La casa de Echenique que ha sido multada por colocar sin licencia una cámara de seguridad

La casa de Echenique que ha sido multada por colocar sin licencia una cámara de seguridad Lucía Vinaixa

Reportajes

El secreto de la vivienda multada de Echenique: un ex prostíbulo clandestino en el centro de Madrid

Podemos y las casas. Tras el escándalo del chalé de lujo de Pablo Iglesias e Irene Montero en la localidad madrileña de Galapagar, esta vez es el turno del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique. El Ayuntamiento de Madrid -gobernado por la afín al partido morado Manuela Carmena- ha abierto un expediente al argentino por colocar sin licencia una instalación de aire acondicionado junto a un sistema de videovigilancia en la fachada de su casa, situada en el distrito madrileño de Salamanca.

Un cartel amarillo en el que se puede leer "Cuidado con el perro" hace que cualquiera se fije en este bajo de tonos ocres y cristales tintados que hace de hogar al número tres del partido morado que vive junto a su pareja y sus dos perritos, Luffy y Leela. Pero existe una historia oculta tras estas paredes. Lo que hoy es la vivienda de Echenique antes fue un prostíbulo clandestino ubicado en el corazón del barrio de la Guindalera, en Madrid.

La instalación de aire acondicionado y la cámara de seguridad colocadas ilegalmente.

La instalación de aire acondicionado y la cámara de seguridad colocadas ilegalmente. Lucía Vinaixa

EL ESPAÑOL se ha acercado hasta la vivienda y, en efecto, hay una cámara enfocando a la calle y el aire acondicionado de la discordia. Y es que el Ayuntamiento de Madrid ha abierto un expediente de restauración de la legalidad urbanística a Echenique para que regularice las obras sin licencia que ha efectuado.

Dado a que las instalaciones de aire acondicionado y cámaras de seguridad "no cuentan con licencia" desde el Consistorio se ha abierto el expediente, y ahora el secretario de Organización de Podemos tiene un plazo de dos meses para poder legalizar esas obras. El Ayuntamiento fue advertido por un "vecino" de las obras del bajo.

Un edificio en el que hace años, según explica una vecina a este diario, "se veían a muchas mujeres extranjeras apoyadas en la pared y hombres que entraban y salían constantemente". Y no es la única que corrobora esta versión.

A pocos metros del "bajo misterioso" está el Bar Jesús, un local castizo que lleva sirviendo cañas desde hace más de 20 años. Sergio lleva ayudando a su padre con el bar desde que era niño, y a sus 39 años confiesa haber visto de todo. "Antes de ser un prostíbulo encubierto también fue una panadería y un almacén", explica el hombre. Son las seis de la tarde y la terraza del bar está llena de vecinos que disfrutan de los últimos rayos de sol de otoño mientras saborean un gintonic.

Frente a la vivienda del argentino hay un bar de copas copas cuyo dueño guarda buena relación con Echenique. "Una vez un vecino empezó a gritarle y a amenazarle. Yo di la cara por él y le dije que se fuese", recuerda el hombre, quien se suele cruzar con la mujer del argentino mientras pasea a los dos perros.

En la misma calle, tras cruzar una panadería, una peluquería y un par de bares, vive Manuel Pacho, autor en su día del himno del Partido Popular. Hoy, él, militante de derechas, y Pablo tienen a mano esos mismos bares, los mismos supermercados y las mismas farmacias. "Le he visto alguna vez de lejos, pero no se deja ver mucho por el barrio", cuenta el compositor.

Manuel Pacho, autor del himno del PP, posa para EL ESPAÑOL.

Manuel Pacho, autor del himno del PP, posa para EL ESPAÑOL. Lucía Vinaixa

Manuel, pese a su edad -roza los 60-, se resiste al paso del tiempo. Con una camisa a cuadros, vaqueros oscuros y deportivas, nos invita al interior de su estudio musical. Allí, nos sigue contando historias, como cuando creó la sintonía de Puleva o la de la Editorial Santillana. Allí, probablemente, también se enteró del conflicto entre Echenique y el Ayuntamiento de Madrid. 

Echenique se mudó a un barrio de clase alta -pese a haberla criticado en más de una ocasión- y se saltó las leyes instalando un aire acondicionado y un sistema de alarma en su casa para el que no tenía licencias. En su bajo de 50 m2, sin ningún lujo aparente, ha tratado de reforzar la seguridad como tercer líder de Podemos. Eso sí, sin cumplir con las normas de Carmena.

Pablo Echenique entra en un coche.

Pablo Echenique entra en un coche. Lucia Vinaixa