Ismael López, alias 'El Ojos', vigilado por un guardia civil.

Ismael López, alias 'El Ojos', vigilado por un guardia civil. E.E.

Reportajes

60.000 euros para quien mate al sicario ‘El Ojos’ en la cárcel de Zaragoza: “Probará su medicina”

  • La familia, los amigos, el entorno de David ‘El Pelón’ busca venganza. 
  • “Si no se lo cargan hoy, se lo cargarán más adelante", afirma un policía dedicado a la lucha contra el narco.

Un preso de la cárcel de Zuera, en Zaragoza, apuñaló a Ismael López a principios de este mes. ‘El Ojos’ recibió una puñalada de siete centímetros en el abdomen. La Guardia Civil, sin esperar siquiera a la ambulancia, trasladó a El Isma hasta el hospital Miguel Servet de la capital maña. Allí, operado a vida o muerte, los médicos lograron salvar la vida al conocido como ‘el terror de Vallecas’.

Aunque fuentes penitenciarias de la prisión explican a EL ESPAÑOL que el “roce” entre su agresor y él se produjo por una antigua deuda de drogas no saldada, en cambio, a 995 kilómetros de la cárcel zaragozana, en Chiclana de la Frontera (Cádiz), saben que el motivo fue otro: la familia, los amigos, el entorno de David ‘El Pelón’ busca venganza.

“Lo más probable es que no descansen hasta llevárselo por delante”, dice un policía dedicado a la lucha contra el narcotráfico en la provincia de Cádiz y buen conocedor del odio que ‘El Ojos’ genera entre los seres queridos de ‘El Pelón’, a quien secuestró y mató.

“Si no se lo cargan hoy, se lo cargarán más adelante. A Ismael le quedan muchos años en prisión y siempre van a encontrar a alguien dispuesto a ejecutarlo”. Las palabras de este agente suenan crudas pero son realistas. La cabeza de ‘El Ojos’ tiene precio. Y alguien quiere pagar por ella con gusto.

Sus inicios: matón de discoteca

Nochevieja de 1999. Una discoteca de Madrid. Ismael López, apodado ‘El Ojos’ por el color que lucen los suyos -azul claro- es ya un conocido delincuente de la capital de España pese a su corta edad: 22 años. En ese momento tiene una decena de antecedentes policiales por robos con fuerza y agresiones.

Aquella noche, hasta arriba de cocaína y de alcohol, ‘El Ojos’ le propinó una puñalada mortal al portero del local, con quien había discutido. Se le detuvo 24 días después, tras robar un estanco en Madrid. En su huida trató de atropellar a los policías que intentan detenerle.

“Lo más probable es que no descansen hasta llevárselo por delante”, dice un policía.

“Lo más probable es que no descansen hasta llevárselo por delante”, dice un policía. Cedida por Diario de Cádiz

Ismael López queda en libertad con cargos al día siguiente. Por ese tiempo vivía en Alcalá de Henares, donde tenía un punto de venta de drogas en un piso de alquiler. Tres días después mató a un chico de una puñalada en otra discoteca. Con su mano izquierda, la zurda, le clavó un estilete en el corazón. El fallecido se llamaba Carlos. Era hijo de un comisario de la Policía Nacional.

Por aquel crimen, ‘El Ojos’ pasa 12 años en prisión. Va de cárcel en cárcel: pasa por Soto del Real, Estremera... Así, hasta en seis penales, que los convierte en su particular escuela criminal. Conoce a etarras, a terroristas islamistas, a ladrones, a sicarios…

Al salir monta su propia banda

Cuando ‘El Ojos’ sale de prisión, con 34 años, pone en pie su propia banda. Decide robar, secuestrar, extorsionar… Le mueve -le pierde- el dinero. Su mano derecha será ‘Facu’. También recluta a una mujer, Sara, que roba vehículos de alta gama para la organización. También convence a otros: Moha, ‘El Gordo’… Todos son delincuentes cuyas caras circulan por comisarías y comandancias de medio país. Cuando la Guardia Civil y la Policía Nacional comienzan a saber de sus pasos, se echan a temblar.

