Los dos jóvenes tienen 24 y 26 años de edad.

Los dos jóvenes tienen 24 y 26 años de edad. Policía Nacional

Reportajes VIOLACIÓN

Una joven de Granada, violada por dos senegaleses que la abandonaron en el baño de una discoteca

La Policía Nacional detuvo en Granada a dos varones de 24 y 26 años como presuntos responsables de violar a una mujer en la discoteca Quilombo, ubicada frente a la antigua Facultad de Medicina del centro de la capital andaluza, en el barrio de Doctores. Los jóvenes habrían agredido sexualmente a una mujer en el interior de los baños del local. Posteriormente, han sido puestos en libertad.  

Ambos hombres, de nacionalidad senegalesa, fueron acusados de un delito contra la libertad e indemnidad sexual de la joven. Sucedió en la noche del pasado viernes. Después de la agresión, que ambos hombres cometieron al mismo tiempo, dejaron abandonada a la joven en los baños. 

Según relatan fuentes de la investigación a EL ESPAÑOL, fue una de las amigas de la joven quien descubrió la violación en los baños. No encontraba a su amiga y, cuando se puso a buscarla, se encontró la puerta de los baños atrancada. Empezó a empujar una y otra vez y, cuando logró desatrancarla, se encontró con la escena. Ambos estaban violando presuntamente a su amiga. Los dos hombres huyeron del lugar y la dejaron tirada en el suelo. 

La noticia fue avanzada por el diario Ideal  y confirmada por este periódico. La víctima fue trasladada al hospital para obtener las pruebas forenses que determinan si hay o no agresión sexual. Después, el grupo policial de la UFAM inició la investigación con la que localizar a los presuntos agresores. Dieron con ellos en apenas tres días: uno fue detenido el mismo fin de semana. El otro, tres días después. Ninguno tiene antecedentes por incidentes anteriores. 

En cuanto conocieron los hechos a raíz de la denuncia de la joven, los agentes del grupo UFAM de la Comisaría Provincial de Granada se dirigieron a la discoteca para obtener las pruebas necesarias con las que poder armar la investigación: solicitaron las grabaciones de las cámaras internas, la documentación del local, hablar con algunos testigos, con el personal de vigilancia y con los responsables del lugar.

Estos, en un primer momento, según fuentes policiales cercanas a la investigación confirman a EL ESPAÑOL, se negaron y mostraron grandes reticencias ante la perspectiva de facilitar esa información. No se mostraron colaborativos. Finalmente, no les quedó más remedio que ceder lo que la Policía les estaba exigiendo, esencial en la investigación. 

Ya con los datos obtenidos, establecieron un dispositivo policial con el fin de identificar y localizar a los agresores, que dio como resultado la localización y detención primero de uno de los individuos y días después del segundo. Ambos han negado su implicación en los hechos.

En libertad con cargos

Los dos presuntos autores de la agresión sexual fueron puestos a disposición judicial tras su detención, si bien como informa el diario Ideal este sábado, ambos han sido puestos en libertad con cargos por un delito contra la libertad e indemnidad sexual, además de haberse decretado una orden de alejamiento de doscientos metros respecto a la víctima.

La denuncia fue interpuesta por la víctima después de su traslado desde el hospital, por parte de la Policía, a la comisaría correspondiente, donde fue atendida por la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM).