Un coche reposta diésel.

Un coche reposta diésel. EFE

Reportajes

La ruina de tener un coche diésel y querer venderlo: el mercado cae en picado en España

“La gente está asustada con los coches que utilizan diésel”, dice Sebastián. Es mecánico en Tenerife y se dedica a la importación de vehículos de segunda mano. “Los clientes me piden coches de gasolina 4x4 desde el caos éste del gasóleo”, agrega. La caja de Pandora la abrió Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, al afirmar que el diésel “tiene los días contados”. 

El gasóleo vuelve a apuntar alto

El número de ofertas de vehículos de este combustible en vibbo -antes conocido como segunda mano- aumenta cada día. Hasta el momento, hay más de 400 coches que utilizan diésel en venta y a precios regalados. Por ejemplo, un Smart Passion de 2002, que en su época costaba 11.430 euros, ahora se vende por 800. Un Galloper Exceed de 1998, que se comercializó por 16.287 euros, se anuncia ahora por 2.200.

 “Si me comprase un coche para viajar, seguiría comprando gasoil”, cuenta Jacobo Vázquez, vendedor del Smart, quien adquirirá un vehículo nuevo, urbano y a gasolina. “Hay mucha más demanda de vehículos que empleen gasolina”, cuentan desde el Concesionario Alhambra, en Madrid. Allí la situación comenzó hace 8 meses: “Hay que darle las gracias a Carmena”. La creencia de que el motor diésel es más contaminante que el de gasolina ha calado hondo en la población. Además, la gente tiene miedo de “no poder entrar en Madrid” al volante de un diésel. Desde Coches de Segunda Mano Argüelles, también han notado que “los clientes tienen bastante miedo al diésel y ahora piden coches que vayan a gasolina”.

Un coche echa diésel en la gasolinera.

Un coche echa diésel en la gasolinera. EFE

“No creo que el diésel vaya a desaparecer”, dice Marcos, usuario de Vibbo que vende un Volkswagen Transporter del 97 por 5.500 euros. “Vendo esta furgoneta para comprar otra a diesel. Hace unos años la adquirimos por 7.500 euros”, cuenta. Se queja de las repercusiones que las nuevas políticas traen para usuarios como él: “Estamos a manos de los intereses de las grandes compañías y gobiernos. Lo que ayer era bueno, hoy es malo”.  

El diésel no contamina

“Lo que la ministra ha hecho, a raíz de sus declaraciones imprudentes, ha sido destrozar tanto el mercado de segunda mano de los diésel como el nuevo”, sostiene Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados. “Ahora es el momento para comprar el coche a diésel, para alguien con visión de amortización”. Para él, ninguna medida podrá limitar o restringir la circulación de vehículos matriculados o comercializados con este combustible. 

“No es verdad que sean más contaminantes”, explica Mario. Sin embargo, las declaraciones de Teresa Ribera han sembrado la confusión en la ciudadanía. “El problema no es el diésel”, dice Arnaldo, “el problema es la antigüedad de los vehículos”. El diésel antiguo, según explica, es el que no tiene etiqueta medioambiental. Esto ocurre con vehículos fabricados y comercializados antes de 2006. 

Una inspección de ITV

Una inspección de ITV Carmen Suárez

 

Mario pone el ejemplo de la gasolina con plomo, cuya comercialización se prohibió a partir del 1 de enero de 2002. “Varios vehículos tuvieron que transformarse o adaptarse. Se metieron aditivos, hubo un rejuvenecimiento del parque de automóviles”, dice. No hay necesidad de generar colapsos en el mercado automovilístico. 

Sebastián, como mecánico, desearía que en España se fomentara el uso del hidrógeno como combustible. “Tenía un Audi A6 y lo adapté para que pudiera funcionar con hidrógeno, porque no contamina. No pasó la ITV”. También está asociado con una empresa colaboradora para generar biodiésel, combustible que tampoco ha sido aprobado durante la ITV. 

La confusión del gravámen

La alarma ha saltado, no sólo por la supuesta desaparición del diésel, sino por el gravámen que traerá aparejado este combustible. El nuevo impuesto sería de alrededor de 38 euros por cada mil litros, es decir, 3,3 al mes de media. Para vehículos con una capacidad de 57 litros, sería 2,15 más caro. A nivel Unión Europea, España ocupa la séptima posición con el gasóleo más barato, 123.10 c/€ y el noveno con el IVA de 21.36 c/€, según el Boletín Estadístico de Hidrocarburos del CORES. 

La intención del gobierno es equiparar la fiscalidad del gasóleo a la de la gasolina en los próximos presupuestos de 2019.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha afirmado en una entrevista con RNE, que la nueva tributación del gasóleo trae aparejada una concienciación medioambiental y no fines recaudatorios. Es cierto que, antes, el diésel recibía un tratamiento fiscal más favorable comparado con la gasolina. 

Un mecánico revisa el motor de un automóvil.

Un mecánico revisa el motor de un automóvil. Carmen Suárez

La explicación medioambiental a la tributación se remonta al Protocolo de Kyoto de 1997. Allí se gravó más a la gasolina por las emisiones de CO2 que ésta libera, ya que este gas fue definido como uno de los principales enemigos de nuestro planeta. España se comprometió a reducirlas en un 15%, promesa que no va a cumplir, de acuerdo a los informes del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de 2009 y al Inventario Español de Gases de Efecto Invernadero. 

“Hace unos años, el problema era el CO2”, dice Mario Arnaldo. “Ahora el problema son los dióxidos de nitrógeno y las partículas sólidas pm10 y pm2.5”. Ambas partículas son eliminadas durante la combustión del gasóleo. “Es normal que en España, Hacienda quiera subir los impuestos aprovechando esta coyuntura”, se queja. 

Además del furor por adquirir coches de gasolina y la venta, a precios de ganga, de los vehículos a gasóleo, las declaraciones de la ministra comienzan a tener consecuencias. UGT, a través de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) denuncia la pérdida de 35.000 puestos de trabajo. Reclaman al Gobierno que “paralice la criminalización que se está haciendo hacia los vehículos diésel como culpables de la situación medioambiental, cuando la realidad del diésel no representa una repercusión ambiental superior a la del vehículo gasolina”. Aseguran que esta “criminalización” y la nueva directriz sobre homologaciones de motores han ocasionado esta destrucción de empleo.

[SUSCRÍBETE hoy por 0,35€/día y disfruta de más de 10 servicios premium que no tienen el resto de lectores.]