Antonio Nogales Monedero, alcalde de Pedrera.

Antonio Nogales Monedero, alcalde de Pedrera.

Reportajes

El alcalde de Pedrera (IU), tras los disturbios en la localidad: "Me gustaría ver a gente fusilada"

En un comunicado la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, ha asegurado que el regidor "no puede seguir ni un minuto más en el cargo tras sus declaraciones irresponsables e incendiarias".

La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, ha exigido esta noche la "dimisión inmediata" del alcalde de Pedrera y diputado provincial de IU, Antonio Nogales, por afirmar públicamente "delante de sus vecinos y vecinas que le gustaría ver a gente fusilada".

Pérez se ha referido así a un vídeo difundido en las redes sociales tras los disturbios que se viven en la localidad entre los vecinos y la población rumana desde el pasado jueves.

En el vídeo el edil, ante un grupo de personas que protestan por este asunto, espeta hasta en tres ocasiones que a él le gustaría "ver gente fusilada", tras decir a los vecinos reunidos que "al que se salta la ley, se le aplica la ley y los jueces".

En un comunicado, Verónica Pérez ha asegurado que el alcalde "no puede seguir ni un minuto más en el cargo tras sus declaraciones irresponsables e incendiarias", porque, "que le diga a sus vecinos que le gustaría ver a gente fusilada es totalmente inadmisible".

"No se pueden tolerar unas afirmaciones tan radicales de un representante público que, en un momento tan delicado como el que vive estos días el pueblo de Pedrera, debería trabajar para rebajar la tensión y no echar más leña al fuego", ha dicho.

Por último, ha entendido que las palabras del alcalde "empeoran el clima de convivencia en el municipio, y Antonio Nogales tiene que dimitir", y ha pedido asimismo a Izquierda Unida "que reaccione y deje claro que condena y reprueba las palabras del alcalde de Pedrera, que incitan al odio y a la violencia".

La reunión del alcalde con los vecinos se producía después de unos sucesos que se han saldado con siete personas detenidas, tres de ellas rumanos y cuatro españoles, tras un accidente de tráfico el pasado sábado que desencadenó una pelea, y a su vez la represalia de grupos no identificados contra los vecinos del pueblo originarios de Rumanía.