Varios perfiles de Telegram relacionados con el yihadismo han reclamado la autoría de los incendios

Varios perfiles de Telegram relacionados con el yihadismo han reclamado la autoría de los incendios E.E.

Reportajes Incendios en Galicia

El "yihadismo forestal" se hace propaganda con la autoría del incendio gallego

Gil Garre, codirector del Observatorio Internacional de Seguridad, dice que es una posibilidad que algunos sectores del radicalismo islámico ha valorado alguna vez. "Sin embargo, nunca se ha reivindicado una acción medioambiental de este tipo. No hay datos de ello".

Brais Cedeira David López Frías

Los incendios de Galicia están trascendiendo, de algún modo, el ámbito local. En los últimos días, distintos perfiles en las redes sociales vinculados al terrorismo yihadista han reclamado para sí la quema indiscriminada que la comunidad gallega en general y las provincias de Pontevedra y Ourense en concreto han sufrido en los últimos días. Es decir, que algunos de sus integrantes verían con buenos ojos la posibilidad de perpetrar actos de este tipo.

En concreto, esto ha sucedido en la red de mensajería Telegram. En ella, la reclamación ha venido de parte de varios perfiles. Uno de ellos, por ejemplo, se vincula al Batallón Abu Mughira Al Qahtani, un grupo que en red social aparece, para los expertos, como una organización ‘franquiciada’ de Daesh. Este y otros perfiles asociados a distintas células terroristas reclaman eventuales acciones de yihad de este tipo.

En Galicia, hasta el momento, se han quemado miles de hectáreas en la oleada de incendios perpetrada en los últimos días. La Policía Nacional y la Guardia Civil todavía tiene mucho trabajo por hacer en cuanto a la identificación de los autores, algo que siempre suele resultar muy complicado en casos de incendios forestales. El caso más llamativo es el de Vigo, donde el comisario de policía atribuye lo sucedido a “varios autores de un grupo organizado”.

Lo cierto es que a distintos expertos en seguridad internacional les han suscitado un importante interés estos mensajes de los radicales en los que llaman a la acción en ese sentido, en esa suerte de hipotética “yihad medioambiental”.

Es como como lo define Chema Gil Garre, codirector del Observatorio de Seguridad Internacional. “Hay perfiles yihadistas en redes sociales que reclaman las consecuencias de lo que ha ocurrido en Galicia como eventuales acciones de yihad. Es como si dijeran: podemos y debemos hacer el yihad en este ámbito. Esto es coherente con amenazas y manuales, con indicaciones metodológicas que el terrorismo yihadistas ha venido haciendo desde hace años contra occidente. Es lo que llamamos yihad medioambiental”.

-¿Lo de Galicia es para que contemplemos esta posibilidad?

-Habrá que esperar a las investigaciones de la policía, pero me inclino a pensar que es fruto de pirómanos y de otros individuos que habrán ejecutado estos incendios por intereses espurios.

Precedentes: Rusia, Australia

Vecinos de Vigo se organizan para apagar las llamas

Vecinos de Vigo se organizan para apagar las llamas Brais Lorenzo EFE

En el año 2012, en Rusia ya se hablaba de una “yihad forestal” en el sur de Europa. Lo calificaba así el Servicio Federal de Seguridad (FSB). La antigua KGB, los servicios de inteligencia de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). En aquel momento, acusaron a Al Qaeda de estar detrás de los incendios forestales que arrasaron Europa en ese mismo año.

Este 2017 está siendo el peor año en cuanto a incendios desde esa fecha. En 2012, según datos de la Fundación Civio y de su estudio España en Llamas, ardieron 216.983 hectáreas, una extensión equivalente a la provincia de Vizcaya. Eso solo en España. Fue entonces, con la oleada de incendios en Europa en su peor momento, cuando el director del FSB, Alexandr Bórtnikov argumentó que “como nueva endencia en la apllicación de la estrategia de ‘mil picaduras’ de Al Qaeda cabe destacar los incendios forestales en los países de la Unión Europea”.

