A la izquierda, el geriatra Lázaro. A la derecha, el centro de atención primaria.

A la izquierda, el geriatra Lázaro. A la derecha, el centro de atención primaria.

Reportajes

La consulta de los abusos del geriatra canario Carlos Lázaro: 20 pacientes relatan tocamientos

99 mujeres pidieron que dejara de ser su médico de cabecera. A partir de la denuncia de una de ellas, otras 20 detallaron a los investigadores escenas de abusos sexuales, incluso delante de menores.

Aparte de pintar, publicar tres libros y escribir su muy particular poesía, Carlos Lázaro Roldán es médico de familia experto en Demencias y Trastornos de Conducta en los Ancianos. Lleva afincado en Las Palmas de Gran Canaria desde hace varias décadas y allí atiende como médico de cabecera. También es, desde hace varios días, un hombre investigado por las autoridades por, presuntamente, abusar de al menos 20 mujeres en su consulta. 

Lázaro tiene 65 años, el pelo cano, la barba blanca y poblada. Hasta esta semana, era trabajador del centro de atención primaria de Canalejas. Lo era, concretamente, hasta que fue detenido por la Policía Nacional como presunto autor de un delito de abuso sexual a una paciente. Pasó a disposición judicial el pasado 1 de marzo.

El geriatra permanece ahora suspendido de empleo y sueldo tras la orden del Juzgado de Instrucción número 4 de Las Palmas de Gran Canaria. Además, según ha podido saber EL ESPAÑOL a través de fuentes colegiales, ha sido descolegiado por mandato judicial del Colegio de Médicos de Las Palmas. No puede ejercer en esta ni en ninguna otra.

Hay quien le ha definido "como un hombre comprometido con la sociedad". Otros equiparan su poesía a la de Luis García Montero. Y luego están las 99 mujeres que la Policía Nacional descubrió que habían pedido cambiar de médico de cabecera después de que Lázaro les atendiera.

Por el momento, 20 han relatado escenas similares a los investigadores, detallando los presuntos abusos en la consulta: tocamientos por todas partes, repetidos en el tiempo.

Poema a los ancianos

Uno de los cuadros pintados por el geriatra y pintor.

Uno de los cuadros pintados por el geriatra y pintor.

"El canto de los pájaros

alegraba la mañana gris

mitigando la melancolía,

estimulando el alma

de los ancianos acogidos

en la paz del jardín"

Esta estrofa pertenece al poema titulado Nos siguen queriendo, del poemario Pasan los días, publicado en el año 2013 por Carlos Lázaro Roldán. Aparte de esto, el geriatra dedica su tiempo libre a colgar en sus redes sociales distintos trabajos de pintura abstracta elaborados por él mismo.

En el citado poema, el autor ahora detenido pretende realizar toda una oda, un homenaje a los ancianos, que son precisamente las personas que él atiende en su consulta. 

"Ese hombre siempre nos dio mucho repelús", explica a EL ESPAÑOL una paciente del centro. "Era el médico de una compañera y ella siempre decía que era extraño", explica otra mujer cercana al centro. "A lo mejor le dolía la muñeca y le mandaba desnudarse. Nunca le permitió ir más allá, pero nos lo comentó una vez en la oficina".

 ¿Cómo tuvieron lugar los hechos? ¿Qué ocurrió para que el prestigioso y longevo especialista haya terminado detenido por las autoridades?

Todo empezó hace unos meses, el 30 de noviembre, cuando una mujer realizó una denuncia en la Policía Nacional. Era paciente del facultativo. Relató con todo lujo de detalles lo que había sufrido en el interior de la consulta. Cómo le había manoseado los senos, las nalgas y la vagina y cómo la había rozado con el pene. La mujer había acudido a la cita aquejada de un episodio de asma. Explicó que no era la primera vez que sucedía, y que se lo había callado durante meses por miedo, hasta que decidió denunciar.

A partir de la información proporcionada por la mujer, comenzó una investigación que les llevó a interrogar a decenas de mujeres que habían pasado por las manos de Lázaro Roldán, geriatra, poeta y pintor, muy conocido en Las Palmas de Gran Canaria. 

La investigación les arrojó una conclusión: al menos 99 mujeres que le tenían asignado como médico de cabecera, habían solicitado que no les volviese atender. Pidieron que se les asignase otro especialista. No parecía, en apariencia, que subyaciese motivo alguno para tomar esta medida.

Después, 20 de esas mujeres les describieron a los agentes situaciones similares a las de la denunciante. Después, fueron a por él para detenerle.

Antecedentes y otras detenciones

Ilustración del geriatra detenido para la presentación de uno de sus libros.

Ilustración del geriatra detenido para la presentación de uno de sus libros.

No sería la primera vez que el geriatra se ve involucrado en este tipo de escándalos. Ya había tenido que pasar en otras ocasiones por los juzgados. Según la resolución que le ha suspendido de empleo y sueldo, un cargo del centro afirmó que Lázaro había sido ya detenido hasta en dos ocasiones más

El protagonista de esta historia tiene, de hecho, un juicio pendiente por la denuncia de otra paciente en 2016. Aquella mujer relató una situación similar a las conocidas ahora: abusos sexuales, tocamientos en la consulta.

El apartado más terrible de la historia lo ha relatado el medio Canarias 7. Después de la desagradable experiencia vivida en la consulta del doctor, en la siguiente ocasión la denunciante acudió allí acompañada por sus hijas. A él aquello le trajo sin cuidado.

Siguió minutos después, con las niñas delante, con los tocamientos, con las provocaciones y con los roces, mientras le decía al oído: "Tranquila, relájese, dos minutos más, dos minutos más, no importa que la niña llore".

Ahora, el juez Florencio Luis Barrera ha enviado un oficio a las autoridades por el cual le prohíbe al geriatra el ejercicio de la medicina en centros públicos o privados. Entretanto, el Colegio de Médicos de Las Palmas exige en un comunicado que se actúe y que caiga sobre el presunto abusador "el peso del imperio de la ley".