La virgen de Nuestra Señora de África patrona de la Ciudad de Ceuta en procesión el 5 de agosto.

La virgen de Nuestra Señora de África patrona de la Ciudad de Ceuta en procesión el 5 de agosto. Antonio Sempere

Reportajes

Ceuta exhibe a su virgen con un manto franquista: "Es nuestra patrona"

La túnica de la Virgen de África, patrona de Ceuta, sale en procesión este sábado con el escudo de Franco bordado en su manto. La Cofradía asegura que se lo quitará si le obligan los políticos atendiendo a la Ley de Memoria Histórica.

Sonia Moreno Ceuta

Cada 5 de agosto, los vecinos de Ceuta pasean por las calles céntricas de la ciudad autónoma detrás de su patrona, la Virgen de Nuestra Señora de África, capitana general de los tres ejércitos, alcaldesa perpetua y patrona, con un símbolo del Antiguo Régimen y el lema franquista Una, grande y libre.

"Son tradiciones de toda la vida", "es nuestra patrona" o "Ceuta es una ciudad muy ligada a la cultura militar" son frases con las que políticos en la oposición y ciudadanos no practicantes justifican que la patrona de su ciudad luzca el águila franquista por la calles de la ciudad.

Durante el día grande, como es costumbre cada 5 de agosto, el cortejo procesional va acompañado de todas las autoridades políticas y militares, además de numerosos fieles. Una unidad de la Comandancia General de Ceuta custodia a la madona por las calles.

"La vinculación del Ejército con la Patrona es bien patente y se remonta a muchísimos años atrás", afirma a EL ESPAÑOL José Antonio Fuentes, Hermano Mayor de la Cofradía hasta este año. Un desfile que intentó prohibir Carme Chacón cuando estuvo al frente del Ministerio de Defensa. 

600 años de historia

En 2018 se cumplen 600 años de la llegada a Ceuta de la imagen de la hoy polémica Santa María de África. “A la gente de izquierdas no le gusta que el manto lleve el escudo de Franco porque, por mucha explicación histórica que se dé, ese escudo representa al franquismo", explica el profesor y exconcejal de la formación de izquierdas Caballas Santiago Vicente Pecino.

Procesión de la Virgen con el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, y el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce.

Procesión de la Virgen con el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, y el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce. Santiago Sempere

La pieza religiosa consiste en una piedad con Jesucristo muerto en su regazo y el bastón de mano o 'Aleo' en la mano izquierda. Es una talla gótica de madera de finales del siglo XIV –se cree que de origen centroeuropeo- y que los templarios arrancaron de un retablo y llevaron a Portugal. Desde hace casi 600 años se encuentra en el Santuario de Santa María de África.

La parte trasera de la figura es plana y se oculta detrás de un manto. Este sábado luce una túnica dorada con la media luna, símbolo del islam, y los nombres en árabe de las distintas circunscripciones de Marruecos que donaron el manto durante el Protectorado español. También un escudo con el águila de San Juan, el yugo y las flechas que Francisco Franco adoptó de la época de los Reyes Católicos y lo hizo suyo.

“Los ciudadanos miran para otro lado y las autoridades no proponen iniciativas oficiales para que esto cambie”, dice Vicente Pecino, docente cristiano y Hermano de la Cofradía La Flagelación.

Es, precisamente, el Gobierno el que tiene la capacidad de prohibir la exhibición de esta virgen con su manto, dado que es quien designa las subvenciones y las tendría que retirar si no se cumple la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en diciembre de 2007.

El artículo 15 de dicha norma dispone que "las Administraciones Públicas tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura".

Pétalos y cánticos de

Pétalos y cánticos de "guapa" a la Virgen a su paso por las calles principales de Ceuta. Antonio Sempere

“Que metan el manto en un museo”

Por su parte, el investigador y escritor Francisco Sánchez Montoya considera que la retirada del manto con símbolos de la época de la dictadura tendría que ser iniciativa de la cofradía. Sugiere que "lo metan en un museo y lo guarden como un valor histórico, o lo exhiban en la iglesia con motivo de las festividades" porque los devotos de esta virgen "rezan por la imagen, por lo que representa y no por el manto" y "el pueblo, en general, vería bien que se retirara el manto y se pusiera otro".

"No sé si el Gobierno tiene pensado decir algo a la cofradía, pero no lo van a cambiar de motu proprio. El escudo de España es simplemente del momento en el que se regaló el manto". Además, a pesar de tener varias capas, "ninguna sirve para salir porque no cubren a la virgen por completo", explica José Antonio Fuentes.

“Recaudar dinero para otro manto”

María Sánchez Miaja, presidenta de la Federación Mujeres Progresistas en Ceuta, cree que, si dejaran de recibir la subvención, los ceutíes "podrían recaudar dinero para comprar otro manto porque el pueblo ceutí es solidario". Propone hacer una colecta, publicitada en los medios, para comprar una nueva túnica.

Aunque ahora pida cambiar el manto, Miajas, del PSOE, fue detrás de la virgen de África en uno de los desfiles. Aquello fue en su época de consejera ya que, “como miembro del Gobierno, tenías que salir en la procesión”.

Tras la Ley de Memoria Histórica en 2007 no sería necesario. Sin embargo, miembros del PSOE han seguido saliendo detrás de la virgen en la procesión de 2016. Su tío, Fructuoso Miaja, senador y alcalde de Ceuta, era agnóstico pero "le hizo la ofrenda a la virgen de África en nombre de su pueblo, como político, no como persona".

“Criticábamos, pero al final íbamos”

La formación de izquierdas Caballas no asiste a la procesión pero entiende que los políticos salgan detrás de la virgen porque "necesitan el voto", así que "van en la procesión y se hacen un poco los locos". En su época de concejal, Santiago Vicente Pecino recuerda que "protestábamos, criticábamos, pero al final íbamos".

