Assia Ahmed a la izquierda y a la derecha, Kokito y el hijo de ambos.

Assia Ahmed a la izquierda y a la derecha, Kokito y el hijo de ambos.

Reportajes TERRORISMO

La metamorfosis de una ceutí: su boda con Kokito hizo yihadista a Assia

Assia llega a España con dos niños, uno de Kokito, el primer bebé español en territorio sirio.

Sonia Moreno / Rabat

Assia Ahmed, viuda de Mohamed Hamaduch, más conocido como 'Kokito Castillejos', llega de Turquía a España con dos hijos. El primero, de poco más de dos años, fruto del matrimonio con el que llegó a ser con 28 años uno de los yihadistas más significados de Estado Islámico (EI) en las Redes (llegó a posar con cinco cabezas cortadas) y que aspiraba a imponer el grupo terrorista en Marruecos si se llegara a instalar en el país magrebí.

Este niño está considerado el primer bebé español en territorio sirio, según un estudio del Instituto de Seguridad Global (ISG). Pero Assia tiene un segundo bebé de otro combatiente "con el que le casaron" tras morir su primer marido. Ahora se quedarán a cargo de ellos la abuela materna, que este mismo martes, cuando el ministerio del Interior anunció que Turquía entregaba a Assia a España, viajó a Madrid para recoger a los menores por si la madre ingresa en prisión.

Se fue a Siria siguiendo a su prometido en 2014. La relación había comenzado un año antes por Internet. Se conocieron a través de su hermano, que había luchado con Kokito en Siria donde posteriormente falleció. Le envió dinero para el viaje y se casó por poderes estando todavía ella en Ceuta; después confirmaron la unión en el campamento Al Atarib. Allí le regaló como dote un cinturón de explosivos.

Imagen de

Imagen de "Kokito" con otros combatientes en Siria.

Según cuenta su madre por el barrio la joven de 23 años "cogió su pasaporte y se fue sin decir nada" y posteriormente llamó explicando que se encontraba en Siria. "La madre está sufriendo mucho con la huida de su hija", dice una vecina de un familiar. Ahora no sabe si Assia irá a la cárcel.

Viven en el zoco del barrio musulmán de Ceuta, en el barrio de El Príncipe. Allí era muy conocido 'Kokito' en los círculos radicales, aunque nació en Fnideq (Castillejos) la última población de Marruecos frontera con Ceuta, de donde en sólo dos años se fueron a "hacer la yihad" a Siria 400 jóvenes.

Mohamed Youness, amigo de 'Kokito', cuenta que "los jóvenes son captados por otros amigos del pueblo que ya se han ido y cuelgan en Facebook imágenes presumiendo de casa, coches, y bienes de lujo". Youness siguió teniendo noticias de 'Kokito', que aseguraba desde Siria de que "los marroquíes eran muy valorados en el EI y que un cuarto de los hombres bomba en Siria procedían de Marruecos". De hecho, estuvo activo en las redes sociales hasta su muerte, y llegó a publicar en su cuenta de Facebook fotografías sosteniendo cinco cabezas decapitadas, cuando ya figuraba en la agenda de terroristas más buscados de varios servicios secretos occidentales.

La captación de jóvenes en el norte de Marruecos no sólo se nutre de ideas salafistas, también influye el factor pobreza. Los investigadores denominan "triángulo negro" a las poblaciones de Tánger, Tetuán y Fnideq, que en un radio de 100 kilómetros se han convertido en los últimos años en el punto de partida de combatientes para Siria e Irak. "Este triángulo de captación no sólo sirve para que los nacionales se unan al yihadismo, sino que es el punto de recepción de extranjeros que buscan el mismo objetivo", publica el informe 'Lucha contra el Estado Islámico. Marruecos un caso particular' del think-tank Asesoría de Inteligencia y Consultora de Seguridad (AICS).