En Can Misses han decidido rehabilitar una antigua planta de pediatría (imagen) para que residan médicos.

En Can Misses han decidido rehabilitar una antigua planta de pediatría (imagen) para que residan médicos. Lorena Portero

Reportajes PROBLEMAS DE VIVIENDA

Estas son las literas del hospital de Ibiza en las que los médicos dormirían por 15 euros la noche

En la isla falta personal sanitario y el Govern ha reformado la antigua planta de Pediatría del hospital de Can Misses para que los médicos que vengan de fuera puedan vivir temporalmente ahí. Cobran 450 euros al mes, poniendo de manifiesto el enorme problema que hay con la vivienda en la isla.

Noticias relacionadas

"Ocho habitaciones; seis, con baño privado; una sala de descanso; cocina común; dos neveras...". Podrían ser las características de un apartahotel de verano al que ir con tus amigos. Pero no, es la descripción de la nueva área residencial para médicos que ha habilitado el Govern balear (PSOE) en el hospital de Can Misses. Podría resultar un chollo visto en Idealista si no fuese porque el Govern cobrará 15 euros por noche (450 al mes) a cada médico que quiera residir ahí. Además, al menos una de las habitaciones se había rehabilitado con literas, tal y como mostró personal sanitario a EL ESPAÑOL hace un mes. La parte que se ha habilitado para este uso corresponde a la antigua planta de Pediatría de dicho hospital y su objetivo es facilitar la búsqueda de vivienda a los médicos para que estos vengan a la isla a trabajar. El Partido Popular ha criticado al actual gobierno autonómico por haber "entrado en el mercado inmobiliario".

Ibiza tiene escasez de personal sanitario. Según explicaba Carlos Rodríguez, portavoz del Sindicato Médico de Baleares (Simebal), "los médicos a la isla no vienen porque no tienen dónde vivir". "Esto puede resultar dramático, y da miedo decirlo así porque quizá más médicos se echen para atrás, pero es así. Algunos encuentran piso pero tienen que invertir más del 50% de su sueldo... Los médicos ganan algo más que otros trabajadores, pero te dediques a lo que te dediques, no deberías invertir más del 30% de tu sueldo en pagar un alquiler", añadía.

Al hospital de Can Misses, el único que da cobertura sanitaria tanto a Ibiza como a Formentera, le faltan anestesiólogos, radiólogos, médicos de familia y urgenciólogos. "Tenemos 18 plazas para anestesiólogos y no conseguimos cubrir más de 13. Y de radiólogos tenemos diez y solo hemos ocupado tres. Te hablo de estas dos especialidades porque son servicios centrales. Oftalmología, urología o traumatología son especialidades donde puede haber una intervención quirúrgica, y entonces se necesitará sí o sí un quirófano. Para usarlo necesitan un anestesiólogo, si no no pueden operar. O para hacer un diagnóstico necesitas al radiólogo, que es al que le pides una resonancia, un TAC, una ecografía... Cuando hablas con otros especialistas, te dicen: 'Hombre, nosotros trabajaríamos más, pero nos dan un día de quirófano a la semana y punto'. Así aumenta la lista de espera. Se operan los casos muy graves, eso por suerte está controlado más o menos. Pero eso no quita que si tienes una catarata tengas que esperar un año o dos para ser operado. No es justo", apuntaba el portavoz de Simebal.

La solución del Govern ha sido rentabilizar al máximo el espacio habitacional. Después de rehabilitarlo, han decidido salir al mercado al mismo precio que los particulares: en la isla, la media de alquiler de una sola habitación en un piso compartido ronda los 500 euros (a veces incluso más). Aquí, además, al menos una de las habitaciones tiene literas, tal y como denunció personal sanitario hace un mes. El espacio residencial tiene una sola cocina, una sala de descanso compuesta por una mesa y sillas de plástico, así como dos baños comunes (seis habitaciones lo tienen privado).

"O será gratis o no será"

La concesionaria del hospital se encargará de gestionar este servicio. Según las primeras informaciones (y así lo ha confirmado el portavoz del sindicato médico, Carlos Rodríguez), el tiempo máximo de estancia será de dos meses para contratos superiores a cuatro meses y, en los de menor duración, las habitaciones podrán ocuparse hasta que finalice el contrato. Sin embargo, el sindicato, en dicha negociación, se negó en redondo: "O será gratis o no será", afirma Rodríguez por teléfono a EL ESPAÑOL. "No puede ser que pretendan rentabilizar un servicio que debería ser gratuito. La idea es buena, lo de habilitar la planta para que venga personal sanitario, pero tiene que verse como un premio. No puedes traerte a tu mascota, ni a tu familia si la tienes... No es realmente una vivienda. Y si encima tienes que pagar ese precio...", añade. Rodríguez asegura también que "lo último que se puede hacer es cobrar por dar cama y ducha, además temporal; eso es como un servicio de primera necesidad, luego habría que complementarlo con ayudarles a buscar una vivienda normal, una en la que el médico pueda estar alejado del hospital para desconectar del trabajo".

El hospital Can Misses (el único de la isla) está todavía rehabilitando algunas habitaciones: quiere alquilarlas a médicos como residencia.

El hospital Can Misses (el único de la isla) está todavía rehabilitando algunas habitaciones: quiere alquilarlas a médicos como residencia. Lorena Portero

Una opinión similar era la de Sergio Navarro, un enfermero de 34 años e integrante de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF): "Es un parche. ¿Cómo van a considerar eso una vivienda? Ahí puedes estar unos días mientras encuentras un piso de verdad, pero más no aguantas".

Patricia Gómez, consellera balear de Salud, afirmaba que "el precio no está cerrado" (tras negarse el Simebal, tendrán que replantear las condiciones) y que "las habitaciones son un recurso temporal pensadas para su uso durante un tiempo breve para cubrir sustituciones o mientras los profesionales buscan una vivienda permanente".