Captura del vídeo promocional de Dollhouse

Captura del vídeo promocional de Dollhouse

Reportajes

Abre sus puertas el mayor club de estriptis de Cataluña: mil metros para 20 bailarinas

El anterior local del Dollhouse fue cerrado por el Ayuntamiento de Barcelona por falta de licencia tras una denuncia por parte de la competencia.

El día de los enamorados ha sido la fecha escogida por los promotores de Dollhouse para abrir en La Rambla el salón de estriptis más grande de Cataluña.

Cada noche, el Dollhouse ofrecerá más de 50 shows, con más de 20 bailarinas "escogidas por su belleza, carisma y encanto".

El objetivo para sus promotores es convertir el Dollhouse en un centro de referencia del erotismo en Barcelona. Además, han declarado que no se trata de un local de actos pornográficos, sino de espectáculos eróticos "al más puro estilo de las vegas".

El nuevo espacio contará con 1.000 metros cuadrados, divididos en salas comunes, salas privadas vip, barras y cantinas. A pesar de estar situado en el centro de Barcelona, se anuncia como un local "elegante, relajado, íntimo, discreto y seguro". Se prevé un aforo de 400 personas.

Entre sus servicios, destaca la celebración de despedidas de soltero, eventos de empresa y fiestas privadas. Para todas ellas, además, ponen a disposición de los clientes un servicio de transporte gratuito.

Timbas de póquer, visionado de partidos de fútbol o comer sushi sin manos sobre el cuerpo de una de sus chicas, complementan la oferta de este 'strip club'.

Sin licencia en el anterior local

El anterior local del Dolhoyse, en la Avenida de Sarria, se vio obligado a echar el cierre en el pasado mes de marzo debido al uso indebido de la licencia de fiesta con espectáculo.

Una denuncia emitida por un propietario de salas de estriptis de la competencia motivó la inspección municipal, de la que derivó el cierre.

Para esta ocasión creen que el problema no se volverá a reproducir, ya que cuentan con licencia de peep show (barra con exhibición sexual).