En 2014, dos años después de organizar su propia banda, Ismael López, con 36, siendo ya padre de dos hijos y con otro esperando en el vientre de su nueva pareja, viaja al sur de España. Se instala en Cádiz, donde gracias a sus contactos va a trabajar para los narcos del hachís. Pagan bien y no falta el trabajo: realizará secuestros y ajustes de cuentas para ellos debido a los robos que se están produciendo en el sector. Por ese tiempo, una de las bandas más activas de ladrones de ‘chocolate’ es la de los tres hermanos ‘Pelones’, liderada por David, el mediano.

A medidos de 2014, ‘El Ojos’ lleva a cabo uno de sus encargos. Secuestra a David ‘El Pelón’ en unas caballerizas propiedad de la víctima. Le ayudan varios de los miembros de su banda. Primero le dan una puñalada. Allí, lo golpean durante 50 minutos. Luego, lo introducen en el maletero de un coche con el que recorren 150 kilómetros.

‘El Ojos’ y sus compinches se llevan a David ‘El Pelón’ hasta una casa en El Puerto de Santa María. Allí, la reclaman a golpes 400.000 euros. Durante cuatro horas lo torturan a base de puñaladas pequeñas para no desangrarle. El rehén da una dirección: la casa de un matrimonio en Sanlúcar que podría tener dinero. Se lo llevan con ellos hasta allí.

En ese momento ‘El Pelón‘ está tan desfigurado que la mujer que vive allí ni siquiera le reconoce. La banda de ‘El Ojos’ le propina dos puñaladas al dueño de la casa. No consiguen dinero. Luego van a otra vivienda con jardín, donde encuentran 60.000 euros enterrados. Como ya tienen parte del dinero y ‘El Pelón’ está muy grave, Ismael López decide matarlo tras ocho horas de tortura.

El cuerpo de David ‘El Pelón’ aparece degollado con un cable en un descampado a la espalda del hospital de Puerto Real. Está tan desfigurado que la familia sólo le reconoce por los tatuajes. Su cuerpo presenta 42 puñaladas. La mayoría de un zurdo. Como ‘El Ojos’.  

A finales de 2015, la Guardia Civil y la Policía Nacional deciden ir a por él. 200 agentes se movilizan para cazarle en noviembre de ese año. Saben que tiene un listado de futuras víctimas: joyeros, empresarios chinos del textil…

Los agentes irrumpen a la vez en 12 viviendas de cuatro provincias. Caen los 17 miembros de la organización. También ‘El Ojos’, que está en Madrid. Esposado, sus primeras palabras fueron: “Esta vez, vosotros habéis ganado y yo he perdido”.

Condena a 63 años de cárcel

En marzo de 2018, la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz condenó a Ismael López a 68 años y dos meses de prisión por el asesinato, secuestro y tortura del chiclanero David Muñoz en el verano de 2014.

Desde su detención, hace ya tres años, su defensa ha solicitado en reiteradas ocasiones que por seguridad cambien de prisión a ‘El Ojos’ de forma continua y que lo trasladen lejos de Cádiz. Durante sus primeros meses encarcelado, cuando todavía no conocía la sentencia, sufrió varios ataques de otros presos en los penales de Puerto II y Puerto III (El Puerto de Santa María). En su escrito, el propio asesino decía que detrás de esos intentos de agresiones estaban amigos y familiares de David ‘El Pelón’.

Pero, ¿es posible que lo estén siguiendo también en la prisión de Zuera, a 1.000 kilómetros de Chiclana? “El que se lo intentó cargar sabe que hay una buena tajada detrás”, dice el policía con el que habla este reportero. “Si es cierto que se pagan esos 60.000 euros, ‘El Ojos’ va a probar de su propia medicina. Es cuestión de tiempo...”