Desirée fue violada hasta la muerte.

Desirée fue violada hasta la muerte.

Reportajes

La agonía de Desirée: alimentada con agua y azúcar tras ser violada por la 'La Manada' italiana

A Desirée Mariottini solo le dieron agua y azúcar después de que violarla. Sucedió tras haber perdido la consciencia al inyectarse heroína en una casa ocupada por drogadictos. Allí, varios de ellos la violaron durante varias horas. 

La joven, de 16 años, fue encontrada en un edificio ocupado de Via dei Lucani, en el histórico barrio de San Lorenzo de Roma. Fue violada durante 10 horas y después asesinada. Los agresores, al taparle la boca para que no gritara, la mataron por asfixia. 

Por el momento, hasta una decena de personas está siendo investigada por el suceso. Las autoridades no han podido confirmar cuántas personas participaron del terrible acto de violación sobre la joven.

Los responsables han sido detenidos. Uno de ellos aseguró a las autoridades que mantenía una relación con la menor. Las violaciones se prolongaron durante doce horas, según la policía italiana. Le ataron las piernas y los brazos para que no se moviese. Presentaba múltiples lesiones en el cuerpo. También en sus partes íntimas. 

Tras la agresión, alguien le dio agua y azúcar -método casero para los casos de sobredosis-. Antes de marcharse de allí la dejaron tendida en un sofá. Nadie llamó a la policía. 

Algunos de los yonquis que se encontraban en el lugar de los hechos trataron de ayudarla. Los violadores gritaron que preferían que se muriese antes de terminar ellos en la cárcel. 

Un caso que está levantando ampollas

El terrible suceso ha levantado enormes ampollas en Italia. Las manifestaciones no dejan de sucederse. La ultraderecha, de la mano de Matteo Salvini, está aprovechando el caso para justificar su "mano dura" con los inmigrantes ilegales, ya que al menos dos de los agresores serían de origen africano.

Finalmente se puso cianótica y falleció en el diván. Ibrahim, uno de los detenidos, reconoció haber estado allí, y se justificó: "No utilizamos ninguna violencia".