Imagen del momento de la agresión

Imagen del momento de la agresión

Reportajes

Intenta arrancarle la nariz en un vuelo Ryanair a Tenerife: el vídeo grabado por los pasajeros

La pelea se originó cuando uno de los dos le recriminó a una mujer que fuese descalza en el avión y su marido trató de defenderla.

Dos personas protagonizaron un tenso momento durante este sábado en un vuelo que cubría el trayecto Glasgow-Tenerife. Una pelea que no duró más de 20 segundos, en la que un británico intentó arrancar la nariz a otro inglés mediante un mordisco.

La trifulca comenzó cuando uno de los implicados en la pelea mostró su malestar al ver a una mujer descalza en el compartimento del avión. Su pareja, al aterrizar el avión, empezó a discutir con el hombre. Las palabras dieron lugar a puñetazos y mordiscos, saldándose con uno de ellos cubierto de sangre y la posterior detención de los dos implicados.

En las imágenes, grabadas por uno de los pasajeros, se aprecia el momento en el que uno de los dos hombres intenta morderle la nariz. Momentos después, tanto pasajeros como tripulantes intentan separarles.

Los pasajeros del avión declararon al medio Scottish Sun que se comportaban "como si hubiesen bebido". Fue necesaria la intervención del personal de la cabina a la que se sumó la de varios agentes tras aterrizar la nave en el aeropuerto.

Por su parte, la compañía de vuelos declaró tras el incidente lo siguiente: “La tripulación del vuelo entre Glasgow Prestwick y Tenerife del 16 de marzo solicitó asistencia policial al llegar, después de que dos pasajeros se comportasen de forma inapropiada durante el vuelo. El avión aterrizó con normalidad y la policía detuvo a los dos pasajeros en cuestión. En ningún momento toleraremos comportamientos inadecuados o conflictivos, y la seguridad y comodidad de nuestros pasajeros, tripulación y avión son nuestra máxima prioridad. Ahora, este asunto está en manos de la policía local”.

Solo hace un mes, otro vuelo de la compañía se vio afectada por otro caso similar, cuando en otro avión que realizaba el mismo trayecto se vio obligado a modificar su ruta ante otra pelea. Los testigos también aseguraron que el alcohol estuvo presente en aquel conflicto.