El Español
Cultura
|
Conoce Santiago

Las diez tapas que tienes que probar en Santiago de Compostela

Galicia es sinónimo de tapas y su capital esconde algunas de las más emblemáticas. ¿Cuáles son los locales con las mejores tapas de Santiago?
Tapas en Orella, La Tita y Ventosela.
Cedidas.
Tapas en Orella, La Tita y Ventosela.

Pensar en tomar algo en Galicia es, automáticamente, sinónimo de tapas. En toda la geografía gallega es tradicional servir de forma gratuita un acompañamiento para cervezas y vinos. Su capital no iba a ser menos: Santiago está repleto de bares y restaurantes en los que disfrutar de tapas de todo tipo.

Aunque gran parte de la actividad gastronómica de Santiago se concentra en el Casco Histórico y es allí donde nos podemos encontrar una mayor cantidad de establecimientos con tapas, la oferta es enorme también en zonas como San Pedro o el Ensanche.

Ya seas turista, estudiante, peregrino o compostelano de toda la vida, ir de tapas es una de las mejores maneras de disfrutar de Santiago.

La Tita

Detalle de la clásica tortilla de la Tita (Cedida).

Es imposible hablar de tapas en Santiago sin mencionar la más popular: la tortilla de La Tita, considerada por muchos la mejor de Santiago. Aquí no hay margen para elegir: su jugosa tortilla es la única tapa que sirven con cada consumición, pero no hay razón para querer cualquier otra en un establecimiento que ha hecho de este plato su emblema.

Caña Hueca

Interior del Caña Hueca (Cedida).

En la Praza da Universidade se encuentra el Caña Hueca, frecuentado tanto por los estudiantes de las cercanas facultades de Historia y Filosofía como por peregrinos. Uno de sus principales atractivos son sus copiosas tapas, que van desde quesos hasta empanadas o alitas de pollo.

Viñoteca Ventosela

Una copa acompañada de una de las habituales tablas de embutidos y quesos del Ventosela (Foursquare).

En la Rúa da Raíña se encuentra el Ventosela, un local que cuenta con una barra exterior en la que es un auténtico placer disfrutar de uno de sus vinos. Una copiosa tabla de embutidos y quesos acompaña siempre las copas.

Orella

El letrero sobre la entrada del Orella (Creative Commons).

Justo delante del Ventosela se encuentra el Orella, un restaurante cuyo plato estrella es, como su nombre indica, la oreja. Así, es habitual ver clientes en la barra degustando una tapa de oreja de cerdo cocida con aceite de oliva y pimentón.

Raíces Galegas

Interior del Raíces Galegas (Cedida).

Aunque es célebre por su bocadillo de tortilla y zorza, este bar del Ensanche, situado en la Rúa Nova de Abaixo, también sirve algunas de las mejores tapas de Santiago. El cliente tiene la posibilidad de escoger entre varias opciones, desde su clásica zorza hasta ensaladilla, pasando por el raxo.

A Moa

El jardín de A Moa, uno de sus grandes atractivos (Cedida).

A Moa es uno de los imprescindibles de la Rúa de San Pedro, repleta de restaurantes. En lugar de acompañar a la bebida, aquí es el propio cliente el que toma su tapa de una amplia selección, entre la que destacan sus callos.

O Filandón

Interior de O Filandón (Cedida)

Aunque a simple vista desde la calle parezca tan solo una charcutería, detrás está uno de los locales más acogedores para refugiarse de los días lluviosos de Santiago. A caballo entre bar, bodega y charcutería, sus tapas también trasladan esta combinación, con embutidos y quesos acompañando cada bebida.

O Ferro

Interior de O Ferro (Cedida)

En la Choupana se encuentra O Ferro, uno de los ganadores de la última edición del certamen Santiago (é) Tapas con un "criollo marino", un criollo de cerdo y sepia frito en tempura de arroz. Entre las tapas que ofrecen en su día a día destacan sus empanadas.

Cabalo Branco

Imagen típica de la terraza del Cabalo Branco (Santiago Turismo).

El Cabalo Branco, situado en la Praza da Pescadería Vella, es uno de los clásicos del tapeo compostelano. Las consumiciones van acompañadas de tapas de todo tipo, desde empanadas hasta lentejas, quesos o pimientos.

San Clemente

Tapas en el San Clemente (Cedida).

En la plaza del mismo nombre se encuentra el San Clemente, un restaurante que eleva la tapa a otra categoría: después de servir la clásica tapa, hay opción de escoger alguna otra de cocina, como guiso de calamares, ensaladilla, arroz o carne estofada.

¡Síguenos en Facebook!
Cultura