El ascensor que cruza las vías del tren de Santander salva un desnivel de 30 metros.

El ascensor que cruza las vías del tren de Santander salva un desnivel de 30 metros.

Reportajes

Alberto, el jardinero de Renedo que cayó desde el ascensor panorámico de Santander

"Era una persona muy querida. Era como mi hermano, Alberto solo pensaba en los demás. Estamos todos consternados, no hemos podido ni reaccionar". Todos los que conocían a José Alberto Fernández Fernández Montes, 46 años, saben que era un hombre bueno. Sus vecinos, sus amigos y sus familiares de Renedo de Piélagos (Cantabria) viven en estos momentos consternados por el terrible suceso que se conoció este pasado domingo y que sucedió en Santander, cuando el cuerpo de Alberto apareció al final del precipicio que compone el ascensor panorámico de Santander.

Todo apunta a que, según ha podido saber EL ESPAÑOL a través de fuentes cercanas al caso, se tiró desde lo más alto de la estructura para acabar con su vida.

Alberto trabajaba como jardinero para el Sistema de Gestión Ambiental de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Santander. "Lo que había querido siempre era eso, un trabajo sencillo con el que estaba encantado, con el que servía a los demás. Luego era muy sensible, de guardarse las cosas para dentro", explica un buen amigo suyo a este periódico. 

El ascensor panorámico situado junto a la pasarela de las vías del tren en Santander une las calles Carlos Haya y Duque de Ahumada. Desde que fue construido salva un desnivel de unos 30 metros, haciendo así mucho más sencillo el tránsito en la zona. Allí fue donde ocurrieron los hechos.

Los hechos

Imagen del ascensor panorámico.

Imagen del ascensor panorámico.

A lo largo de la mañana del domingo los ciudadanos de Santander han ido conociendo los detalles, mostrándose más y más consternados por los hechos. Todo ocurrió, según informa la Policía Local, sobre las 6.15 horas de la mañana. Fue a esa hora cuando se descubrió el cuerpo inerte de Alberto.

Hasta el lugar se desplazaron agentes de este Cuerpo así como efectivos sanitarios de una UVI del 061. Nada se pudo hacer por él, lo único, certificar su defunción en esa misma madrugada. 

La pasarela que conduce al ascensor está formada por 105 metros de largo y 7 de ancho. Dos jardines longitudinales en los laterales aíslan para los peatones la visión del tráfico ferroviario que transcurre por debajo de este largo sendero. Está adaptado para personas con movilidad reducida, cochecitos de niños o bicicletas. Ahí fue donde se descubrió el cuerpo inerte y sin vida de Alberto.

Alberto no vivía en Santander. Tenía su casa en el pueblo en el que nació, Renedo de Piélagos, una pequeña localidad a media hora en coche de Santander conduciendo hacia el interior de la comunidad cántabra. Vivía allí y conducía todas las mañanas esos kilómetros para acudir a su puesto de trabajo. "Daba todo y nunca esperaba nada a cambio. Todo honradez, todo responsabilidad", explica su amigo.

Cuatro años atrás, Alberto formó parte de la junta vecinal de Renedo desde la cual se sentía satisfecho de promover distintas iniciativas que ayudasen a mejorar la vida de la gente en el pueblo. "Ahora estaba pasando una mala temporada", aseguran fuentes cercanas al fallecido. 

Listas del PP en 2011

Según el Boletín Oficial del Estado (BOE), Alberto concurrió en las listas del PP local para las elecciones municipales del año 2011. Aspiraba a un puesto de concejal. 

Desde su puesto en la junta vecinal, que mantuvo durante varios años, impulsó reformas para mejorar y acondicionar los caminos y las estructuras urbanas de las zonas rurales del municipio. Lo hizo junto a su buen amigo Luis Antonio Sañudo, el alcalde pedáneo del municipio.

El ascensor panorámico y la pasarela peatonal que conecta las calles Castilla y la Alta, además de otros tres ascensores, forman parte de un proyecto para la movilidad que fue inaugurado en mayo del año 2015.

El funeral de Alberto ha tenido lugar en la tarde de este lunes en el Tanatorio El Alisal, en Renedo de Piélagos. Tras el acto, ha tenido lugar el entierro, y el cuerpo del hombre ha sido transportado al cementerio para su descanso eterno. Le acompañaron sus amigos, sus familiares, sus padres.