido a su mala conducta y a sus coqueteos con las drogas, sus padres, Manuel y Silvia decidieron enviar a la joven a un centro de menores en Oviedo, su ciudad. De ahí escapó cuatro veces. Aunque ninguna tan seria como esta última vez, ya que todo apunta a que se ha fugado con su novio -10 años mayor que ella- hasta Amberes. Su familia está desesperada y no sabe qué hacer para que su hija vuelva al calor del hogar. 

La joven huyó a finales de abril, y en mayo dejó de contactar con sus padres. Según ellos, se encuentra totalmente sometida a su pareja, que no quiere que ella se relacione con su familia. Además, les ha expresado que no tiene intención de volver a casa y que su único deseo es que la dejen "vivir tranquila". Quiere vivir su vida. 

Tuvo una adolescencia complicada

Citlalli -que significa 'estrella', en lengua nauatl- tuvo una infancia normal en Oviedo, como cualquier niña de edad temprana, que disfrutaba del verde de la ciudad y de sus extensos parques. Hasta los 14 años, no dio ningún problema en casa, donde vivía junto a Manuel y Silvia, sus padres. Las cosas comenzaron a torcerse cuando comenzó en el Instituto de Enseñanza Secundaria Alas Clarín en la capital asturiana. "Se convirtió en una chica introvertida, se juntó con malas compañías y la relación se hizo insostenible", apunta la madre a La Nueva España. Además, comenzó a consumir sustancias y las discusiones en casa eran ya insoportables.

Su madre se vio obligada, dada la situación que vivían día tras día, a denunciarla ante la Fiscalía. Citlalli fue condenada por violencia doméstica y maltrato psicológico. Le ofrecieron dos opciones; podía volver a casa, con la única condición de que acudiera a una asociación para tratarse, o ingresar en un centro de menores. En un primer momento, se decantó por la primera opción y decidió volver a su casa, con su familia. Pero las cosas siguieron sin mejorar; desatendió las obligaciones que le había marcado la sentencia y no le quedó más remedio que ingresar en un centro de menores. Para ello, se desplazó hasta la localidad de Cayés, a la Fundación Cruz de los Ángeles. En ese momento, los padres decidieron ceder, de forma temporal, la guardia y custodia de su hija al Principado. Pero con la idea de que volvería a casa. 

Es la cuarta vez que se escapa

Pero del centro de menores se escapó. Cuatro veces. La última se produjo a comienzos del pasado año cuando decidió huir junto a una amiga. Las dos menores fueron encontradas por dos agentes de seguridad en la estación de ferrocarril de Gijón. Allí, los guardias se dieron cuenta de la actitud "extraña" de las chicas y consiguieron dar alcance a una de ellas, mientras la otra joven salía corriendo hacia fuera de las inmediaciones de la estación de trenes. Cuando los agentes se hicieron con las dos chicas y las introdujeron en el coche policial, otra de ellas comenzó, de nuevo, su huida. Como comprobaron más tarde, ambas se habían escapado del centro de menores donde se encontraban. 

Cartel de la desaparición de Citlalli en enero del 2018.

Cartel de la desaparición de Citlalli en enero del 2018.

Los padres seguían con la idea de que la joven maduraría y cambiaría su actitud. Pero, en el mes de marzo, conoció a su actual novio. Un chico de 27 años -10 más que ella- de origen marroquí y sobre el que ya pesaban dos órdenes de "búsqueda y captura" del Juzgado de lo Penal, por varios delitos. La pareja huyó a Bilbao el año pasado, hasta donde fue su madre en su búsqueda, pero no la encontró. Días más tarde, Citlalli volvió a casa. "Pensé que volvía, pero no. Vino a buscar la documentación de su novio para irse al extranjero con él", apunta la madre a El Comercio. 

De ahí, fue ingresada en otro Centro de Menores en Miraflores, donde encontró la calma. Pero rápidamente la trasladaron a otro en Oviedo. Y del 15 de marzo al 25 de abril "se fugó". Además, comenzó a tener relación otra vez con su novio y decidió irse a vivir a casa de una amiga, también en la capital asturiana. En todo momento, Citlalli tuvo contacto con sus padres. Hasta que el 6 de mayo dejaron de tener noticias suyas. "Como no sabíamos nada de ella, hablamos con la chica con la que estuvo en su casa y tras mucho preguntarle nos dijo que no estaba con ella. Que se había ido con su novio", explican los padres al citado medio. 

Puede estar con su novio en Amberes 

El pasado 25 de junio los padres tuvieron el último contacto con su hija. Llevaban diez días sin saber nada de la menor, porque "se le había roto el móvil". Pero no la creyeron. Manuel y Silvia están convencidos que es su novio quien no le deja hablar con ellos. "Él le ha comido la cabeza. Le ha dicho que era una inútil y que no sabía llevar una casa", comentan. Todo apunta a que el joven marroquí le envió dinero a un locutorio y la joven cogió un autobús hasta Burdeos, donde él la recogió. Desde entonces, ha estado recorriendo Francia y Bélgica y lo más probable es que se encuentre en Amberes. La madre sospecha que está sometida a un férreo control por el joven. "Cuando hablamos por Instagram está pendiente de que él aparezca", asegura la madre. También, ha notado que Citlalli está cada vez más deteriorada

Amberes (Bélgica), donde los padres creen que se encuentra Citlalli.

Amberes (Bélgica), donde los padres creen que se encuentra Citlalli.

Silvia y Manuel están desesperados. Quieren que su hija, de tan solo 16 años, vuelva a casa. Para poder empezar de nuevo juntos. Para poder dejar de lado todas las peleas y discusiones del pasado. Para ello, piden a la joven que recapacite y que vuelva a su casa. A su lugar. A Oviedo.