Cristina Cifuentes, durante la rueda de prensa.

Cristina Cifuentes, durante la rueda de prensa. Efe

Reportajes

La 'broma' de los observadores del máster de Cifuentes: uno en el extranjero y otra en Murcia

José Ángel Contreras -Universidad de Burgos- y Carmen Ruiz -Universidad de Murcia- todavía no han sido citados en Madrid, sede de la Rey Juan Carlos, a pesar de que ya han empezado los interrogatorios.

Los interrogatorios en torno al máster de Cristina Cifuentes han comenzado sin la presencia de los observadores externos, que iban a "dotar de transparencia" a la investigación. Las primeras en dar explicaciones son las profesoras que presuntamente conformaron el tribunal examinador de la presidenta de la Comunidad de Madrid, a las que seguirá el tutor de la tesina de la mandataria del PP, Enrique Álvarez Conde.

Según confirman fuentes del caso a este periódico, ya ha tenido lugar una de las comparecencias ante "la instructora de la casa", sin los cuatro ojos ajenos a la Universidad Rey Juan Carlos que designó la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE).

Cifuentes: "Mi máster es perfectamente real y legal"

CRUE, en conversación con EL ESPAÑOL, dice estar trabajando con los medios tecnológicos disponibles, en contacto con la Universidad Rey Juan Carlos.

Tanto el profesor radicado en Burgos como la inspectora de la Universidad de Murcia están todavía pendientes de citación, explica Europa Press. O lo que es lo mismo: la investigación acerca del máster de Cifuentes sigue cocinándose única y exclusivamente en este centro público que, en última instancia, depende de la propia presidenta.

José Ángel Contreras, vicegerente de la Universidad de Burgos, concedía la semana pasada una entrevista a El Norte de Castilla. Reconocía su nombramiento, pero revelaba estar de vacaciones en la frontera con Francia.

Carmen Ruiz, por su parte, permanece en Murcia, donde también ejerce labores de inspección. El propio entorno de esta profesora de Derecho Internacional ha confirmado a Efe que no ha llegado la orden que dicta su traslado a Madrid.

Estos dos observadores, elegidos por la Conferencia nacional de Rectores, se habían convertido en la esperanza blanca en la Información Reservada abierta por el máximo mandatario de la Universidad Rey Juan Carlos. Su procedencia les había convertido en las dos únicas personas con acceso a los papeles de Cifuentes sin compromiso con el sector público madrileño y, por ende, con el Ejecutivo de la Comunidad de Madrid.