No es el único ejemplo de que los yihadistas reclaman para sí este tipo de actos. Algunos se fija en estos sucesos como algo que podrían realizar. También en 2012, un grupo de musulmanes asentados en Australia se pusieron un objetivo: la “yihad forestal”. Se marcaron como objetivo exhortar a sus seguidores que se pusiesen a incendiar bosques y ciudades en Australia. “Son metodologías que el terrorismo ya ha hablado y fijado. Pero no tenemos referencias claras de que esto haya sido así”, explica Gil Garre.

Hasta el momento, tal y como apunta Garre, desde el Observatorio Internacional de Seguridad, no hay ninguna prueba empírica de que alguna vez el yihadismo haya estado detrás de algún incendio forestal de grandes dimensiones. “Nunca se ha reivindicado una acción medioambiental. Independientemente de que los yihadistas, este tipo de actos los tienen en sus manuales. No hay ningún grupo terrorista que en sus canales haya reivindicado lo de Galicia como atentado. Sí hay yihadistas que lo están reclamando como acción a seguir. Reclaman para el fenómeno del terrorismo yihadista estas acciones”.

Sin duda, esa reacción en las redes sociales, de individuos particulares cercanos a estas proclamas yihadistas, ha llamado la atención de distintos expertos. Pero en Galicia, a falta de la investigación de lo que ha ocurrido en los últimos días, parece que la cosa funciona de otro modo. “La experiencia, la historia, nos dice que, en Galicia, de manera singular, hay una sórdida cultura de quema de bosques. Pirómanos, simples pirómanos. Por motivos variopintos, en Galicia hay idiotas morales que han incendiado esa tierra durante años”. Por otra parte, el Estado Islámico se encuentra en este instante en un momento de debilidad. Reivindican cualquier cosa. Sin ir más lejos, el atentado de hace dos semanas en Las Vegas. Se demostró que ellos no tenían nada que ver. Y según fuentes policiales cercanas al caso en Vigo, no parece que aquí tengan tampoco mucha relación. 

La investigación en Vigo, en marcha

Un bombero maniobra en la lucha contra el fuego.

Un bombero maniobra en la lucha contra el fuego. Efe

Sí que en Vigo, en estos momentos, se está apuntando a unos actos incendiarios más organizados. Al menos así lo ha asegurado el comisario de la ciudad. Según fuentes cercanas a la investigación consultadas por EL ESPAÑOL, ahora están esperando a que la tierra enfríe para delimitar la zona de origen del fuego. Una vez determinada, se dividirán por sectores para recabar pruebas de lo que allí encuentren. Con ellas, se dirigirán a los vecinos de la zona, tanto a los que hicieron denuncias de posibles sospechosos como de los que no.

No va a ser una tarea fácil. Siempre es complicada la detención y arresto de los pirómanos. Según fuentes sindicales de la policía en Galicia, este año las investigaciones llevadas a cabo en torno a los fuegos provocados han dado como resultado que 87 personas han sido imputadas por actividades incendiarias.

En Ourense, que es la provincia que más arde de España, hay 31 personas que han sido investigadas. En Pontevedra, 3; en Lugo, 5; en Vigo, 10; en Santiago, 30 y en A Coruña, 8. Pero existe un problema con toda esta gente a la que los jueces interrogan: al final, no hay pruebas suficientes en su contra. De hecho, hasta el momento, esas mismas fuentes aseguran que solo 3 personas han entrado en prisión en lo que va de año por delitos relacionados con la actividad incendiaria.

Habrá que esperar para saber qué ha pasado estos días en Galicia, pero de lo que no hay duda es que algunos sectores del yihadismo, al menos en las redes sociales, están reavivando la conversación en cuanto a este tipo de actos incendiarios. “Hay terroristas que reclaman esta acción. Reclaman estos actos para el fenómeno del terrorismo yihadista”. Nunca el terrorismo yihadista ha reivindicado ningún incendio. Pero ojo al futuro. Y al terrorismo forestal.