Sandra Gómez es teniente alcalde de la capital de la Comunidad Valenciana.

Sandra Gómez es teniente alcalde de la capital de la Comunidad Valenciana. Efe

Reportajes

Dos perros de presa atacan y hieren gravemente a la teniente alcalde de Valencia

La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, Sandra Gómez, se encuentra hospitalizada tras el ataque sufrido por dos perros de raza potencialmente peligrosa, según han confirmado a Efe fuentes del grupo municipal socialista, del que es portavoz.

Gómez permanecerá ingresada toda la semana en el Hospital Clínico de Valencia y deberá ser operada pues la agresión de los perros le ha afectado al hueso de una mano.

La agresión tuvo lugar este domingo por la tarde cuando dos perros de raza American Standford atacaron al de la concejala socialista y candidata a la alcaldía en las próximas elecciones municipales, quien al intentar protegerlo fue mordida en la mano.

Sandra paseaba por la playa de la Malvarrosa con su perro, de raza golden. Por la zona meroeaba una perra de esa raza peligrosa, sin cadena ni bozal. La hembra empezó a juguetear con la mascota de Sandra de forma inofensiva. Los dueños de la perra trataron de que volviese y para ello liberaron al macho, que llevaba bozal y correa. Este salió corriendo a enfrentarse al perro de Gómez. La teniente alcalde salió herida del intento de separarles. Tiene especialmente dañado el dedo meñique de su mano derecha.

Misma raza, dos sucesos trágicos recientes

Los American Standford son una de las razas etiquetadas como peligrosas dentro del Real Decreto 287/2002. Precisamente, hace un mes, dos ejemplares de esta raza cruzados con Dogos de Burdeos protagonizaron otro trágico suceso en Colmenar de Oreja, al sur de Madrid.

Ocurrió cuando estos dos canes despedazaron y devoraron hasta matarlas a sus dos dueñas, madre e hija, dos mujeres que eran propietarias de al menos seis perros peligrosos, entre ellos estos dos ejemplares y cuatro dogos de Burdeos. La teniente alcalde es una víctima más de las agresiones de animales a lo largo de este año. Por suerte, no ha habido que lamentar males mayores.

Luisa y su hija Eva, las dos  vecinas fallecidas en Colmenar de Oreja, fueron la cuarta y quinta víctima mortal de este año a causa del ataque de un perro. En enero, un vecino de 70 años de Vall d'Uixó (Castellón) falleció tras ser atacado en su finca agrícola por un grupo de entre tres y cuatro perros. El uno de julio fue hallado el cadáver de un hombre en estado de descomposición parcialmente devorado por sus perros en una vivienda del municipio de Nules (Castellón).

Diez días después, un hombre de 87 años fue víctima en Siero (Asturias) de los perros de un vecino. Los seis canes le atacaron sin control cuando fue a hacer una visita y también falleció.

Desde el año 2010, hay contabilizados 18 casos con similares características. El año pasado, María Dolores Álvarez, vecina de Covelo (Pontevedra), perdía las dos piernas tras el brutal ataque también de dos dogos de Burdeos a la puerta de su casa. Aunque esta raza no figura en la lista de perros “potencialmente peligrosos” del real decreto de 2002, algunas comunidades autónomas o municipios sí lo incluyen en sus normas específicas.