Abraham Muñiz y Sara Lampón, la pareja que esperaba dos hijos y falleció a causa de un accidente de tráfico en Ribeira.

Abraham Muñiz y Sara Lampón, la pareja que esperaba dos hijos y falleció a causa de un accidente de tráfico en Ribeira.

Reportajes

El terrible final de Sara, embarazada de gemelos, y su novio: una conductora invadió su carril

La pareja viajaba en su coche por una carretera comarcal de La Coruña. En una curva de baja visibilidad, un BMW impactó contra ellos. 

Apenas duró un instante. El brutal choque, que dejó a los dos vehículos implicados hechos un amasijo de hierros, se llevó consigo la vida de Abraham Muñiz (29 años), su novia, Sara Lampón (28 años) y la de los dos hijos que esperaba esta pareja, desde hacía unos meses. En definitiva, su proyecto de vida. Llevaban juntos prácticamente desde que eran niños.  A él, sus amigos le recuerdan siempre con una "sonrisa" y un humor envidiable; a ella como una persona "responsable y cariñosa". [Este viernes, la familia, a través de un comunicado, ha desmentido que la pareja estuviese esperando un hijo. Al mismo tiempo, ha agradecido todas las muestras de afecto, apoyo y solidaridad recibidas tras el trágico accidente].  

El sábado pasado, la pareja estaba en el municipio de Palmeira, perteneciente al Ayuntamiento de Ribeira (La Coruña), de donde era oriunda Sara, y donde ambos vivían actualmente. Sobre las 18.30 horas decidieron abandonar su vivienda y poner rumbo a A Pobra do Caramiñal, de donde provenía Abraham, para visitar a la familia. Antes de eso, hicieron una parada en el cementerio de Palmeira, pero como estaba cerrado, continuaron su camino por la carretera comarcal AC-550 que une ambos municipios. Poco después, en el kilómetro 34,800, cuando el Seat León en el que viajaban salía de una pequeña curva, se producía el impacto que acabaría con su vida en cuestión de segundos.

La otra implicada, Pilar Fernández (45 años), madre de tres hijos y vecina de Ribeira, se dirigía hacia allí con su BMW. El estruendo se escuchó a varios kilómetros, en concreto, desde la urbanización Playa Linda, donde los vecinos aún no han logrado olvidar tal episodio. Aunque no es el primero, pues según cuentan a este diario, ya son varios los accidentes que se han producido en ese punto, de escasa visibilidad. Pero también a lo largo de la carretera costera en la que se suceden peligrosas curvas y los conductores suelen rebasar los límites de velocidad

En este caso, las causas del accidente, que atrajo a la mayoría de los vecinos hasta el lugar, aún se están investigando y serán difíciles de esclarecer debido al estado en el que han quedado los dos vehículos. 

Los dos automóviles quedaron totalmente destrozados tras el accidente.

Los dos automóviles quedaron totalmente destrozados tras el accidente. GC

Ambos turismos colisionaron frontalmente en un tramo de la carretera que estaba limitado a 70 kilómetros por ahora —para la conductora que viajaba a Ribeira— y a escasos metros de una señal que restringía la velocidad a 50 —en este caso, para la pareja fallecida, aunque ya abandonaba el municipio—. Los agentes de la Guardia Civil tratan de determinar qué vehículo invadió el carril contrario. Los vecinos de Palmeira, en cambio, tienen claro lo que ocurrió entre ambos coches. 

"Kamikace"

"Los vecinos vieron cómo la conducta del BMW no fue capaz de hacer la curva a la derecha cuando venía de la carretera comarcal hacia el pueblo y se estampó contra el coche de Sara y Abraham", cuenta a EL ESPAÑOL un allegado a la pareja, que denomina a la supuesta responsable como "kamikace". En su caso,  fue trasladada en estado grave al Hospital Clínico de Santiago de Compostela y se temía por su vida debido a las hemorragias internas que presentaba. Si bien, según han confirmado a La Voz de Galicia fuentes sanitarias, la mujer de 45 años ya está estable y consciente. 

Los facultativos, en cambio, no pudieron hacer nada por salvar la vida de la pareja de Palmeira. Al lugar del accidente se movilizaron varias patrullas de policías locales de Ribeira y A Pobra, que cortaron la circulación en el tramo en ambos sentidos durante tres horas. Cuando llegaron los equipos médicos hasta el lugar, intentaron monitorizar a Abraham con intención de practicarle la reanimación cardiopulmonar, pero finalmente desistieron al comprobar que ya estaba fallecido. 

Al igual que en el caso de su pareja, Sara Lampón. Para poder sacarla del interior del coche fue necesario excarcelar la puerta, pues había quedado completamente bloqueada debido al fuerte impacto entre los dos automóviles. 

Imagen de uno de los automóviles accidentados.

Imagen de uno de los automóviles accidentados.

Dos días después del trágico suceso, sus allegados recuerdan a la pareja como dos personas más que excepcionales. "Lo único que puedo decir es que él era muy buena persona, siempre con una sonrisa en la cara para todo el mundo, con un humor envidiable", cuenta un amigo, que además insiste en la inocencia de la víctima, pues quien invadió el carril fue la conductora del BMW. 

Sara, que había cursado ciclos superiores de Análisis Químicos y Nutrición, trabajaba en el laboratorio de una empresa conservera de Couso, cercano a Ribeira. Por otro lado, Abraham era empleado de una empresa del sector de la madera, con sede en A Pobra do Caramiñal (La Coruña). A él siempre lo recordarán por sus ojos, de un azul intenso, y por su pasión por el fútbol y el Real Madrid. A ella por ser una joven responsable y cariñosa. 

Aunque en un primer momento, las familias tenían previsto que los cuerpos de ambos fueran velados en sus lugares de origen, finalmente han decidido que la pareja estuviese junta en el tanatorio de la calle Venecia, en A Pobra. Este lunes, a las 16.15 horas, los dos han realizado juntos el último viaje. Él ha partido hacia la iglesia de Santa María a Antiga do Caramiñal, para ser después enterrado en el cementerio de Santiago do Deán. Y ella ha puesto rumbo a Palmeira, donde ha tenido lugar el funeral y el sepelio.