Un mecánico revisa el motor de un automóvil.

Un mecánico revisa el motor de un automóvil. Carmen Suárez

Reportajes

Los diez fallos graves de la ITV que se traducen en suspenso al instante

Cada vez hay más preocupación en torno a la nueva Inspección Técnica de Vehículos. En 2016, un 18,8% de los conductores que intentaron pasarla no lo consiguieron y la cifra va en aumento: el pasado año ya alcanzaba el 20,3%. La recién estrenada normativa de ITV no ayuda. Se prevé que con ella estos suspensos crecerán, principalmente por el recrudecimiento del control de las emisiones de gases en los vehículos diésel.

Al margen del tipo de motor, la norma es firme: el primer fallo grave detectado en la inspección se traducirá al instante en un suspenso o “informe desfavorable”. Un equipo de EL ESPAÑOL se ha desplazado hasta un taller mecánico para conocer los diez fallos graves más comunes que encuentran los inspectores de la nueva ITV.

La reforma de la normativa, en vigor desde el 20 de mayo de este año, se ha confeccionado en torno a la preocupación por el medio ambiente. La Unión Europea ha fijado unos valores límite de emisiones de gases contaminantes -dióxido de nitrógeno y ozono troposférico- para mejorar la calidad del aire. Pero en España se han superado ampliamente, con lo que la nueva ITV ha endurecido su control sobre estos humos, afectando en mayor medida a los motores diésel.

El otro pilar de la Inspección ha sido la seguridad al volante, a raíz del aumento del número de accidentes mortales en las carreteras nacionales. De acuerdo con cifras de la DGT, el año pasado cerró con 1.198 muertos en siniestros. Este año hasta marzo ya eran 255 los fallecidos en carreteras interurbanas, tres más que en 2017. La ITV desempeña un papel clave en la prevención de éstos, por lo que se han reforzado los criterios de evaluación de cinturones y neumáticos.

Estos son los fallos graves con los que se suspende la ITV

Estos son los 10 fallos graves que pueden hacer que suspendas la ITV Carmen Suárez

El año pasado más de cuatro millones de conductores suspendieron la prueba, en su mayoría por la utilización de neumáticos en mal estado -un 33,9%-, seguido de un alumbrado deficiente -un 30,9%- y emisiones de gases, con un 9,4%. Sin embargo, de estos “informes desfavorables”, 3,82 millones aprobaron en la segunda revisión, la cual, gracias a la nueva ITV, podrá hacerse sin pasar por el taller y en una estación diferente.

Un equipo de mecánicos explica a EL ESPAÑOL los principales fallos graves que echan por tierra la ITV de millones de españoles cada año.

1. Emisiones de gas: no deberán superar los niveles permitidos, que dependerán del tipo de motor.

2. Neumáticos: deben tener las medidas adecuadas para el vehículo. También se revisa la fecha y el desgaste.

3. Cinturones: tendrán que estar en perfecto estado y no se permitirá que el anclaje esté defectuoso, que el cinturón no se recoja solo, que esté mordido por un perro o que falte.

4. Pérdida de aceite con goteo: en caso de que la pérdida fuera sin goteo, sólo sería un fallo leve.

5. Luces del cuadro de mandos encendidas: énfasis en las relacionadas con el airbag, el motor o el sistema ABS. Según cuentan a EL ESPAÑOL, el nuevo examen incluye herramientas para “evitar trucajes”.

6. Holguras en el puente: especialmente en suspensión y dirección.

7. Faros: que alguno esté roto, arañado o dañado de cualquier manera.

8. Luz de matrícula fundida: Impide la correcta identificación del coche.

9. Intermitente fundido.

10. Manipulación y falsificación de documentos: incluyendo sellos de ITV falsos.