La piscina municipal ha tenido que cerrar sus puertas hasta siete veces este verano por defecaciones.

La piscina municipal ha tenido que cerrar sus puertas hasta siete veces este verano por defecaciones. E.E.

Reportajes

Una piscina pública de Tenerife, cerrada por heces por séptima vez este verano

  • A pesar del refuerzo de la seguridad en la piscina, se ha producido un nuevo incidente.
  • Las autoridades han cerrado el recinto para descontaminar el agua con tratamientos de cloro y ph.

La Piscina Municipal de Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife, ha tenido que volver a cerrar este miércoles después de que el personal de las instalaciones haya detectado defecaciones en el vaso grande, según ha informado el Ayuntamiento en una nota.

Hace unas semanas, desde la empresa pública Epelcan se había reforzado la seguridad de la Piscina Municipal con el objetivo de evitar estas situaciones. No obstante, este miércoles, se ha producido un nuevo incidente.

Según indican desde el Ayuntamiento, se trata del séptimo incidente de este verano, por lo que se reitera a los usuarios la necesidad de cuidar estos espacios y la obligatoriedad de que los menores de 3 años se bañen con pañal.

Desde el Consistorio se hace un nuevo llamamiento al civismo y a la responsabilidad, incidiendo en los perjuicios que se ocasionan cada vez que suceden estos hechos, ya que hay que cerrar las instalaciones, llevar a tratamientos de cloro y ph, suponiendo todo ello, además de perjuicios a los usuarios, el incremento en el coste de la gestión del servicio de la Piscina Municipal.

En verano, la piscina municipal ofrece actividades diversas: natación para niños, para personas mayores y clases para mujeres embarazadas. Por eso, ante un caso de contaminación del agua, las autoridades deben cerrar las instalaciones automáticamente siguiendo el protocolo de manera firme.