La pasión por los coches lujo de Geovanni, el kamikaze mallorquín, acabó con su hermano pequeño, que iba sin cinturón

La pasión por los coches lujo de Geovanni, el kamikaze mallorquín, acabó con su hermano pequeño, que iba sin cinturón

Reportajes

Geovanni, el kamikaze mallorquín que mató a su hermano, cuadruplicaba la tasa de alcohol

El joven guatemalteco que el pasado sábado provocó un accidente en Palma en el que murió su hermano menor -al conducir en sentido contrario- superaba los miligramos de alcohol en sangre. Lo máximo es 0,5.

Geovanni, el joven guatemalteco de 21 años que el pasado sábado provocó un accidente en Palma en el que murió su hermano de 18 años -al conducir en sentido contrario- cudruplicaba la tasa máxima de alcohol permitida en sangre. Así lo ha revelado la muestra de sangre que le tomaron tras el accidente para realizarle el test de alcoholemia.

La Guardia Civil investiga si el accidente ocurrido el pasado sábado en la autopista de Inca se produjo después de que el conductor kamikaze circulase en dirección contraria tras haberse equivocado de vía.

El accidente costó la vida del acompañante del conductor kamikaze, hermano suyo de 18 años. El conductor de 21 años, que ha dado positivo en el test de alcoholemia, resultó herido de gravedad, así como la conductora -de 19 años- del otro vehículo contra el que colisionó. Ambos siguen ingresados pero fuera de peligro. La chica, natural de Sa Pobla, fue intervenida y evoluciona favorablemente, informa Diario de Mallorca.

Todos los implicados quedaron sepultados por un amasijo de hierros.

Todos los implicados quedaron sepultados por un amasijo de hierros.

Después del accidente -ocurrido a las tres y diez de la madrugada del sábado- al conductor kamikaze se le extrajo una muestra de sangre para realizarle el test. Los resultados han sido claros: más de dos miligramos de alcohol en sangre, mientras que lo máximo permitido es de 0,50: cuatro veces superior a lo permitido. 

Todavía los agentes investigan varias hipótesis del suceso. Por un lado, que los jóvenes hermanos del Golf Blanco se equivocasen de salida y, una vez dentro de la vía contraria, tuvieran que ir forzosamente esquivando vehículos. De ahí la conducción en eses. Sin embargo, hay testimonios de diversas personas que circulaban en aquel momento por el mismo tramo de la autopista que contaron a los agentes la conducción temeraria que el Golf Blanco estaba llevando a cabo.