Un antiguo delegado de Gobierno, Manuel Peláez, del PSOE, "sí, se significaba más" y salió un año en la procesión y "dejó de ir, alegando motivos de agenda o cogiendo las vacaciones en agosto". Recuerda Pecino que éste decía: "Detrás del 'pollo' no vuelvo a salir".

Un caso parecido es el de la diputada socialista Nuria Miaja, que el año pasado encajó mal las críticas en las redes sociales por desfilar detrás de la virgen y el escudo de Franco, y en la inauguración de la feria este año confirmó que no estará en Ceuta el día de la patrona.

Y aunque hace unos años que la gente empezó a protestar, sobre todo en las redes sociales, ya había antecedentes, incluso entre los políticos. El alcalde Francisco Fráiz también "iba cabreado a la procesión" en su tiempo.

Una sociedad anestesiada por la costumbre y la tradición, que no le da importancia a que su virgen tenga dos mantos con símbolos franquistas. "No me parece mal, es una tradición, yo dejaba el manto, lo hemos visto toda la vida así y no nos sorprende", mantiene Francisco Padilla, de la cofradía La Encrucijada. 

El investigador y escritor Francisco Sánchez confiesa: "Yo no soy creyente pero voy a ver a la Virgen de África con la familia como una acto cultural, igual que en la Semana Santa no me pierdo ni un paso". Sánchez explica que "no nos damos cuenta porque lo vemos todos los días, pero cuando vienen familiares o amigos de fuera les choca que los símbolos de Franco estén todavía presentes".

La Virgen con el manto rojo que luce mientras está en el altar de la iglesia.

La Virgen con el manto rojo que luce mientras está en el altar de la iglesia. Antonio Sempere

Una réplica de la virgen se le entregó a Franco en El Pardo

La virgen de África siempre estuvo ligada a Franco. Uno de los hermanos de la cofradía Nuestra Señora de África, Felipe Escriña, recuerda a sus 74 años cómo en noviembre de 1964, cuando era funcionario de la Organización Sindical Española (OSE), conocida comúnmente como Sindicato Vertical (1940-1977), llevó a hombros la réplica de la virgen de Nuestra Señora de África desde Ceuta al Palacio del Pardo. Un regalo para el caudillo que talló una imagen de Tarifa para conmemorar "los 25 años de paz" tras finalizar la Guerra Civil española. 

Escriña defiende tras la misa de la Novena en la Plaza de la Constitución que "la historia es respetable y no debe perderse, para bien o para mal". Tras la muerte de Franco, la copia de la Virgen se trasladó a la Casa de Ceuta en Madrid y desde hace unos años descansa en la catedral de la ciudad.

La devoción por esta virgen va más allá incluso de la propia ciudad. De ella dicen que evitó dos pestes en 1651 y en 1743. Un misionero, de paso en Ceuta, que vivió 15 años en Chad y Camerún y que prefiere mantener el anonimato, confiesa que lo primero que hizo antes de salir del continente es visitar las dos vírgenes de África, la de la ciudad autónoma de Ceuta y otra que hay en Argel, en la Basílica Menor de Nuestra Señora de África. Sin embargo, desconocía que los mantos con los que la visten incluyen símbolos de la época de la dictadura española.

Santuario Nuestra Señora de África frente a la Comandancia General.

Santuario Nuestra Señora de África frente a la Comandancia General. Antonio Sempere

Franco ordenó construir una Mezquita

Algunos musulmanes e hindúes de Ceuta aplauden igualmente que la patrona salga a la calle con un manto franquista. El misionero asegura haberse encontrado en la procesión a musulmanes que dicen "vengo a ver a mi patrona" en esta ciudad que califica de "laboratorio de humanidad por la capacidad que tiene de acoger a los otros". Defiende que en estos casos no tiene que ver la iglesia, sino que se conserva por tradición.

No hay que pasar por alto que el caudillo ordenó construir la mezquita Muley El Mehdi, ubicada en la Avenida Virgen de África y financiada por el Estado. A su inauguración, el 18 de julio de 1940 con motivo del año de la victoria del general, asistieron las primeras autoridades civiles y militares de la ciudad y del Protectorado español en Marruecos. Un musulmán del barrio ceutí El Príncipe considera que fue "un regalo al colectivo musulmán, a su guardia mora y a los regulares que dieron su vida por España y por estar en el frente". La piedra inaugural sigue en la mezquita y aquí "tampoco se ha cumplido la Ley de la Memoria Histórica, ni queremos que se cumpla. Si Franco fue un dictador o nada, decidió cumplir con un lugar de culto".

Indiferentes a la Ley de Memoria Histórica

La Ciudad de Ceuta es indiferente ante la ley de la Memoria Histórica con 45 nombres de calles relacionadas con el régimen franquista o la placa de piedra en la parte trasera de la Catedral de Ceuta con el lema Caídos por Dios y por España. Francisco Sánchez explica que "a la Iglesia no le costaría nada que esta inscripción se trasladara, por ejemplo, al cementerio". En la entrada antigua al Ayuntamiento permanecen unos mosaicos y cristaleras con nombres relativos al franquismo, y "¿cómo quitas vidrieras?", se pregunta Sánchez, que cree que "hay que normalizarlo".

Foto: Antonio Sempere.

Foto: Antonio Sempere.

Defiende que aunque la ciudad está muy ligada "a lo castrense", parte del terreno militar está pasando a la ciudad para construir edificios civiles, como la universidad o viviendas, aunque "está costando mucho trabajo porque para el ministerio de Defensa la sociedad parece que no formamos parte del Estado".